Bru­se­las investiga ya el su­pues­to car­tel de los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de co­ches ale­ma­nes

Ale­ma­nia, preo­cu­pa­da por la cre­di­bi­li­dad de su in­dus­tria

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - CRIS­TI­NA PORTEIRO

La UE po­dría es­tar a las puer­tas del es­cán­da­lo más gran­de que han vis­to sus au­to­ri­da­des de Com­pe­ten­cia en las úl­ti­mas dé­ca­das si se con­fir­man las acu­sa­cio­nes que lan­zó el pa­sa­do fin de se­ma­na el se­ma­na­rio Der Spie­gel so­bre los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de co­ches del país teu­tón. Volks­wa­gen, Au­di, BMW, Pors­che y Daim­ler es­tán en el pun­to de mi­ra por ha­ber for­ma­do par­te pre­sun­ta­men­te de un car­tel.

Las prác­ti­cas ma­fio­sas de es­tas fir­mas las ha­brían lle­va­do a pac­tar en reunio­nes se­cre­tas pre­cios, pro­vee­do­res, fa­bri­ca­ción de las ca­jas de cam­bios, fre­nos, mo­to­res y el cos­te del sis­te­ma de tra­ta­mien­to de ga­ses de mo­tor dié­sel Ad­Blue. En­cuen­tros que se pro­du­je­ron des­de los no­ven­ta.

La no­ti­cia no ha co­gi­do por sor­pre­sa ni al Go­bierno ale­mán ni a Bru­se­las. El por­ta­voz co­mu­ni­ta­rio, Ricardo Car­do­so, ad­mi­tió ayer que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas es­tán in­ves­ti­gan­do el ca­so: «La Co­mi­sión Eu­ro­pea y la au­to­ri­dad ale­ma­na de com­pe­ten­cia han re­ci­bi­do in­for­ma­ción so­bre es­te asun­to y ac­tual­men­te la es­ta­mos es­tu­dian­do», in­di­có sin acla­rar des­de cuán­do lle­va Bru­se­las si­guien­do las pis­tas de es­ta nue­va tra­ma.

La mi­nis­tra ale­ma­na de Eco­no­mía, Bri­git­te Zy­pries, sa­lió al pa­so de la po­lé­mi­ca pa­ra ase­gu­rar que ac­tua­rán con trans­pa­ren­cia pa­ra acla­rar lo su­ce­di­do: «Es­tá en jue­go la cre­di­bi­li­dad de to­da la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca ale­ma­na, ni más ni me­nos. Sin cla­ri­fi­ca­cio­nes no po­dre­mos res­tau­rar la con­fian­za», ase­gu­ró. Al­gu­nas vo­ces en Eu­ro­pa apun­tan ya al «ma­yor es­cán­da­lo» de la his­to­ria eco­nó­mi­ca de Ale­ma­nia. Pe­ro ¿quién ha re­ve­la­do el se­cre­to? Se­gún el Fi­nan­cial Ti­mes, la gar­gan­ta pro­fun­da no se­ría otra que la com­pa­ñía Volks­wa­gen, la mis­ma que pro­ta­go­ni­zó el año pa­sa­do el frau­de ma­si­vo de mo­to­res dié­sel tru­ca­dos pa­ra sor­tear las prue­bas de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes. Por ello fue con­de­na­da en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá a pa­gar mul­tas y com­pen­sa­cio­nes por más de 23.000 millones. Los afec­ta­dos eu­ro­peos si­guen es­pe­ran­do el turno an­te la inac­ción de al­gu­nos Go­bier­nos, co­mo el español, al que Bru­se­las ame­na­za con san­cio­nar por no ha­ber cas­ti­ga­do a la fir­ma cuan­do tu­vo co­no­ci­mien­to de las irre­gu­la­ri­da­des. ¿Por qué Volks­wa­gen ha­bría he­cho sal­tar la lie­bre? Se­gún las nor­mas de com­pe­ten­cia, el pri­me­ro que ti­ra de la man­ta se libra de la mul­ta. Su cú­pu­la se re­uni­rá el miér­co­les. Su rival, BMW, afi­la los cu­chi­llos. Nie­ga que ha­ya for­ma­do par­te de un gru­po or­ga­ni­za­do con el fin de con­tro­lar la li­bre com­pe­ten­cia.

Mar­gret­he Ves­ta­ger, co­mi­sa­ria de Com­pe­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.