Vi­vir en un cas­ti­llo

Dos ve­ci­nas de Na­via cuen­tan la ex­pe­rien­cia de ha­ber na­ci­do y vi­vi­do en la for­ta­le­za na­vie­ga

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz De Lugo - DO­LO­RES CELA LU­GO / LA VOZ

No to­do el mundo pue­de pre­su­mir de ha­ber na­ci­do o vi­vi­do en un cas­ti­llo. Dig­na Gómez Fernández sí. Tie­ne 90 años, de los que al me­nos 20 los pa­só co­mo in­qui­li­na en un pi­so de la se­gun­da plan­ta del de Na­via de Suar­na. En la for­ta­le­za, di­vi­di­da en el si­glo XX en seis apar­ta­men­tos, re­si­dían otras seis fa­mi­lias, que en­tre to­das reunían sie­te hi­jos. Una de ellos era Ma­cú Ló­pez Yá­ñez que com­par­tió jue­gos en el pa­tio, en la to­rre y en las es­ca­le­ras, no so­lo con la hi­ja de Dig­na, que era co­mo su her­ma­na, sino tam­bién con los ni­ños de los otros in­qui­li­nos, con sus tres her­ma­nos y con los res­to de la lo­ca­li­dad. El cas­ti­llo era el pun­to de reu­nión.

La for­ta­le­za si­gue en pie, ce­rra­da to­do el año, sal­vo en ve­rano que sue­len ocu­par dos de los apar­ta­men­tos. Los tie­nen al­qui­la­dos fa­mi­lias de emi­gran­tes en Barcelona.

Dig­na Gómez y Ma­cú Ló­pez Yá­ñez, coin­ci­die­ron co­mo ve­ci­nas en el cas­ti­llo de Na­via, en una eta­pa de sus vi­das, de la que guar­dan re­cuer­dos muy fe­li­ces, pe­se a que en la cons­truc­ción que tie­ne sus orí­ge­nes en el si­glo XI, ha­bía mu­chas ca­ren­cias. Re­co­no­cen que pa­ra ellas de­jar la for­ta­le­za sig­ni­fi­có te­ner más co­mo­di­da­des, pe­ro no ma­yor fe­li­ci­dad. «Éra­mos co­mo una gran fa­mi­lia —con­fe­só Dig­na Gómez— en el cas­ti­llo na­cie­ron nues­tros hi­jos y com­par­ti­mos mu­chos acon­te­ci­mien­tos fe­li­ces. Nos ayu­dá­ba­mos mu­cho, en lo que po­día­mos».

Los dos fa­cul­ta­ti­vos que ha­bía en­ton­ces en la ca­pi­tal del mu­ni­ci­pio acu­die­ron en nu­me­ro­sas oca­sio­nes al cas­ti­llo pa­ra aten­der par­tos, has­ta que se im­pu­sie­ron los hos­pi­ta­les. «En aque­llos años —ase­gu­ran am­bas— en Na­via ha­bía mu­chas más co­sas que aho­ra. En­ton­ces te­nía­mos dos mé­di­cos y far­ma­cia».

El cas­ti­llo fue ad­qui­ri­do en el pa­sa­do si­glo por el sa­cer­do­te as­tu­riano Ma­nuel Ló­pez Er­nes­to, que es­tu­vo de pá­rro­co en Na­via, a los he­re­de­ros del con­de de Al­ta­mi­ra, que se hi­zo con él en 1613. Lo re­for­mó prác­ti­ca­men­te por com­ple­to y le cam­bió la fi­so­no­mía pa­ra ha­cer den­tro sie­te vi­vien­das pa­ra sus he­re­de­ros, se­gún re­cuer­da una ve­ci­na que vi­ve en la pla­za. Tu­vo que usar la an­ti­gua pa­llei­ra que re­cons­tru­yó con bloques de hor­mi­gón, que que­da­ron al ai­re y que si­gue en ese es­ta­do y en ella ha­bi­li­tó otra vi­vien­da. Un ve­cino su­gi­rió co­mo me­di­da de ur­gen­cia ta­par las bloques con hie­dras pa­ra mi­ti­gar el feís­mo.

Dig­na Gómez, que cuan­do se mu­dó se fue pa­ra una ca­sa que com­pró en­fren­te, ase­gu­ra que la me­jor de las sie­te vi­vien­das era la su­ya. Su fa­mi­lia la ocu­pó cuan­do la de­jó li­bre el sa­cer­do­te, que era muy ami­go de su ma­ri­do, due­ño del fa­mo­so bar Ku­ba­la, de Na­via. Te­nía más co­mo­di­da­des que las de­más por­que pa­ra ir al ser­vi­cio no te­nían que sa­lir al ex­te­rior.

Los in­qui­li­nos, se­gún Dig­na Gómez, se fue­ron mar­chan­do de for­ma es­ca­lo­na­da cuan­do ac­ce­dían a una vi­vien­da pro­pia y po­co a po­co los pi­sos fue­ron que­dan­do va­cíos.

In­ten­tos de com­pra

To­da­vía per­du­ran ado­sa­dos a la ro­ca so­bre la que se asien­ta la for­ta­le­za las an­ti­guos cons­truc­cio­nes. En uno de los la­te­ra­les si­guen un al­pen­dre que fue ga­lli­ne­ro en tiem­pos y otro que al­ber­gó pri­me­ra­men­te una fá­bri­ca de ga­seo­sas, des­pués el ta­ller de un sas­tre que emi­gró a Ar­gen­ti­na , un zo­quei­ro y que an­tes de ce­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te, fue ofi­ci­na de co­rreos.

Tan­to a Dig­na co­mo a Ma­cú Ló­pez les gus­ta­ría que la for­ta­le­za es­tu­vie­ra en me­jo­res con­di­cio­nes de lo que es­tá en es­tos mo­men­tos y que se pu­die­ra vi­si­tar. «Yo ya no lo ve­ré —se­ña­ló Dig­na— pe­ro es­ta­ría bien que lo arre­gla­ran por­que es­tá bas­tan­te mal. Se­ría una ale­gría muy gran­de».

Al me­nos en una oca­sión se plan­teó la po­si­bi­li­dad de que el cas­ti­llo de­ja­ra de ser pri­va­do. Fran­cis­co Ca­cha­rro, en su eta­pa de pre­si­den­te de la Dipu­tación in­ten­tó com­prar la for­ta­le­za pe­ro las ges­tio­nes con los he­re­de­ros de Ló­pez Er­nes­to no cua­ja­ron.

«En el cas­ti­llo na­cie­ron nues­tros hi­jos y las sie­te fa­mi­lias nos ayu­dá­ba­mos»

«Nos te­nía­mos que ba­ñar en ba­rre­ños y los re­tre­tes eran de uso co­mu­ni­ta­rio»

ALBERTO LÓ­PEZ

Dig­na Gómez vi­vió va­rias dé­ca­das en el cas­ti­llo y Ma­cú Ló­pez, has­ta los sie­te años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.