El cu­rrícu­lo anó­ni­mo y la no dis­cri­mi­na­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JAI­ME CONCHEIRO Jurista

El pa­sa­do 20 de ju­lio, la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, Do­lors Mon­tse­rrat, fir­mó un pro­to­co­lo con 78 em­pre­sas pa­ra cons­ti­tuir unos gru­pos de tra­ba­jo que re­dac­ta­rán un mo­de­lo ba­se de cu­rrícu­lo anó­ni­mo. La mi­nis­tra cum­ple de es­te mo­do con uno de los ob­je­ti­vos que se ha­bía mar­ca­do: lu­char con­tra la dis­cri­mi­na­ción en el ac­ce­so al em­pleo.

El pla­zo fi­ja­do pa­ra la rea­li­za­ción de es­te mo­de­lo se­rá de tres me­ses, y se­rá apli­ca­do por aque­llas em­pre­sas que vo­lun­ta­ria­men­te lo deseen. Se su­pri­men la ma­yo­ría de las re­fe­ren­cias per­so­na­les (nom­bre, se­xo, edad o fo­to­gra­fías), así co­mo las aca­dé­mi­cas (lu­gar de es­tu­dios, uni­ver­si­dad, et­cé­te­ra). El fin de es­ta ocul­ta­ción es con­se­guir que lo más im­por­tan­te a la ho­ra de ac­ce­der al em­pleo sea la for­ma­ción y cua­li­fi­ca­ción de los can­di­da­tos. En de­fi­ni­ti­va, sa­ber si su per­fil es el que me­jor se adap­ta a la fun­ción que de­be desa­rro­llar.

En es­te pun­to se plan­tea la du­da de si es­te cu­rrícu­lo anó­ni­mo es una me­di­da ca­paz de aca­bar con la de­sigual­dad la­bo­ral. En­ten­de­mos que es una me­di­da efi­caz, pe­ro in­su­fi­cien­te, pa­ra evi­tar las dis­cri­mi­na­cio­nes, no so­lo por ra­zón de gé­ne­ro, sino también de na­cio­na­li­dad, edad, et­cé­te­ra.

Con es­te nue­vo do­cu­men­to so­lo se evi­ta la ci­ta­da dis­cri­mi­na­ción en un pri­mer fil­tro, que se­ría la va­lo­ra­ción del CV, pe­ro una vez su­pe­ra­da es­ta fa­se, se pa­sa­ría una se­gun­da, que es el con­tac­to te­le­fó­ni­co con la per­so­na can­di­da­ta y, una vez su­pe­ra­do ese pri­mer acer­ca­mien­to, se lle­ga­ría a la en­tre­vis­ta per­so­nal, y es en es­te mo­men­to don­de real­men­te pue­den aflo­rar los mo­ti­vos dis­cri­mi­na­to­rios que se tra­tan de evi­tar. Es de­cir, los fil­tros en el pro­ce­so de se­lec­ción sim­ple­men­te se pos­po­nen, pu­dien­do alar­gar el pro­ce­di­mien­to.

Lo fun­da­men­tal pa­ra evi­tar la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral es avan­zar en dos di­rec­cio­nes: con­cien­ciar a las em­pre­sas de la ne­ce­si­dad y be­ne­fi­cios de ba­sar los pro­ce­sos de se­lec­ción en el ta­len­to y la di­ver­si­dad de co­no­ci­mien­tos y com­pe­ten­cias de la per­so­na, y tra­ba­jar con los can­di­da­tos pa­ra rea­li­zar una bús­que­da de tra­ba­jo más efec­ti­va, a tra­vés de pro­fe­sio­na­les de orien­ta­ción. Del mis­mo mo­do, de­be­rán ser es­tos los en­car­ga­dos de evi­tar pro­por­cio­nar da­tos per­so­na­les, ta­les co­mo la edad, nú­me­ro de hi­jos, es­ta­do ci­vil, et­cé­te­ra.

La me­di­da adop­ta­da por la mi­nis­tra pue­de re­sul­tar atrac­ti­va, pe­ro tar­da­rá en ser to­tal­men­te efi­caz. In­sis­ti­mos en que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar con to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos: em­pre­sas, can­di­da­tos, sin­di­ca­tos, et­cé­te­ra, pa­ra con­se­guir que pre­va­lez­can los co­no­ci­mien­tos y ap­ti­tu­des so­bre los da­tos per­so­na­les del can­di­da­to o can­di­da­ta.

No obs­tan­te, es ne­ce­sa­rio re­sal­tar que son va­rias las em­pre­sas que ya uti­li­zan los cu­rrícu­los anó­ni­mos en sus pro­ce­sos de se­lec­ción, fir­mas ta­les co­mo Axa, Bor­ges o Cai­xaBank. Es­pe­re­mos que en un fu­tu­ro su for­ma de ac­tuar no sea la ex­cep­ción, sino la ge­ne­ra­li­dad. Del mis­mo mo­do, es digno de men­ción el com­pro­mi­so ad­qui­ri­do por la mi­nis­tra de aca­bar con las de­sigual­da­des, al me­nos en es­te cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.