Las ba­ses man­che­gas de Po­de­mos ava­lan su pri­me­ra coa­li­ción de Go­bierno con el PSOE

El 78 % de la mi­li­tan­cia acep­tan la in­cor­po­ra­ción al Eje­cu­ti­vo del so­cia­lis­ta García-Pa­ge

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - ANDER AZPIROZ MA­DRID / COLPISA

PSOE y Po­de­mos go­ber­na­rán jun­tos por pri­me­ra vez una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma des­pués de que las ba­ses del par­ti­do mo­ra­do ha­yan acep­ta­do la ofer­ta del so­cia­lis­ta Emi­li­ano García-Pa­ge pa­ra en­trar en el Eje­cu­ti­vo de Cas­ti­lla-La Man­cha. La mi­li­tan­cia de la for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias fue ro­tun­da y en una con­sul­ta en la que par­ti­ci­pa­ron 4.584 ins­cri­tos el sí se im­pu­so con el 78 % de los vo­tos.

La in­cor­po­ra­ción al Go­bierno cas­te­llano-man­che­go con­ta­ba con el apo­yo de las di­rec­cio­nes re­gio­nal y na­cio­nal de Po­de­mos. So­lo la co­rrien­te an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, que cuen­ta con un se­gui­mien­to de en torno a un 10 % de los ins­cri­tos a ni­vel es­ta­tal, la re­cha­zó al con­si­de­rar que la de­ci­sión con­vier­te a Po­de­mos en «sub­al­terno» del PSOE. «Es un gi­ro po­lí­ti­co muy fuer­te que re­quie­re abrir un de­ba­te a ni­vel na­cio­nal», afir­mó el dipu­tado re­gio­nal de Po­de­mos Cas­ti­lla-La Man­cha Da­vid Llo­ren­te, re­pre­sen­tan­te del sec­tor crí­ti­co: «Po­de­mos de­be ser una al­ter­na­ti­va al bi­par­ti­dis­mo y man­te­ner­se fiel a su pro­yec­to ori­gi­nal. Llo­ren­te ha re­cor­da­do que la pre­gun­ta era «muy con­fu­sa», por lo que le hu­bie­ra gus­ta­do sa­ber «qué hu­bie­ra pa­sa­do» si se hu­bie­ra des­gra­na­do en dos y con­sul­tar por un la­do so­bre la apro­ba­ción de los pre­su­pues­tos re­gio­na­les y por otra so­bre la en­tra­da al Go­bierno.

El acuer­do al­can­za­do en Cas­ti­lla-La Man­cha, en el que se im­pli­ca­ron per­so­nal­men­te Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias, ofre­ce va­rias lec­tu­ras. A ni­vel na­cio­nal, se con­vier­te en el pri­mer gran pac­to de Go­bierno en­tre las dos prin­ci­pa­les fuer­zas de iz­quier­da, lo que a la vez ha­ce de es­ta co­mu­ni­dad un la­bo­ra­to­rio don­de en­sa­yar la via­bi­li­dad de acuer­dos PSOE-Po­de­mos en otras re­gio­nes e, in­clu­so, a ni­vel na­cio­nal.

Tras los co­mi­cios de ma­yo del 2015, la for­ma­ción de Igle­sias per­mi­tió las in­ves­ti­du­ras de pre­si­den­tes so­cia­lis­tas en va­rias co­mu­ni­da­des, aun­que re­nun­ció a com­par­tir Eje­cu­ti­vos con un PSOE que por aquel en­ton­ces to­da­vía era «la cas­ta», se­gún re­pe­tían los di­ri­gen­tes de Po­de­mos.

Gi­ro ra­di­cal

Es­ta po­si­ción ha da­do un gi­ro de 180 gra­dos dos años des­pués. Se­gún han jus­ti­fi­ca­do a lo lar­go de los úl­ti­mos días des­ta­ca­dos di­ri­gen­tes de Po­de­mos, con Igle­sias a la ca­be­za, «a ve­ces so­lo go­ber­nar ga­ran­ti­za el cam­bio». Y es­to se apli­ca tan­to a ni­vel au­to­nó­mi­co co­mo na­cio­nal, don­de el lí­der de Po­de­mos se ha ofre­ci­do en dis­tin­tas oca­sio­nes a Sán­chez pa­ra for­mar un Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción. «Go­ber­nar pa­ra la gen­te es nues­tro ma­yor re­to», se­ña­ló el je­fe de fi­las de Po­de­mos. Es­ta afir­ma­ción re­fle­ja el cam­bio de ac­ti­tud de Igle­sias, que pa­re­ce más pró­xi­mo aho­ra a las te­sis que de­fen­dió Íñi­go Erre­jón en Vis­ta­le­gre II res­pec­to a la re­la­ción con el PSOE.

Otro pe­so pe­sa­do de Po­de­mos co­mo Pa­blo Eche­ni­que, quien re­cha­za in­cor­po­rar­se al Eje­cu­ti­vo del so­cia­lis­ta Ja­vier Lam­bán en Aragón, va­lo­ró que el acuer­do de Cas­ti­lla-La Man­cha «mar­ca el ca­mino de lo que po­dría y de­be­ría su­ce­der en Es­pa­ña». «El tiem­po —aña­dió el se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción— di­rá si la apues­ta ha si­do acer­ta­da, pe­ro lo que es ob­vio es que ha si­do va­lien­te».

Con­tra las cuer­das

A ni­vel re­gio­nal el pac­to per­mi­ti­rá sa­car ade­lan­te los pre­su­pues­tos y evi­ta­rá el ade­lan­to elec­to­ral en una co­mu­ni­dad don­de el Par­ti­do Po­pu­lar, con Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal al fren­te, fue la fuer­za más vo­ta­da en las pa­sa­das au­to­nó­mi­cas y se que­dó a so­lo un es­ca­ño de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

PSOE y Po­de­mos pac­ta­ron la in­ves­ti­du­ra, pe­ro des­de en­ton­ces el dis­tan­cia­mien­to fue cre­cien­te en­tre las dos for­ma­cio­nes. La in­cor­po­ra­ción al Eje­cu­ti­vo del par­ti­do mo­ra­do, que se ha­rá car­go de la vi­ce­pre­si­den­cia y una con­se­je­ría, de­be­ría pro­por­cio­nar es­ta­bi­li­dad al Go­bierno has­ta el fi­nal de la le­gis­la­tu­ra. En el acer­ca­mien­to en­tre am­bas fuer­zas también es lla­ma­ti­vo que uno de los pro­ta­go­nis­tas sea García-Pa­ge, quien en las pri­ma­rias del PSOE se ali­neó con Susana Díaz y la te­sis de no pac­tar con Po­de­mos.

Tras la de­ci­sión de las ba­ses de Po­de­mos, el úl­ti­mo fle­co pa­ra for­ma­li­zar el Go­bierno de coa­li­ción es el vis­to bueno de la mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta, un re­qui­si­to que Fe­rraz im­pu­so a García-Pa­ge, quien en prin­ci­pio se mos­tró con­tra­rio a so­me­ter el acuer­do a con­sul­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.