Una jo­ven de 21 años, acu­chi­lla­da en un co­che en San­tia­go a ple­na luz del día

Fue agre­di­da por su ex­no­vio, de­te­ni­do cuan­do es­ca­pa­ba en otro vehícu­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - X. MELCHOR, S. BA­RÓN

Un hom­bre de na­cio­na­li­dad ru­ma­na ha si­do de­te­ni­do por la Po­li­cía Na­cio­nal tras apu­ña­lar bru­tal­men­te a su ex­pa­re­ja en San­tia­go. El ata­que se pro­du­jo so­bre las cin­co de la tar­de en la zo­na de es­ta­cio­na­mien­to de la ORA si­tua­do en­tre las ca­lles San Cle­men­te y Pom­bal. La jo­ven, A. M. C, de 21 años y tam­bién na­tu­ral de Ru­ma­nía, se en­con­tra­ba en un Au­di en com­pa­ñía de otra mu­jer. El su­pues­to agre­sor, de ini­cia­les A. V., lle­gó al lu­gar en otro vehícu­lo, un Opel As­tra de co­lor ocre, se apeó y fue di­rec­ta­men­te a por la chi­ca, que es­ta­ba sen­ta­da en los asien­tos tra­se­ros del Au­di. Sin me­diar pa­la­bra, co­men­zó a ases­tar­le un gran nú­me­ro de pu­ña­la­das, más de quin­ce se­gún al­gu­nos de los tes­ti­gos.

La jo­ven y su acom­pa­ñan­te, que al pa­re­cer es su cu­ña­da, co­men­za­ron a gri­tar y lla­ma­ron la aten­ción de las per­so­nas que se en­con­tra­ban en las pro­xi­mi­da­des, que al acu­dir a ver qué pa­sa­ba pro­vo­ca­ron la hui­da del agre­sor. Pe­ro no con­si­guió ir muy le­jos, gra­cias a la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na y al dis­po­si­ti­vo po­li­cial exis­ten­te en la ciu­dad con mo­ti­vo de las fies­tas del Após­tol. Fue de­te­ni­do en su co­che en la mis­ma ca­lle Pom­bal, cuan­do ba­ja­ba en di­rec­ción a Ga­le­ras.

La mu­jer que acom­pa­ña­ba a la víc­ti­ma fue la que lla­mó al 112 pa­ra ad­ver­tir de lo su­ce­di­do. Mien­tras no lle­ga­ba la am­bu­lan­cia, la jo­ven acu­chi­lla­da fue aten­di­da por una tu­ris­ta que es en­fer­me­ra de pro­fe­sión. Es de Car­ta­ge­na y se lla­ma Ma­ría Pra­da. Ella pu­do com­pro­bar las múl­ti­ples he­ri­das que pre­sen­ta­ba la jo­ven en to­do el cuer­po, aun­que apun­tó que las que pa­re­cían más gra­ves eran una que te­nía en la ca­ra, que po­dría lle­gar a afec­tar­le a la vi­sión de un ojo, y otra en una pier­na que le ha­bía cau­sa- do un cor­te muy pro­fun­do. Tam­bién te­nía he­ri­das en el tó­rax y en los bra­zos.

En su ayu­da acu­die­ron tam­bién otras per­so­nas, en­tre ellas el pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te Ar­co da Ve­lla, que se en­cuen­tra ubi­ca­do en la ca­lle San Cle­men­te, a po­cos me­tros del lu­gar del apu­ña­la­mien­to. Su tes­ti­mo­nio ha si­do fun­da­men­tal tan­to pa­ra sa­ber qué pa­só co­mo pa­ra la de­ten­ción del pre­sun­to agre­sor. Tan­to él co­mo la tu­ris­ta en­fer­me­ra que aten­dió en pri­me­ra ins­tan­cia a la víc­ti­ma des­cri­bie­ron al de­te­ni­do co­mo 3.649. Es el nú­me­ro de per­so­nas que se han be­ne­fi­cia­do des­de el 2009 del pro­gra­ma de aten­ción a víctimas de la vio­len­cia machista del Co­le­xio Ofi­cial de Psi­co­lo­xía de Ga­li­cia y la Xun­ta. La ma­yo­ría fue­ron mu­je­res, 2.589, pe­ro tam­bién ha aten­di­do a me­no­res (924) y de­pen­dien­tes (136), así co­mo a 579 hom­bres con pro­ble­mas de con­trol de la vio­len­cia den­tro del pro­gra­ma Abra­mos o Círcu­lo. Esa un hom­bre de tez mo­re­na y de una al­tu­ra de en­tre 1,70 y 1,75.

Cuan­do lle­gó la am­bu­lan­cia de Ur­xen­cias Mé­di­cas, los sa­ni­ta­rios es­ta­bi­li­za­ron a la jo­ven y la tras­la­da­ron al Hos­pi­tal Clí­ni­co de San­tia­go, don­de ha que­da­do in­gre­sa­da en la uni­dad de crí­ti­cos. Fuen­tes del cen­tro com­pos­te­lano se­ña­la­ron a úl­ti­ma ho­ra de la no­che que la chi­ca se en­con­tra­ba gra­ve pe­ro es­ta­ble y que su pro­nós­ti­co es re­ser­va­do, a la es­pe­ra de ver có­mo evo­lu­cio­na de al­gu­nas de las le­sio­nes que son más gra­ves. To­do apun­ta a que ten­drá que ser in­ter­ve­ni­da qui­rúr­gi­ca­men­te, aun­que ano­che aún no ha­bía en­tra­do en el qui­ró­fano.

Ges­tio­nes en San­tia­go

La víc­ti­ma no es ve­ci­na de San­tia­go y fuen­tes po­li­cia­les si­tua­ban su do­mi­ci­lio en Pon­te­ve­dra. Al pa­re­cer ha­bía ve­ni­do a Com­pos­te­la por tra­ba­jo o a rea­li­zar al­gu­nas ges­tio­nes. Su ex­pa­re­ja la si­guió has­ta lo­ca­li­zar­la en esa zo­na de apar­ca­mien­tos en su­per­fi­cie en la que se en­con­tra­ba la chi­ca.

La in­ves­ti­ga­ción po­li­cial se cen­tra des­de el ini­cio en un nue­vo ca­so de vio­len­cia machista. Es el se­gun­do de con­se­cuen­cias gra­ves que se re­gis­tra en la ca­pi­tal de Ga­li­cia en los úl­ti­mos me­ses. En di­ciem­bre, otra jo­ven ru­ma­na, Ele­na Mar­cu, mu­rió tras ser bru­tal­men­te agre­di­da por su ex­no­vio, que tam­bién la ata­có pro­pi­nán­do­le nu­me­ro­sas pu­ña­la­das de las que no se pu­do re­cu­pe­rar en el hos­pi­tal.

XOÁN A. SO­LER

Res­tos de san­gre en la ca­lle en la que es­ta­ba el co­che en el que fue agre­di­da la jo­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.