«Pa­pi­to» ga­na a «Des­pa­ci­to»

Vi­go vi­ve una apo­teó­si­ca no­che con Bo­sé que Luis Fonsi no su­peró

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol -

La ve­te­ra­nía es un gra­do y las es­tre­llas fu­ga­ces se que­man rá­pi­do. Si Luis Fonsi y Mi­guel Bo­sé fue­ran cuer­pos ce­les­tes, el pri­me­ro se­ría un me­teo­ri­to y el se­gun­do, un as­tro. El puer­to­rri­que­ño, a pe­sar de ser la sen­sa­ción del año gra­cias a su can­ción Des­pa­ci­to, no lo te­nía fá­cil ano­che, por­que a unos po­cos ki­ló­me­tros ju­ga­ba uno de los mi­tos del pop his­pano con to­da su ba­te­ría de éxi­tos, los que arras­tra des­de ha­ce 40 años con va­rias ge­ne­ra­cio­nes que le­jos de de­jar­le, se le su­man.

Luis Fonsi lle­va­ba un po­de­ro­so show, de los de mu­chos va­tios, mu­chas lu­ces y mu­cho rit­mo, con cuer­po de bai­le y co­reo­gra­fías de mo­da. Pe­ro es que Mi­guel Bo­sé tam­po­co se que­da­ba atrás en es­to en su gi­ra Es­ta­ré, con un es­pec­tácu­lo vi­sual­men­te atrac­ti­vo, también bai­le y una fre­né­ti­ca ca­den­cia de ala­ri­dos pro­ce­den­tes del pú­bli­co al com­pás de tan­tas can­cio­nes co­mo la gen­te pue­de se­guir, o lo que es lo mis­mo, ca­si to­das: Se­reno, Ne­na, Ai­re

soy, Bam­bú, Aman­te ban­di­do, Mo­rir de amor, Lin­da, Su­per­man, Don Dia­blo, La chu­la...

En una no­che per­fec­ta, ron­dan­do los 20 gra­dos a la fres­ca, tras un día de ca­lor de más de 30, el au­di­to­rio del par­que de Cas­tre­los (el fa­vo­ri­to de los vi­gue­ses pa­ra los con­cier­tos ve­ra­nie­gos) es­ta­ba a re­ven­tar, tan­to las gra­das de ac­ce­so li­bre co­mo la zo­na de pa­go, con en­tra­das ago­ta­das des­de ha­ce días.

A Luis Fonsi tam­po­co le fue mal, me­dio lle­nó el Ife­vi, pe­ro es que ju­ga­ba en peor cam­po, en un es­pa­cio ce­rra­do, re­ca­len­ta­do y con unas en­tra­das que cos­ta­ban (la más ba­ra­ta), cua­tro ve­ces más que las del con­cier­to de Bo­sé. Aún así, en el re­cin­to fe­rial vi­gués mi­les de per­so­nas es­pe­ra­ban dis­fru­tar con su Lo­ve

+ dan­ce tour, crea­do pa­rar arro­par de for­ma efec­ti­va el di­cho­so pe­lo­ta­zo que lo ha subido a los al­ta­res de los su­per­ven­tas. Con me­dia ho­ra de re­tra­so, el puer­to­rri­que­ño em­pe­zó con Tan­to pa­ra na­da y también fue re­ci­bi­do con gri­tos arre­ba­ta­do­res des­de las gra­das, el pal­co VIP y la zo­na más cer­ca­na al es­ce­na­rio aco­ta­da. Arran­ca la mú­si­ca y no hay op­ción a no mo­ver­se. Pe­ro Luis Fonsi tam­po­co es un no­va­to. Su dis­co­gra­fía se re­mon­ta a 1998, a años en los que el re­gue­tón ni si­quie­ra se po­día ima­gi­nar en pe­sa­di­lla al­gu­na. El nue­vo ído­lo la­tino tie­ne te­mas con marcha, pe­ro también mu­cha ba­la­da, mu­cha his­to­ria de amor ro­mán­ti­ca. Y ca­ye­ron, cla­ro, por­que una can­ción no ha­ce un con­cier­to co­mo un par­ti­do no ha­ce una Li­ga. Ca­ye­ron can­cio­nes co­mo Aquí es­toy yo, Ya lo sa­bes, qué quie­res de mí, Co­ra­zón en la ma­le­ta .... y, por su­pues­to, el es­pe­ra­do Des­pa­ci­to, que si fue­ra por sus fans, po­dría re­pe­tir en un bu­cle in­fi­ni­to. Pe­ro no fue así. Se hi­zo es­pe­rar.

M. MORALEJO

Mi­guel Bo­sé aba­rro­tó Cas­tre­los.

M. MORALEJO

Luis Fonsi tu­vo mi­les de fans en el Ife­vi, pe­ro no lle­nó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.