El hos­pi­tal tam­po­co per­mi­te que Char­lie pue­da mo­rir en su ca­sa

Téc­ni­ca­men­te es in­via­ble, pe­se a que es el de­seo de los pa­dres

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad -

Char­lie Gard no po­drá mo­rir en ca­sa. Era la úl­ti­ma vo­lun­tad de sus pa­dres, que no pu­die­ron sal­var a su hi­jo, en­fer­mo ter­mi­nal, en bús­que­da de un tra­ta­mien­to al­ter­na­ti­vo con el que pu­die­ran con­ven­cer a los jue­ces y a los mé­di­cos del hos­pi­tal de Lon­dres don­de es aten­di­do de que aún era po­si­ble un mi­la­gro. El es­ta­do del be­bé, que cum­pli­ría un año en agos­to, es ya irre­ver­si­ble. Ten­drá que ser des­co­nec­ta­do, aun­que aún no se ha de­ci­di­do cuán­do, pe­ro to­da la ope­ra­ción se ha­rá en el Great Or­mond Street Hos­pi­tal, que se ha ne­ga­do a aten­der el úl­ti­mo de­seo de los pa­dres, ya que el sis­te­ma de ven­ti­la­ción asis­ti­da que re­quie­re el be­bé so­lo pue­de ser fa­ci­li­ta­do en el cen­tro mé­di­co.

Con­nie Ya­tes y Ch­ris Gard ex­pu­sie­ron ayer su nue­va de­man­da an­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Lon­dres. Quie­ren que el ni­ño mue­ra en el ho­gar fa­mi­liar. Así lo dio a co­no­cer el re­pre­sen­tan­te le­gal de la pa­re­ja, Grant Arms­trong, quien ex­pre­só al juez que sus de­fen­di­dos desean «te­ner unos cuan­tos días de tran­qui­li­dad fue­ra del en­torno del hos­pi­tal» con su be­bé y que, por ello, abo­gan por­que «los úl­ti­mos días de Char­lie con cui­da­dos pa­lia­ti­vos se desa­rro­llen en la ca­sa de la fa­mi­lia».

La abo­ga­da que re­pre­sen­ta al hos­pi­tal, Ka­tie Go­llop, ar­gu­men­tó, por su par­te, que el cen­tro lon­di­nen­se cuen­ta con un cen­tro «es­pe­cia­li­za­do en en­fer­mos ter­mi­na­les» que pue­de ofre­cer «la pri­va­ci­dad» ne­ce­sa­ria en esos mo­men­tos. Go­llop ex­pli­có que «Char­lie es un ni­ño que pre­ci­sa de un tra­ta­mien­to al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do y sus cui­da­dos no se pue­den sim­pli­fi­car». «Re­dun­da en el me­jor in­te­rés pa­ra Char­lie, y pa­ra to­do el mun­do, eli­mi­nar el ries­go de que se pro­duz­ca una muer­te pre­ci­pi­ta­da, an­gus­tio­sa o des­or­ga­ni­za­da, pa­ra que pue­da te­ner una muer­te pa­cí­fi­ca y digna», agre­gó. No es tan fá­cil lle­var­lo a ca­sa, don­de los mé­di­cos in­clu­so creen que po­dría mo­rir con el su­fri­mien­to que se le tra­ta de evi­tar des­de el hos­pi­tal.

El juez aun no ha to­ma­do una de­ci­sión, pe­ro da­dos los im­pe­di­men­tos téc­ni­cos es pro­ba­ble que lo de­je mo­rir en el hos­pi­tal.

Char­lie iba a ser des­co­nec­ta­do a fi­na­les de ju­nio, pe­ro se con­ce­dió un apla­za­mien­to a los pa­dres pa­ra que pu­die­ran des­pe­dir­se de él. A co­mien­zos de ju­lio, el hos­pi­tal de Lon­dres anun­ció que el ca­so vol­ve­ría a los tri­bu­na­les pa­ra que se ana­li­za­ran nue­vas evi­den­cias de un po­si­ble tra­ta­mien­to. Pe­ro el da­ño ya era irre­ver­si­ble.

PE­TER NICHOLS

Con­nie Ya­tes, la ma­dre de Char­lie, acu­dió ayer de nue­vo a de­cla­rar an­te el juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.