El ru­so con el que hi­zo ne­go­cios el yerno de Trump es un tra­fi­can­te de dia­man­tes

Lev Le­viev es­tá re­pre­sen­ta­do por la abo­ga­da Ol­ga Vel­sit­nas­ka­ya, muy vin­cu­la­da al Krem­lim y a Vla­di­mir Pu­tin

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIA­NA REY

Des­de ha­ce años, Lev Le­viev es un nom­bre co­no­ci­do en Was­hing­ton. Su enor­me pa­tri­mo­nio, ama­sa­do en la in­dus­tria del dia­man­te, le ha he­cho co­dear­se con lo más se­lec­to de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se que aho­ra sin em­bar­go, le mira con re­ce­lo. En ple­na in­ves­ti­ga­ción del Ru­sia­ga­te, una de las tra­mas más po­lé­mi­cas que han gol­pea­do la Ca­sa Blan­ca, la fi­gu­ra del oli­gar­ca ru­so-is­rae­lí ha he­cho apa­ri­ción de la mano del yerno del pre­si­den­te de EE.UU., Ja­red Kush­ner, ha si­do el pri­mer miem­bro del círcu­lo ín­ti­mo de Do­nald Trump iden­ti­fi­ca­do co­mo uno de los con­tac­tos de Le­viev pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos al otro la­do del Atlán­ti­co.

La co­ne­xión les ha co­lo­ca­do a am­bos en el cen­tro de las pes­qui­sas de la jus­ti­cia y el Con- gre­so, que ayer, de nue­vo, vol­vió a in­te­rro­gar al ma­ri­do de Ivan­ka en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. En es­te ca­so, ya no se tra­ta so­lo de la po­si­ble coor­di­na­ción en­tre la cam­pa­ña re­pu- bli­ca­na y el Krem­lin pa­ra per­ju­di­car a su ri­val de­mó­cra­ta, sino de los acuer­dos en­tre am­bos pa­ra ob­te­ner su­pues­tos be­ne­fi­cios.

Sus la­zos sa­lie­ron a la luz en el año 2015 con una po­lé­mi­ca com­pra­ven­ta de una par­te del edi­fi­cio en el que se ubi­ca­ban las ofi­ci­nas del dia­rio The New York Ti­mes en Man­hat­tan. Kush­ner ne­gó cual­quier irre­gu­la­ri­dad al res­pec­to, cons­cien­te, eso sí, de que el pa­sa­do y los con­tac­tos de Le­viev si­guen sin de­jar­le en un buen lu­gar.

La com­pa­ñía de in­ver­sión ru­sa Pre­ve­zon Hol­dings, de la que Le­viev es so­cio, tra­tó de usar transac­cio­nes in­mo­bi­lia­rias en Man­hat­tan pa­ra la­var di­ne­ro ne­gro. Cu­rio­sa­men­te, la abo­ga­da que du­ran­te años es­tu­vo re­pre­sen­tan­do a es­ta com­pa­ñía fue Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya, la le­tra­da que se reunió con Do­nald Trump Jr. pa­ra pro­por­cio­nar­le in­for­ma­ción per­ju­di­cial so­bre Hi­llary Clin­ton.

El es­cán­da­lo también gol­peó a Áfri­ca Is­rael In­vest­mets, un hol­ding crea­do por Le­viev de­di­ca­do a la im­por­ta­ción de dia­man­tes des­de el con­ti­nen­te afri­cano y que des­de ha­ce años, se ha vis­to sal­pi­ca­do por con­tro­ver­sias so­bre el con­tra­ban­do de es­te mi­ne­ral. Por si es­to no fue­ra su­fi­cien­te, la for­tu­na del oli­gar­ca se re­par­te hoy en­tre com­pa­ñías ener­gé­ti­cas, tu­rís­ti­cas e in­mo­bi­lia­rias ex­pan­di­das en Ru­sia gra­cias a la ayu­da de Vla­di­mir Pu­tin. Es más, en múl­ti­ples oca­sio­nes Le­viev fue el

con­tac­to en­tre el pre­si­den­te ru­so y po­de­ro­sos po­lí­ti­cos is­rae­líes que po­drían ha­ber­se re­la­cio­na­do también con Ja­red Kush­ner, a te­nor de su tra­di­ción ju­día.

Aco­so in­ten­si­vo a Ses­sions

Mien­tras las pes­qui­sas avan­zan a pa­sos agi­gan­ta­dos, la ten­sión en la Ca­sa Blan­ca se dis­pa­ra sin di­si­mu­lo. Ayer, Trump con­ti­nuó con los ata­ques con­tra su fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, a quien ca­li­fi­có de «muy dé­bil» por no in­ves­ti­gar a Hi­llary Clin­ton, evi­den­cian­do que Ses­sions ca­mi­na so­bre la cuer­da flo­ja. «Lo que va­ya a pa­sar ya se ve­rá. Es­toy pro­fun­da­men­te de­cep­cio­na­do con él», in­sis­tió el pre­si­den­te.

El nue­vo en­vi­te del neo­yor­quino es par­te de una es­tra­te­gia de

aco­so pa­ra que sea su mi­nis­tro el que di­mi­ta. «Pro­ba­ble­men­te», re­co­no­ció el di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción, Ant­hony Sca­ra­muc­ci, tras ser pre­gun­ta­do so­bre si Trump desea­ba su marcha.

El re­le­vo lle­va días dis­cu­tién­do­se en el ala oes­te, don­de ya se pre­pa­ran pa­ra el nue­vo te­rre­mo­to. Los avi­sos co­men­za­ron des­de me­dios tan afi­nes co­mo Breit­bart News, don­de lla­ma­ron a Trump «hi­pó­cri­ta» tras sus ata­ques con­tra el ex­se­na­dor . Al­gu­nas fi­gu­ras de pe­so en el sec­tor ul­tra, co­mo Ste­ve Ban­non (ex­di­rec­tor de Breit­bart), con­si­de­ran a Ses­sions co­mo una es­pe­cie de men­tor en mu­chos sen­ti­dos.

El des­con­ten­to pro­vo­có ade­más un de­ba­te pa­ra­le­lo en el que mu­chos ad­vir­tie­ron que el pre­si­den­te

es­ta­ba vul­ne­ran­do la se­pa­ra­ción de po­de­res, al cri­ti­car a su fis­cal ge­ne­ral por no ha­ber in­ves­ti­ga­do a su ri­val po­lí­ti­ca.

Los ata­ques a Ses­sions se re­pi­tie­ron con­tra el ac­tual lí­der del FBI, An­drew McCa­be, de quien Trump su­gi­rió que no es­tá in­tere­sa­do en pro­fun­di­zar so­bre la ex­can­di­da­ta por­que su mu­jer re­ci­bió di­ne­ro de su cam­pa­ña pa­ra as­pi­rar a un pues­to en la le­gis­la­tu­ra es­ta­tal de Vir­gi­nia. La acu­sa­ción de Trump fue tan es­can­da­lo­sa que de­ce­nas de ana­lis­tas vie­ron en ella otra evi­den­cia de obs­truc­ción a la jus­ti­cia, al­go por lo que el re­pu­bli­cano ya es­tá sien­do mi­ra­do con lu­pa, tras el des­pi­do de Ja­mes Co­mey, ex­lí­der del Bu­ró y de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el Ru­sia­ga­te.

Na­ta­lia Ve­selt­nis­ka­ya es abo­ga­da.

Lev Le­viev se de­di­ca a la ven­ta de dia­man­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.