Una agen­te de policía fue­ra de ser­vi­cio sal­vó a la jo­ven acu­chi­lla­da en San­tia­go

Le aga­rró por la es­pal­da pa­ra de­te­ner el bru­tal ata­que y dio avi­so a la co­mi­sa­ría

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - X. MELCHOR, S. BARÓN

La jo­ven de na­cio­na­li­dad ru­ma­na apu­ña­la­da por su ex­pa­re­ja en San­tia­go ya ha si­do ope­ra­da y es­tá es­ta­ble den­tro de la gra­ve­dad de sus he­ri­das. Los mé­di­cos son op­ti­mis­tas, pe­ro Ana Ma­ría A., de 21 años, se­gu­ra­men­te es­ta­ría muer­ta de no ser por la rá­pi­da y de­ci­di­da in­ter­ven­ción de una policía na­cio­nal que no es­ta­ba de ser­vi­cio y que pre­sen­ció la agre­sión. La agen­te, na­tu­ral de Vi­go pe­ro des­ti­na­da en la Bri­ga­da de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na de la co­mi­sa­ría com­pos­te­la­na, los co­no­ci­dos co­mo ze­tas, no du­dó en ac­tuar pe­se a ir de pai­sano y estar des­ar­ma­da. Aga­rró al agre­sor por la es­pal­da, ti­ró de él, le gri­tó que era policía y le ins­tó a que sol­ta­ra el ar­ma. Su reac­ción hi­zo que A. V. hu­ye­ra, pe­ro ella mis­ma lla­mó al pues­to de man­do ha­bi­li­ta­do en la ciu­dad por las fies­tas del Após­tol, lo que per­mi­tió que le de­tu­vie­sen a po­cos me­tros de allí cuan­do in­ten­ta­ba es­ca­par en di­rec­ción a la zo­na de Ga­le­ras en su co­che, un Opel As­tra de co­lor ocre.

La policía, pa­ra la que el Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Policía (SUP) ya ha so­li­ci­ta­do la Or­den al Mé­ri­to Po­li­cial con dis­tin­ti­vo ro­jo por­que en­tien­de que su vi­da co­rrió pe­li­gro, ha­bía ter­mi­na­do su turno a las 15 ho­ras y no te­nía que re­in­cor­po­rar­se has­ta las 19 ho­ras. A las 17.15 ho­ras se en­con- tra­ba en el mis­mo apar­ca­mien­to en su­per­fi­cie de la ORA en el que se pro­du­jo la agre­sión, el que es­tá en­tre las ca­lles San Cle­men­te y Pom­bal.

En su de­cla­ra­ción en co­mi­sa­ría ex­pli­có que sa­lió del co­che en el que se en­con­tra­ba cuan­do oyó unos gri­tos muy fuer­tes y que vio a una mu­jer ru­bia chi­llan­do de­ses­pe­ra­da­men­te pe­ro sin ser ca­paz de ar­ti­cu­lar pa­la­bra pa­ra ex­pli­car qué le su­ce­día. Era Ele­na Geor­gia­na, la cu­ña­da de la agre­di­da que también se en­con­tra­ba en el Au­di os­cu­ro cuan­do A.V. apu­ña­ló a Ana Ma­ría.

La agen­te ob­ser­vó en­ton­ces que el co­che te­nía la puer­ta tra­se­ra de­re­cha abier­ta y que en el in­te­rior ha­bía una mu­jer tum­ba­da. Fren­te a ella, un hom­bre que pa­re­cía estar gol­peán­do­la fuer­te­men­te y con sa­ña mien­tras la po­bre chi­ca pa­ta­lea­ba. Cuan­do se acer­có al agre­sor y le obli­gó a de­te­ner­se fue cuan­do vio que por­ta­ba un cu­chi­llo y que te­nía la ro­pa en­san­gren­ta­da. La mu­jer, por su par­te, ya­cía ten­di­da bo­ca arri­ba e in­mó­vil en los asien­tos tra­se­ros del vehícu­lo con pro­fun­dos cor­tes por to­do su cuer­po.

Ade­más de de­te­ner la agre­sión y po­ner a la fu­ga al hom­bre, la policía tu­vo tiem­po pa­ra lla­mar a los ser­vi­cios mé­di­cos. Unos re­fle­jos que han si­do de­ter­mi­nan­tes pa­ra que Ana Ma­ría es­té vi­va. La chi­ca también tu­vo la suer­te de que en­tre las per­so­nas que se acer­ca­ron a so­co­rrer­la ha­bía tres en­fer­me­ros. Una de ellas, Ma­ría Pra­da, es una tu­ris­ta de Car­ta­ge­na (Mur­cia) que es­ta­ba en un res­tau­ran­te cer­cano cuan­do se pro­du­jo la agre­sión. Su tes­ti­mo­nio es es­tre­me­ce­dor: «Le de­cía­mos que se tran­qui­li­za­ra, que ya es­tá­ba­mos ahí, pe­ro te­nía he­ri­das por to­do el cuer­po, las más gra­ve, una en la ca­ra, cer­ca del ojo, y otra en una pier­na, que era co­mo si hu­bie­ra tres pier­nas en la par­te del ge­me­lo, ni te lo ima­gi­nas, no se le po­día ni ha­cer un tor­ni­que­te. He vis­to mu­chas co­sas, pe­ro es­to...».

El ex­no­vio de Ana Ma­ría fue de­te­ni­do ca­si al ins­tan­te por agen­tes de la Policía Na­cio­nal, que lo tras­la­da­ron a la co­mi­sa­ría de San­tia­go. Se ha ac­ti­va­do el pro­to­co­lo por vio­len­cia ma­chis­ta, ya que la fa­mi­lia de la agre­di­da ha ex­pli­ca­do que ese es el úni­co mó­vil de la agre­sión. Al ser ayer fes­ti­vo en Ga­li­cia, su pa­so a dis­po­si­ción ju­di­cial se pro­du­ci­rá hoy. El juez de­ci­di­rá des­pués si lo en­vía a pri­sión.

TVG

La cu­ña­da de la jo­ven acu­chi­lla­da ayer en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.