El Cons­ti­tu­cio­nal po­dría ac­tuar si Puig­de­mont no aca­ta sus de­ci­sio­nes

El pre­si­den­te de­cla­ró a un pe­rió­di­co fran­cés que no ha­rá ca­so al tri­bu­nal tan­to si lo in­ha­bi­li­ta co­mo si sus­pen­de el re­fe­ren­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - R. G.

Car­les Puig­de­mont di­ce es­tar dis­pues­to a lle­var la desobe­dien­cia a las ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. «Si el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal me in­ha­bi­li­ta no acep­ta­ré esa de­ci­sión», ase­gu­ra en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da ayer en el dia­rio fran­cés Le Fi­ga­ro. Lo mis­mo di­ce del re­fe­ren­do, y ga­ran­ti­za que si ese mis­mo tri­bu­nal lo prohí­be una vez que se con­vo­que tam­po­co lo aca­ta­rá. Pa­ra el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, la úni­ca le­ga­li­dad so­bre el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta es la que ema­na del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña. No se sien­te con­cer­ni­do por nin­gu­na nor­ma que sur­ja fue­ra de él, ya sean las Cor­tes, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal o el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña. «Nin­gu­na sus­pen­sión, nin­gu­na ame­na­za po­drán im­pe­dir que los ca­ta­la­nes de­ci­dan su fu­tu­ro de for­ma de­mo­crá­ti­ca», desafía en el pe­rió­di­co fran­cés. Y en su ca­so con­cre­to, aña­de, na­die pue­de de­ci­dir so­bre su fu­tu­ro po­lí­ti­co, «so­lo el Par­la­men­to ca­ta­lán pue­de sus­pen­der­me».

La in­ha­bi­li­ta­ción de un pre­si­den­te au­to­nó­mi­co es res­pon­sa­bi­li­dad del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en el ca­so de que sea con­tu­maz en la desobe­dien­cia de sus re­so­lu­cio­nes y sen­ten­cias, se­gún per­mi­te la re­for­ma le­gal que im­pul­só el Go­bierno en la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra de Ma­riano Ra­joy. Al­gu­nos ex­per­tos tam­bién apun­tan que po­dría uti­li­zar­se la vía del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra des­po­jar a un go­ber­nan­te de su car­go, pe­ro el te­ma es mo­ti­vo de con­tro­ver­sia en­tre ju­ris­tas. La vía que pa­re­ce más cla­ra pa­ra ese ca­so ex­tre­mo es la del Cons­ti­tu­cio­nal, aun­que en la Mon­cloa con­fían en que se­rá in­ne­ce­sa­ria, si bien tam­po­co la des­car­tan.

«No exis­te un po­der lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra ce­rrar el gran co­le­gio elec­to­ral que se­rá Ca­ta­lu­ña el 1 de oc­tu­bre», de­cla­ra el pre­si­den­te ca­ta­lán, que en el mis­mo tono épi­co pro­me­te: «No re­nun­cia­re­mos al re­fe­rén­dum aun­que lo prohí­ba el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal». El pro­ble­ma de fon­do, y que, se­gún Puig­de­mont, el Go­bierno de Ra­joy no en­tien­de, es que con san­cio­nes y pre­sio­nes no van a cam­biar na­da. «Sus­pen­dién­do­me o ex­pul­sán­do­me de mi des­pa­cho, Ma­drid no va a anu­lar esa vo­lun­tad», re­mar­ca.

Irre­le­van­te

Unas pa­la­bras re­ci­bi­das con es­cep­ti­cis­mo tan­to en la Mon­cloa co­mo en el PP. El coor­di­na­dor ge­ne­ral de es­te par­ti­do se­ña­ló ayer que es «irre­le­van­te» lo que di­ga el pre­si­den­te ca­ta­lán por más re­ta­do­ras que sean sus pa­la­bras, por­que al fi­nal no va a te­ner «más re­me­dio» que aca­tar lo que dis­pon­ga el Cons­ti­tu­cio­nal. Fer­nan­do Mar­tí­nez Maí­llo apun­tó que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat «pue­de de­cir lo que es­ti­me con­ve­nien­te, pe­ro tie­ne que ate­ner­se a la ley».

La vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, no en­jui­ció las pa­la­bras desafian­tes de Puig­de­mont, pe­ro reite­ró que no ha­brá con­sul­ta e in­sis­tió en que los ac­tos pre­pa­ra­to­rios de es­ta «ten­drán res­pues­ta» por­que des­de el 14 de fe­bre­ro pa­sa­do el Cons­ti­tu­cio­nal sen­ten­ció que es­tán prohi­bi­dos.

A. DALMAU EFE

Puig­de­mont coin­ci­dió ayer con Gay de Mon­te­llá, pre­si­den­te de Fo­men­to del Tra­ba­jo y crí­ti­co con el desafío se­ce­sio­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.