«Es­tu­vo con él dos años y siem­pre la mal­tra­ta­ba», afir­ma la fa­mi­liar que vio la agre­sión

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

Ana Ma­ría vi­ve en Pa­drón y se de­di­ca a la ven­ta de ju­gue­tes en las fe­rias. Ese era el mo­ti­vo por el que ha­bía ve­ni­do a San­tia­go, pa­ra ga­nar­se la vi­da en los pues­tos de las fies­tas del Após­tol. La acom­pa­ña­ban otros fa­mi­lia­res, en­tre ellos su cu­ña­da, Ele­na Geor­gia­na, que es­ta­ba con ella en el co­che cuan­do lle­gó la ex­pa­re­ja de la víc­ti­ma. «Abrió la puer­ta y le pre­gun­tó si que­ría vol­ver con él. Ella le di­jo que no que­ría sa­ber na­da de él y le pi­dió que la de­ja­se en paz. Fue en­ton­ces cuan­do sa­có del bol­si­llo una na­va­ja y co­men­zó a apu­ña­lar­la. Yo sa­lí del co­che pa­ra pe­dir ayu­da y él se fue ha­cia mí con la na­va­ja, pe­ro co­mo vio que ha­bía mu­cha gen­te se me­tió otra vez en el co­che y vol­vió a apu­ña­lar­la», ex­pli­có.

Ele­na ase­gu­ra que la agre­sión a Ana Ma­ría fue to­tal­men­te pla­ni­fi­ca­da, por­que A. V. las ha­bía se­gui­do du­ran­te to­do el día y lle­va­ba se­ma­nas ame­na­zán­do­la. «Lo que que­re­mos es que va­ya a la cár­cel y que no sal­ga, por­que él la que­ría ma­tar», se­ña­la. Se­gún ex­pli­ca es­ta mu­jer, también de na­cio­na­li­dad ru­ma­na co­mo agre­sor y agre­di­da, la chi­ca ha­bía man­te­ni­do una re­la­ción sen­ti­men­tal con el arres­ta­do. «Es­tu­vo con él dos años y siem­pre la mal­tra­ta­ba y la veía­mos con mo­re­to­nes. La man­da­ba a tra­ba­jar pa­ra él y to­do el di­ne­ro que ga­na­ba ella lo me­tía en las má­qui­nas», afir­ma. Fue por eso por lo que ha­ce dos me­ses la víc­ti­ma de­ci­dió rom­per con él de­fi­ni­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.