Se­ñor Ru­bia­les, ni la fe­de­ra­ción es un trono ni es­to es Fran­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - Elías Es­pi­ñei­ra

N

oviem­bre del 2010, asam­blea de la AFE. Luis Ru­bia­les, re­cién ele­gi­do pre­si­den­te im­po­ne la in­sig­nia de pla­tino y dia­man­tes al mé­ri­to fut­bo­lís­ti­co, má­xi­ma con­de­co­ra­ción que pue­de con­ce­der el sin­di­ca­to de fut­bo­lis­tas, a Án­gel Ma­ría Vi­llar. Agos­to de 2015, en una en­tre­vis­ta Ru­bia­les de­cla­ra que «ha lle­ga­do la ho­ra de cas­ti­gar al mal ges­tor, no a los fut­bo­lis­tas ni a la afi­ción», con mo­ti­vo de un ex­pe­dien­te al Spor­ting. Ju­nio del 2016, cues­tio­na­do so­bre el fu­tu­ro de la fe­de­ra­ción, Ru­bia­les ase­gu­ra que su fun­ción es pen­sar en los ju­ga­do­res, a los que re­pre­sen­ta, y des­car­ta ser el del­fín de Vi­llar. Oc­tu­bre de 2016, Ru­bia­les pres­ta su fir­ma a la car­ta en la que los pre­si­den­tes te­rri­to­ria­les res­pal­dan a Vi­llar y cri­ti­can aMi­guel Car­de­nal y a Ja­vier Te­bas. La mi­si­va ex­pre­sa tam­bién el de­seo de re­unir­se con el mi­nis­tro del ra­mo pa­ra ex­pli­car­le la si­tua­ción. Oc­tu­bre de 2016, en la asam­blea de la fe­de­ra­ción, Ru­bia­les jus­ti­fi­ca las de­ci­sio­nes de la RFEF y re­cla­ma acu­dir a la vía con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­va en el ca­so de que el re­gla­men­to elec­to­ral vuel­va a ser re­cha­za­do por el CSD. Ru­bia­les, tam­bién miem­bro de la di­rec­ti­va de la fe­de­ra­ción y de la Co­mi­sión Di­rec­ti­va del CSD, pi­de al or­ga­nis­mo pre­si­di­do por Car­de­nal que de­ci­da cuá­les son las re­glas pa­ra co­no­cer «qué es blan­co y qué es ne­gro. No po­de­mos per­mi­tir que nos fal­ten al res­pe­to en el fút­bol. No se pue­den rom­per las re­glas con­ti­nua­men­te». Ju­lio de 2017, Ru­bia­les pro­cla­ma que hay que «res­pe­tar to­das las ac­cio­nes» tras co­no­cer la de­ten­ción de Vi­llar, ade­más de re­cal­car que hay que «ha­cer cam­bios pro­fun­dos en la ges­tión» de la fe­de­ra­ción.

Co­no­ci­do el au­to de pri­sión de Vi­llar & Cía, y tras es­ta breve re­fe­ren­cia a al­gu­nas de sus de­cla­ra­cio­nes co­mo pre­si­den­te de la AFE, nin­gún ju­ga­dor pro­fe­sio­nal o afi­cio­na­do po­drá te­ner du­da de que us­ted, se­ñor Ru­bia­les, hoy, 25 de ju­lio de 2017, de­be­ría ser con­se­cuen­te con sus pa­la­bras y so­li­ci­tar au­dien­cia al mi­nis­tro del ra­mo pa­ra ma­ni­fes­tar­le que re­ti­ra la in­sig­nia im­pues­ta en su día por la AFE al se­ñor Vi­llar, «por­que ha lle­ga­do la ho­ra de cas­ti­gar al mal ges­tor (no a los fut­bo­lis­tas ni a la afi­ción)». Tam­bién de­be­ría re­ti­rar su apo­yo a Vi­llar y, en aras a in­for­mar a sus aso­cia­dos «de lo qué es blan­co y lo qué es ne­gro, y pa­ra no per­mi­tir que se fal­te al res­pe­to al fút­bol» (con T), pa­ra con­ti­nuar afir­man­do que lo mis­mo «la ges­tión es­tá ahí» co­mo que «hay que ha­cer cam­bios pro­fun­dos». Y pa­ra fi­na­li­zar, al­go más per­so­nal, co­mo que pa­ra us­ted sig­ni­fi­ca mu­cho po­der ayu­dar a Vi­llar; ade­más, se sien­te muy or­gu­llo­so de ha­ber tra­ba­ja­do los vo­tos pa­ra «un pre­si­den­te bueno, hon­ra­do y tra­ba­ja­dor».

Cuan­do se ha­cen ac­cio­nes sin me­dir los efec­tos, nor­mal­men­te se fra­ca­sa y te pi­lla el ca­rri­to del he­la­do. Los fut­bo­lis­tas no sa­ben al agu­je­ro al que les lle­va. ¿Di­mi­sión? No soy quien pa­ra pe­dir­la, pe­ro es una op­ción, y una de­ci­sión de los fut­bo­lis­tas en las pró­xi­mas elec­cio­nes a la AFE. Ni la fe­de­ra­ción es un trono ni us­ted es el del­fín de na­die. Ha­ber pues­to al bor­de del pre­ci­pi­cio al fút­bol pro­fe­sio­nal me­re­ce «un cas­ti­go al mal ges­tor», se­ñor Ru­bia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.