Los pa­dres del be­bé bri­tá­ni­co ter­mi­nal ti­ran la toa­lla: «Ya es de­ma­sia­do tar­de»

Re­nun­cian a la ba­ta­lla pa­ra sal­var al ni­ño, desahu­cia­do por los mé­di­cos y los jue­ces

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. ROMAR

«Aho­ra ya es de­ma­sia­do tar­de pa­ra tra­tar a Charlie». Los pa­dres del be­bé bri­tá­ni­co Charlie Gard, en es­ta­do ter­mi­nal y desahu­cia­do por los mé­di­cos y la jus­ti­cia, han ti­ra­do la toa­lla. Re­nun­cia­ron ayer, jus­to un día an­tes de que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Lon­dres to­me hoy la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va, a con­ti­nuar con la ba­ta­lla le­gal que man­tie­nen des­de ha­ce me­ses pa­ra in­ten­tar sal­var la vi­da a su hi­jo me­dian­te un tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal en Es­ta­dos Uni­dos. Los mé­di­cos del hos­pi­tal lon­di­nen­se Great Or­mond Street, que lo man­tie­nen co­nec­ta­do a la vi­da de for­ma ar­ti­fi­cial, ya ha­bían ad­ver­ti­do ha­ce me­ses que no exis­tía nin­gu­na po­si­bi­li­dad. Lo mis­mo opi­nó el ma­gis­tra­do de la Cor­te Su­pre­ma Ni­cho­las Francis, que el pa­sa­do 8 de ju­nio de­ci­dió, «con la ma­yor de las tris­te­zas po­si­bles», que se le re­ti­ra­se el so­por­te me­cá­ni­co, un dic­ta­men re­fren­da­do el 27 de ju­nio por el Tri­bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go pa­ra evi­tar que el be­bé su­frie­ra «un do­lor y an­gus­tia con­ti­nua­dos».

Charlie es­ta­ba con­de­na­do. Pe­ro los pa­dres per­sis­tie­ron en su lu­cha, una ba­ta­lla a la que tam­bién se les su­mó el pa­pa Fran­cis­co y el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, que in­ter­ce­die­ron pa­ra que se le die­se una nue­va opor­tu­ni­dad al be­bé. Su al­ter­na­ti­va pa­sa­ba por un tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal pa­ra tra­tar su sín­dro­me de de­ple­ción de ADN mi­to­con­drial, un des­or­den ul­tra­rra­ro que in­ha­bi­li­ta la ca­pa­ci­dad del cuer­po de dar ener­gía a los múscu­los y al ce­re­bro. Has­ta se ofre­ció a tra­tar­lo un equi­po del hos­pi­tal Vall D’He­bron de Barcelona.

Ca­so reabier­to

Es­te cen­tro, jun­to con otro bri­tá­ni­co, uno ita­liano y otro de Es­ta­dos Uni­dos, es­cri­bie­ron una car­ta a los mé­di­cos del Great Or­mond avi­sán­do­les de que exis­tía una mí­ni­ma op­ción de sal­var a Charlie. De me­nos del 10 %, pe­ro es­ta­ba ahí. Fue en­ton­ces, a raíz de la mi­si­va, cuan­do la Jus­ti­cia re­abrió el ca­so. Un mé­di­co de Es­ta­dos Uni­dos, con per­mi­so del juez, in­clu­so vi­si­tó la se­ma­na pa­sa­da al ni­ño, que el 4 de agos­to cum­pli­ría un año, pa­ra exa­mi­nar­lo. De su in­for­me, y de otros, de­pen­día la de­ci­sión fi­nal que se iba a to­mar hoy. Pe­ro los pa­dres ya se ade­lan­ta­ron a ella. Su re­nun­cia a con­ti­nuar con la ba­ta­lla le­gal con­fir­ma que ya dan por per­di­do a su hi­jo.

¿Qué ha ocu­rri­do? Los pa­dres, Ch­ris Gard y Con­nie Ya­tes, tu­vie­ron ac­ce­so a la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca prac­ti­ca­da a Charlie y a las de­más prue­bas mé­di­cas. Y los aná­li­sis no de­jan lu­gar a du­das: el ni­ño ape­nas man­tie­ne fun­cio­nes ac­ti­vas en el ce­re­bro. Su si­tua­ción es irre­ver­si­ble. «Los peo­res te­mo­res de los pa­dres se han con­fir­ma­do», di­jo ayer el abo­ga­do que re­pre­sen­ta a la pa­re­ja, Grant Arms­trong. Ya es de­ma­sia­do tar­de. «A es­tos pa­dres les es­pe­ran días ne­gros por de­lan­te», des­ta­có el le­tra­do.

«So­lo que­ría­mos dar­le una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de vi­da, pe­ro se ha des­per­di­cia­do un mon­tón de tiem­po. Sen­ti­mos no ha­ber po­di­do sal­var­te», di­je­ron los pa­dres en un co­mu­ni­ca­do re­co­gi­do por la BBC. De­nun­cian que se per­dió de­ma­sia­do tiem­po. «Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad pe­ro no nos per­mi­tie­ron dár­te­la», le­yó Ch­ris Gard.

PE­TER NICHOLS

Los pa­dres de Charlie le­ye­ron ayer un co­mu­ni­ca­do pa­ra dar a co­no­cer su de­ci­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.