Ci­nis­mo de Es­ta­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNEGA

La po­lí­ti­ca, pa­ra ser in­te­li­gen­te, ne­ce­si­ta una cier­ta do­sis de ci­nis­mo. La po­lí­ti­ca ex­te­rior ne­ce­si­ta una gran do­sis de ci­nis­mo. Y la di­plo­ma­cia, sen­ci­lla­men­te, no exis­te sin ci­nis­mo. Lo es­ta­mos vien­do con Trump: no hay po­lí­ti­co eu­ro­peo al que le cai­ga bien, pe­ro to­dos lo han sa­lu­da­do en Bruselas con de­rro­che de afec­to, aun­que nin­guno lle­gó a la cor­dia­li­dad ex­tre­ma de Ma­cron. Lo es­ta­mos vien­do en las re­la­cio­nes en­tre di­ri­gen­tes del Es­ta­do es­pa­ñol y di­ri­gen­tes de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña: se odian, desean que el ad­ver­sa­rio se es­tre­lle, pe­ro ayer lle­gó el rey Fe­li­pe VI a Bar­ce­lo­na y sa­lu­dó con am­plia son­ri­sa a Puig­de­mont, co­mo si real­men­te le apre­cia­se a él y a su po­lí­ti­ca. Des­pués, el pre­si­den­te ca­ta­lán y la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría char­la­ban ami­ga­ble­men­te. Y el gran ejem­plo de ci­nis­mo equi­pa­ra­ble a gran po­lí­ti­ca se dio cuan­do Suá­rez tra­jo del exilio a Ta­rra­de­llas. Fue una reunión lle­na de ame­na­zas, pe­ro al sa­lir, Ta­rra­de­llas di­jo que to­do ha­bía si­do muy cor­dial y Suá­rez lo ele­vó a los al­ta­res por sus cua­li­da­des po­lí­ti­cas.

Aho­ra Fe­li­pe Gon­zá­lez aca­ba de de­nun­ciar un ca­so de ci­nis­mo que cla­ma al cie­lo: el Go­bierno es­pa­ñol di­ce que es­tá con la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, pe­ro en Es­pa­ña hay mi­les de ve­ne­zo­la­nos pi­dien­do asi­lo po­lí­ti­co por­que son per­se­gui­dos de Ma­du­ro, y no se les con­ce­de. «No di­go que ha­ya mi­les de pe­ti­cio­nes jus­ti­fi­ca­das», di­ce el ex­pre­si­den­te Gon­zá­lez, «pe­ro sí un cen­te­nar de per­so­nas que sa­ben que, si vol­vie­ran a Ve­ne­zue­la, irían di­rec­ta­men­te a la cár­cel». Pues bien: a ese cen­te­nar de per­so­nas no se les con­ce­de asi­lo. Son de nues­tra mis­ma cul­tu­ra, se­gu­ra­men­te lle­van ape­lli­dos es­pa­ño­les, es po­si­ble que sus abue­los ha­yan na­ci­do en al­gún lu­gar de Es­pa­ña, pe­ro no hay si­tio pa­ra ellos en la que mu­chos si­guen lla­man­do «la ma­dre pa­tria».

Co­mo al­guien se­ña­ló an­tes de la de­nun­cia del se­ñor Gon­zá­lez, pa­ra ser aco­gi­do co­mo re­fu­gia­do, hay que ser si­rio. Y yo aña­do: pa­ra ser bien aco­gi­do en Es­pa­ña hay que ser ri­co, pre­fe­ri­ble­men­te muy ri­co. Ma­drid, por ejem­plo, se es­tá po­blan­do de ri­cos ve­ne­zo­la­nos que ha­cen in­ver­sio­nes, com­pran in­mue­bles de lu­jo, en­ca­re­cen el pre­cio de la vi­vien­da por lo mu­cho y bien que ti­ran de la che­que­ra y ob­tie­nen a cam­bio per­mi­so de re­si­den­cia. O la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la si se lo pro­po­nen, y son mu­chos los que se lo pro­po­nen. ¿Es eso ci­nis­mo? Na­tu­ral­men­te, pe­ro agra­va­do por el cla­sis­mo y una cier­ta xe­no­fo­bia que siem­pre se prac­ti­ca con los po­bres. Con los ára­bes de los pe­tro­dó­la­res tam­po­co hay mar­gi­na­ción, ni ra­cis­mo, ni se les apli­can du­ras le­yes de in­mi­gra­ción. Lo cu­rio­so es que to­do es­to lo ten­ga que de­nun­ciar Fe­li­pe Gon­zá­lez. Los de Po­de­mos, que no de­jan pa­sar ni una, no lo han sa­bi­do ver. Ah, cla­ro: es que es­ta­mos ha­blan­do de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.