El PP acu­sa al PSOE de es­tar de­trás del in­te­rro­ga­to­rio ju­di­cial a Ra­joy

Si­túa en la ór­bi­ta so­cia­lis­ta a quie­nes pro­mo­vie­ron la ci­ta­ción al je­fe del Go­bierno

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - RAMÓN GORRIARÁN

El PP dio ayer un nue­vo gi­ro a su es­tra­te­gia de de­fen­sa de Ma­riano Ra­joy an­te su de­cla­ra­ción de ma­ña­na en el ca­so Gür­tel y de­nun­ció que la acu­sa­ción po­pu­lar que ha lo­gra­do que el pre­si­den­te del Go­bierno tes­ti­fi­que en per­so­na es «una or­ga­ni­za­ción del PSOE» que ac­túa «al dic­ta­do» de ese par­ti­do. Una cir­cuns­tan­cia que, sin em­bar­go, no afec­ta a un Ra­joy «más tran­qui­lo que nun­ca», se­gún di­cen en su en­torno, y que ha pre­pa­ra­do de for­ma con­cien­zu­da su in­te­rro­ga­to­rio pa­ra res­pon­der «a to­do y a to­dos».

Has­ta aho­ra, el PP no ha­bía pues­to én­fa­sis en que la acu­sa­ción po­pu­lar del ca­so Gür­tel la ejer­ce la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos De­mó­cra­tas por Eu­ro­pa (Ada­de), una en­ti­dad que los po­pu­la­res si­túan en la ór­bi­ta del PSOE. El coor­di­na­dor ge­ne­ral del par­ti­do car­gó ayer contra es­ta or­ga­ni­za­ción, fun­da­da en oc­tu­bre de 1987, por­que su in­te­rro­ga­to­rio a Ra­joy es­ta­rá su­per­vi­sa­do por los so­cia­lis­tas. «Pre­gun­ta el PSOE», re­su­mió Fer­nan­do Mar­tí­nez-Maí­llo, por­que «sus miem­bros son del PSOE». El gru­po de le­tra­dos aso­cia­dos en Ada­de son de dis­tin­tas afi­lia­cio­nes, aun­que su ros­tro más co­no­ci­do y pre­si­den­te de la en­ti­dad, Ma­riano Be­ní­tez de Lu­go, fue du­ran­te dos años al­to car­go en el Go­bierno de Fe­li­pe González, es mi­li­tan­te so­cia­lis­ta y ha lle­va­do el pe­so de la acu­sa­ción po­pu­lar en el ca­so Gür­tel.

Así co­mo Ma­nos Lim­pias bus­ca­ba ré­di­tos eco­nó­mi­cos en sus dis­cu­ti­das acu­sa­cio­nes po­pu­la­res en otros ca­sos, Ada­de, se­gún el nú­me­ro tres del PP, tie­ne «un ob­je­ti­vo po­lí­ti­co», des­pres­ti­giar al pre­si­den­te del Go­bierno. Es­ta or­ga­ni­za­ción de abo­ga­dos se per­so­nó en la cau­sa des­de el pri­mer mo­men­to de la ins­truc­ción en el 2009, y en es­tos ocho años el PP no ha­bía arre­me­ti­do contra ella con la con­tun­den­cia que em­pleó ayer Maí­llo. Pe­ro a 48 ho­ras de la de­cla­ra­ción de Ra­joy, el coor­di­na­dor de los po­pu­la­res re­sal­tó esa fa­mi­lia­ri­dad ideo­ló­gi­ca en­tre el acu­sa­dor y el pri­mer par­ti­do de la opo­si­ción.

El PP no ha­bía vin­cu­la­do al PSOE con el ca­so Gür­tel des­de los pri­me­ros com­pa­ses de la in­ves­ti­ga­ción. En el 2009, cuan­do Bal­ta­sar Gar­zón or­de­nó las pri­me­ras de­ten­cio­nes, los po­pu­la­res car­ga­ron las tin­tas en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, que por en­ton­ces di­ri­gía Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba. Des­de que Gar­zón se in­hi­bió unos me­ses des­pués y la cau­sa pa­só al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ma­drid, el PP no ha­bía vuel­to a re­la­cio­nar a los so­cia­lis­tas con el ca­so Gür­tel.

Pre­pa­ran­do la de­cla­ra­ción

Mien­tras su nú­me­ro tres en el par­ti­do mar­ca­ba el te­rreno de jue­go de la de­cla­ra­ción, el pre­si­den­te del Go­bierno con­ti­nuó en la Mon­cloa con su pre­pa­ra­ción. Maí­llo con­fir­mó que ayer no pre­si­dió, en contra de lo que es ha­bi­tual, la reu­nión del co­mi­té de di­rec­ción del PP por ra­zo­nes «de agen­da». Ra­joy, afir­man en el par­ti­do, en­ca­ra con «tran­qui­li­dad» su ci­ta­ción, en la que co­mo tes­ti­go ni po­drá men­tir ni ne­gar­se a con­tes­tar, y no le cau­sa nin­gu­na in­quie­tud es­pe­cial ser el pri­mer pre­si­den­te del Go­bierno que de­be com­pa­re­cer an­te un tri­bu­nal de jus­ti­cia pa­ra ha­blar de la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de su par­ti­do.

El PP in­ten­ta qui­tar hie­rro a es­ta cir­cuns­tan­cia con el ar­gu­men­to de que no es el pri­mer go­ber­nan­te eu­ro­peo que de­be pa­sar por ese tran­ce, y ci­ta los ca­sos de los fran­ce­ses Lio­nel Jos­pin y Do­mi­ni­que de Vi­lle­pin, el bri­tá­ni­co Da­vid Ca­me­ron, el po­la­co, hoy pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk y la pre­si­den­ta de Chi­le, Mi­che­lle Ba­che­let. Jos­pin tes­ti­fi­có en no­viem­bre del 2001 por la fi­nan­cia­ción del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés; el ex pri­mer mi­nis­tro Vi­lle­pin de­cla­ró en el ca­so Clears­tream, una tra­ma de lis­tas ban­ca­rias fal­si­fi­ca­das; Ca­me­ron, por unas es­cu­chas ile­ga­les en las que es­tu­vo im­pli­ca­do su ex­di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción; Tusk, por el ac­ci­den­te de avión en el que mu­rió en 2010 el en­ton­ces pre­si­den­te po­la­co; y Ba­che­let, por un ca­so de trá­fi­co de in­fluen­cias de su hi­jo.

Maí­llo in­sis­tió en que, aun­que la vo­lun­tad de Ra­joy es co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia y res­pon­der a to­das las pre­gun­tas, «po­co pue­de apor­tar» por­que no te­nía «res­pon­sa­bi­li­dad so­bre los he­chos que se juz­gan». Se re­fe­ría a que el asun­to con­cre­to que se en­jui­cia es la fi­nan­cia­ción de las cam­pa­ñas del PP en dos mu­ni­ci­pios de Ma­drid en el 2003 y su re­la­ción con las em­pre­sas de Fran­cis­co Co­rrea. Pe­ro la reali­dad es que tan­to las acu­sa­cio­nes co­mo el fis­cal am­plían el in­te­rro­ga­to­rio a la re­la­ción en ge­ne­ral del par­ti­do con la tra­ma Gür­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.