Po­ca nor­ma­li­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - ER­NES­TO S. POM­BO

La de­cla­ra­ción que hoy pres­ta­rá el pre­si­den­te del Go­bierno an­te la Jus­ti­cia ha si­do pre­sen­ta­da por el pro­pio Ra­joy co­mo un ac­to de nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Y así lo en­ten­di­mos una gran par­te de los ciu­da­da­nos has­ta que res­pon­sa­bles del par­ti­do cu­yas ma­las prác­ti­cas se juz­gan y de la Ju­di­ca­tu­ra se han em­pe­ña­do en ad­ver­tir­nos que es­ta­mos an­te to­do un acon­te­ci­mien­to ex­cep­cio­nal que na­da guar­da de nor­ma­li­dad en una de­mo­cra­cia.

Se em­pe­ña­ron en que el pre­si­den­te de­cla­ra­se des­de la Mon­cloa y por plas­ma. Y tra­ba­jo cos­tó ha­cer­les en­ten­der que de­bía estar en la sa­la. Lo­gra­ron que no ocu­pa­ra el lu­gar de los que in­ter­vie­nen co­mo tes­ti­gos; pa­re­ce ser que pa­ra que no apa­re­cie­se en la mis­ma fo­to con Bár­ce­nas y Co­rrea, co­mo si no hu­bie­se fo­tos y tes­ti­mo­nios su­fi­cien­tes de su re­la­ción. Con­si­guie­ron que no es­tu­vie­se en una si­lla si­tua­da en un plano in­fe­rior a la del ju­ra­do, al tiem­po que la Fis­ca­lía ya anun­ció que no es­tá muy in­tere­sa­da en plan­tear pre­gun­tas al tes­ti­go. Y, por si to­do es­to no fue­se sín­to­ma de nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca, si na­die lo re­me­dia, el pre­si­den­te de la Au­dien­cia ejer­ce­rá de sir­vien­te y sal­drá a abrir la puer­ta del co­che a Ra­joy, acom­pa­ñán­do­lo has­ta la sa­la de vis­tas.

Lo que de­bía ser un he­cho de nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca lo han con­ver­ti­do en una cues­tión inusual. Si el tri­bu­nal ase­gu­ró que ci­ta­ba al pre­si­den­te Ra­joy en ca­li­dad de ciu­da­dano, de­be­ría tra­tar­lo co­mo tal. Que nos ima­gi­na­mos que no ha­brá na­da de­ni­gran­te en el tra­to dia­rio de la Jus­ti­cia pa­ra, lle­ga­do es­te ca­so, te­ner que ha­cer lla­ma­ti­vas e in­com­pren­si­bles sal­ve­da­des. Una vez más, se em­pe­ñan en de­mos­trar que no to­dos so­mos igua­les an­te la ley. Sin im­por­tar­les que con ex­cep­cio­nes co­mo la de hoy da­ñan al pre­si­den­te Ra­joy, que fue quien nos ha­bló de nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca; a su par­ti­do y, por su­pues­to y lo que es peor, se de­te­rio­ra a la Jus­ti­cia. Más de lo que ya es­tá.

Si el tri­bu­nal ase­gu­ró que ci­ta­ba al pre­si­den­te Ra­joy en ca­li­dad de ciu­da­dano, de­be­ría tra­tar­lo co­mo tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.