El enemi­go no es­tá en la ex­pla­na­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - CUAR­TO CRE­CIEN­TE YASHMINA SHAWKI

No sé si creer en las ca­sua­li­da­des, pe­ro sí sé que exis­ten las cau­sa­li­da­des. Por ello, re­sul­ta evi­den­te que el úl­ti­mo le­van­ta­mien­to pa­les­tino con­tra el uso de de­tec­to­res de me­ta­les —re­ti­ra­dos fi­nal­men­te ayer por Is­rael— pa­ra en­trar en la ex­pla­na­da de las mez­qui­tas no es es­pon­tá­neo. Aun­que los ri­fi­rra­fes en­tre pa­les­ti­nos e is­rae­líes nun­ca han ce­sa­do, lo cier­to es que, des­de la irrup­ción del Es­ta­do Is­lá­mi­co en el es­ce­na­rio de Orien­te Pró­xi­mo, es­tos per­die­ron re­le­van­cia me­diá­ti­ca. La gue­rra ci­vil si­ria, la cri­sis de los in­mi­gran­tes, la ocu­pa­ción de Mo­sul por par­te del EI, así co­mo los te­rri­bles aten­ta­dos que han te­ni­do lu­gar en Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Fran­cia, el Reino Uni­do e Irak, en­tre otros, lo­gra­ron lo que sie­te dé­ca­das de lu­cha no ha­bían con­se­gui­do: re­le­gar a un se­gun­do plano a los pa­les­ti­nos. Pe­ro aho­ra que, por for­tu­na, lle­va­mos unas se­ma­nas sin aten­ta­dos, que Mo­sul ha si­do prác­ti­ca­men­te li­be­ra­da del Es­ta­do Is­lá­mi­co y es­te se ba­te en re­ti­ra­da en Si­ria, los pa­les­ti­nos han sen­ti­do que pue­den vol­ver a po­ner su cau­sa en pri­me­ra lí­nea de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. No es, por lo tan­to, ca­sua­li­dad que el re­tro­ce­so en el protagonismo del EI ha­ya si­do re­em­pla­za­do por el de Ha­más me­dian­te un ata­que mor­tal a tres co­lo­nos is­rae­líes. Tam­po­co es ca­sua­li­dad que so­lo cuan­do Mah­mud Abás, pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na, co­men­zó a ser cues­tio­na­do por los su­yos se lan­za­ra a pro­tes­tar con­tra los is­rae­líes.

No se­ré yo quien nie­gue la te­rri­ble des­gra­cia en la que vi­ven los pa­les­ti­nos. Pe­ro, so­bre to­do, sien­to con­mi­se­ra­ción por­que su ma­yor enemi­go no vi­ve al otro la­do de la mu­ra­lla, sino que son los co­rrup­tos que los go­bier­nan, tan­to en Ga­za co­mo en Cis­jor­da­nia; los fa­ná­ti­cos is­la­mis­tas de Ha­más, que los man­tie­nen atra­pa­dos con en­ga­ños y so­me­ti­dos a una po­bre­za irra­cio­nal; y aque­llos, in­clu­yen­do a to­dos los paí­ses ára­bes, que pu­dien­do ha­ber lo­gra­do la paz y so­lu­cio­na­do el con­flic­to lo han man­te­ni­do vi­vo pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio.

ABIR SULTAN

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.