El adiós de Ro­cha di­fu­mi­na el per­fil mu­ni­ci­pal de Lu­go­no­vo y avi­va ten­sio­nes

El par­ti­do que abrió una nue­va vía a la iz­quier­da lo­cal vi­ve un com­ple­jo mo­men­to de tran­si­ción, de fi­nal muy in­cier­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz De Lugo - EN­RI­QUE G. SOUTO LU­GO / LA VOZ

En la se­sión ple­na­ria del jue­ves ce­sa­rá co­mo con­ce­jal San­tia­go Fernández Ro­cha, que de­jó la por­ta­vo­cía del gru­po de Lu­go­no­vo en la an­te­rior reu­nión de la cor­po­ra­ción lu­cen­se. En las se­ma­nas trans­cu­rri­das des­de en­ton­ces, en el seno de es­te par­ti­do la si­tua­ción no ha ido a me­jor, se­gún dis­tin­tas ver­sio­nes; pe­ro tam­po­co de ca­ra a la so­cie­dad. El re­le­vo en la por­ta­vo­cía del gru­po ha te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia que el per­fil po­lí­ti­co del gru­po mu­ni­ci­pal, al me­nos mo­men­tá­nea­men­te, se ha­ya di­fu­mi­na­do. Hay en el seno de la or­ga­ni­za­ción quien te­me que es­te pro­yec­to po­lí­ti­co se vuel­va in­via­ble, al me­nos en su ac­tual si­tua­ción.

La sa­li­da de San­tia­go Fernández Ro­cha se ha­bía vuel­to prác­ti­ca­men­te inevi­ta­ble. En un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co tan com­ple­jo co­mo es­te, el ejer­ci­cio de la por­ta­vo­cía de gru­po se con­vier­te en una la­bor de or­fe­bre­ría fi­na, en la que quien la desem­pe­ña tie­ne que de­ci­dir qué ha­ce: si si­gue su ins­tin­to po­lí­ti­co o si, an­te ca­da pa­so, acu­de a con­sul­tar a los ór­ga­nos del par­ti­do. Ro­cha in­ten­tó el equi­li­brio, pe­ro en al­gu­nos ám­bi­tos de la or­ga­ni­za­ción se con­si­de­ró que ope­ra­ba con ex­ce­si­va au­to­no­mía. La ten­sa si­tua­ción es­ta­lló cuan­do pre­sen­tó a la asam­blea del par­ti­do una pro­pues­ta pa­ra apo­yar el pro­yec­to de pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal que pre­pa­ra­ba la al­cal­de­sa, La­ra Mén­dez (PSOE).

A día de hoy, Ro­cha, en la prác- ti­ca ya fue­ra del Con­ce­llo, pa­re­ce ha­ber de­ci­di­do to­mar­se unos me­ses al mar­gen de la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal y del par­ti­do pa­ra de­ci­dir qué ha­rá en el fu­tu­ro, pe­ro es­pe­cial­men­te pa­ra re­cu­pe­rar su mo­do de vi­da, que apar­có pa­ra ser­vir al pro­yec­to po­lí­ti­co con el que se com­pro­me­tió.

Ro­cha, que ya te­nía un mo­des­to, pe­ro na­da des­de­ña­ble, ca­pi­tal po­lí­ti­co des­de los años en los que mi­li­tó en el CDS, ga­nó con ra­pi­dez pre­sen­cia y po­pu­la­ri­dad des­de que asu­mió la por­ta­vo­cía de Lu­go­no­vo. Con su sa­li­da, el per­fil de es­te par­ti­do en la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal se di­fu­mi­na tem­po­ral­men­te. Qui­zá era al­go que bus­ca­ban al­gu­nos sec­to­res del par­ti­do, pa­ra im­pri­mir un ca­rác­ter dis­tin­to a la ges­tión en el Con­ce­llo. En es­ta lí­nea, se vie­ne in­di­can­do que pro­ba­ble­men­te se­rá sus­ti­tui­do por Xa­bier Vi­lla­res, her­mano del lí­der de En Ma­rea. Es una de­ci­sión que for­mal­men­te pa­re­ce que aún no es­tá to­ma­da.

Pro­vi­sio­nal­men­te ejer­ce la por­ta­vo­cía Cris­ti­na Pé­rez He­rraiz; ni ha te­ni­do tiem­po ni pro­ba­ble­men­te lo ten­drá pa­ra lo­grar el im­pac­to so­cial ne­ce­sa­rio pa­ra que Lu­go­no­vo se si­túe con éxi­to en la sen­da que con­du­ce a las pró­xi­mas elec­cio­nes. Cons­cien­te de la pro­vi­sio­na­li­dad en el pues­to, se li­mi­ta a ha­cer una asea­da fae­na de ali­ño en el con­sis­to­rio.

Días in­ten­sos

La com­ple­ji­dad in­ter­na de un par­ti­do co­mo Lu­go­no­vo se agu­di­za en un pe­río­do de tran­si­ción co­mo el que es­tá vi­vien­do, y que pue­de de­pa­rar mo­men­tos de al­to vol­ta­je. Un ve­te­rano de la po­lí­ti­ca co­mo el ex­con­ce­jal Xosé An­xo La­ge, que tie­nen gra­ba­das las lec­cio­nes de la cri­sis del Blo­que, del que sa­lió, ma­nio­bran en el seno de Lu­go­no­vo con la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da. Hay quien ve en el re­cien­te ple­na­rio de En Ma­rea un cal­co de lo que ocu­rre en Lu­go­no­vo. Con tan­tos per­fi­les po­lí­ti­cos di­fe­ren­tes y tan dis­pa­res en su ma­ne­ra de en­ten­der la po­lí­ti­ca, el ejer­ci­cio prác­ti­co de es­ta, en el par­ti­do y en las ins­ti­tu­cio­nes, se vuel­ve una la­bor al­ta­men­te com­ple­ja; un en­ca­je de bo­li­llos muy di­fí­cil de sos­te­ner cuan­do se pre­ci­sa adop­tar de­ci­sio­nes con ra­pi­dez. En al­gu­nos ám­bi­tos se ase­gu­ra que, a la vis­ta del pa­no­ra­ma, uno de los im­pul­so­res de es­ta op­ción, Ber­nar­dino Pardo, ha pre­fe­ri­do si­tuar­se en un lu­gar aún más dis­cre­to del que ocu­pa­ba tras de­ci­dir que no que­ría ser can­di­da­to a la al­cal­día; lo fue Ro­cha y el jue­ves de­ja­rá la con­ce­ja­lía.

Ro­cha pa­re­ce ha­ber de­ci­di­do to­mar­se unos me­ses al mar­gen de la po­lí­ti­ca ac­ti­va Lu­go­no­vo vi­ve un pe­río­do de tran­si­ción que pue­de de­pa­rar mo­men­tos de al­to vol­ta­je

Fernández Ro­cha. De­ja­rá la cor­po­ra­ción el jue­ves. La bon­ho­mía y gran ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo de es­te pro­gre­sis­ta le gran­jeó más amis­ta­des y apo­yo en la ca­lle que en su par­ti­do.

Xosé An­xo La­ge. Es­te exe­dil na­cio­na­lis­ta tie­ne la ex­pe­rien­cia de quien ha na­ve­ga­do en mu­chas aguas tur­bu­len­tas de la po­lí­ti­ca. En la opo­si­ción in­ter­na a Ro­cha tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do.

Cris­ti­na Pé­rez He­rraiz. Desem­pe­ña pro­vi­sio­nal­men­te la por­ta­vo­cía del gru­po. En unas con­di­cio­nes muy po­co pro­pi­cias, tra­ta de dar vi­si­bi­li­dad a Lu­go­no­vo en el día a día mu­ni­ci­pal.

Iña­ki Gar­cía. Del otro edil de Lu­go­no­vo hay quien di­ce que, sin rehuir el de­ba­te, en el que se de­fien­de con ha­bi­li­dad, es hom­bre re­so­lu­ti­vo al que le dis­gus­ta el om­bli­guis­mo par­ti­dis­ta.

Ber­nar­dino Pardo. Es­te co­no­ci­do mé­di­co im­pul­só los pa­sos que die­ron lu­gar a Lu­go­no­vo; pa­re­cía que se­ría su can­di­da­to a la al­cal­día y no qui­so. Su pa­pel en el par­ti­do es ca­da día más dis­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.