Mi no­via del au­to­bús

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - ISAAC PEDROUZO

La ta­rea de li­gar en­tre ju­nio y sep­tiem­bre es ca­si im­po­si­ble. Más si vi­ves jus­to al lado de los 50 ki­los co­mo yo, ese si­tio fic­ti­cio don­de el ba­ña­dor ca­si des­fa­vo­re­ce, las ca­ni­llas pa­re­ce que se van a rom­per con cual­quier mo­vi­mien­to tor­pe e inofen­si­vo y a tu al­re­de­dor so­lo hay bí­ceps y trí­ceps in­ti­mi­da­to­rios de pro­fe­sión.

Mi ami­ga Inés tra­ta­ba de ponerse a die­ta a mo­do de ope­ra­ción bi­ki­ni sin, al pa­re­cer, mu­cho éxi­to. Mi pro­pó­si­to con­sis­tía en to­do lo con­tra­rio: re­lle­nar co­mo fue­se el tra­je de ba­ño. Tam­bién fa­llé y mi úni­ca ba­za real pa­ra acer­car­me al con­tac­to con el se­xo opues­to era agu­di­zar al­gu­na otra fa­ce­ta más allá de es­te -po­bre- fí­si­co.

Lo con­se­guí una vez. Aque­lla vez. En la pis­ci­nas pú­bli­cas a las afue­ras de la ciu­dad. To­mé el pa­pel del mis­te­rio­so, el in­des­ci­fra­ble, el que se tum­ba ale­ja­do del rui­do de los cha­po­teos le­yen­do un li­bro bo­ca arri­ba y mi­ran­do de reojo por de­ba­jo de las ga­fas de sol por si aca­so una de ca­da mil chi­cas que pa­sa­ban a mi lado re­pa­ra­ba aun­que fue­se me­dio se­gun­do en mi pre­sen­cia.

Una se pa­ró. Re­sul­ta que leer Mi­lan Kun­de­ra es in­clu­so más guay de lo que yo pre­ten­día y aun­que la mi­tad de las pá­gi­nas me re­sul­ta­ban más di­fí­cil de en­ten­der que las com­pa­re­cen­cias del pre­si­den­te del go­bierno, me es­for­cé en se­guir­le a aque­lla chi­ca la con­ver­sa­ción fi­lo­só­fi­ca so­bre la vi­da. Mi­rán­do­la a los ojos de un mo­do in­ten­so, tra­tan­do de evi­tar así que mi es­ca­so por­te no in­flu­ye­se.

En­tre un de­ve­nir y otro la in­vi­té a un he­la­do que acep­tó en­tu­sias­ma­da —nun­ca os fieis de al­guien a quien no le gus­tan los he­la­dos— mien­tras se reía de to­dos los chis­tes que yo ha­bía en­sa­ya­do pre­via­men­te de­lan­te del es­pe­jo del ba­ño.

Atar­de­ció pa­sa­dos cin­co mi­nu­tos, o cin­co ho­ras, el tiem­po es re­la­ti­vo cuan­do so­lo pien­sas en co­mo se­rá el mo­rreo de des­pués. Co­gi­mos el au­to­bús de vuel­ta al cen­tro. Nos sen­ta­mos al fon­do don­de sue­len sen­tar­se los que mo­lan. Uti­li­cé el pe­que­ño sal­to del pri­mer ba­che pa­ra acer­car­me al ro­ce fí­si­co con di­si­mu­lo y en el se­gun­do me be­só. No­té in­clu­so un po­co de sa­li­va. En la úl­ti­ma pa­ra­da des­apa­re­ció na­da más ba­jar. Vol­ví 3 ju­lios a las pis­ci­nas pú­bli­cas en su bus­ca sin for­tu­na. Mi no­via del au­to­bús que nun­ca re­gre­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.