An­tón Rua­no­va nun­ca se rin­de

El atle­ta com­pos­te­lano vuel­ve a com­pe­tir tras estar seis se­ma­nas de ba­ja por cul­pa de una mo­no­nu­cleo­sis

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - NASO CALVO

An­tón Rua­no­va (San­tia­go de Com­pos­te­la, 1986) di­ce que la «vi­da dá se­gun­das opor­tu­ni­da­des», que él siem­pre per­si­guió. Tras aban­do­nar el de­por­te pro­fe­sio­nal, «can­so de ver co­mo me pe­cha­ban as por­tas do meu so­ño», re­gre­só al triatlón «con for­za e moi­ta máis ilu­sión». Una be­ca le per­mi­tió tra­ba­jar y se­guir con su for­ma­ción en Bra­si­lia. En sus ra­tos li­bres em­pe­zó a en­tre­nar­se y a su­pe­rar al­gu­na de sus me­jo­res ca­rre­ras. Ca­si por ca­sua­li­dad, se le brin­dó la opor­tu­ni­dad de cam­biar la na­cio­na­li­dad y com­pe­tir con la ban­de­ra bra­si­le­ña. Así em­pe­zó «un ca­mi­ño sen tra­bas». Bra­sil le abrió sus puer­tas pa­ra con­ti­nuar con su sue­ño, que de­ja­ra apar­ca­do en el 2013. De­bu­tó en el Cam­peo­na­to del Mun­do y pe­leó con los me­jo­res.

Pe­ro, «can­do máis mo­ti­va­do e con­fia­do es­ta­ba, un día co­me­cei a sen­tir for­tes doen­zas mus­cu­la­res. Só pen­sei que es­ta­ba can­so. Lon­xe di­so, as do­res em­peo­ra­ron e sen­tín ca­la­fríos que na ca­lor de Bra­si­lia só po­den sig­ni­fi­car fe­bre». El triatle­ta ga­lle­go em­pe­zó a sen­tir que es­ta­ba to­can­do fon­do, po­co an­tes de la de­fen­sa de su tí­tu­lo de cam­peón de Bra­sil.

Asu­me que al­go no es­tá bien en su or­ga­nis­mo, con do­lo­res de ca­be­za y sin fuer­zas en las pier­nas, que le im­pi­den vol­ver a lo más al­to del po­dio. En­tre la ca­ma y el so­fá, ya sin fie­bre y tras una pe­que­ña, aun­que en­ga­ño­sa, re­cu­pe­ra­ción, des­cu­bre que un vi­rus le cas­ti­ga. Sus ga­nas, su ilu­sión y su con­fian­za no pu­die­ron de­rro­tar a la cru­da reali­dad.

Más de una se­ma­na des­pués de sus pri­me­ros sín­to­mas vi­si­tó al mé­di­co, que con­fir­ma el ca­rác­ter ví­ri­co de la in­fec­ción. Al vi­vir en un país tro­pi­cal, por su ca­be­za al prin­ci­pio pa­san nom­bres de vi­rus ra­ros. Des­can­so, bue­na ali­men­ta­ción, hi­dra­ta­ción y pa­cien­cia. En su pri­me­ra ana­lí­ti­ca, los re­sul­ta­dos ape­nas apor­tan na­da ex­tra­ño, pe­ro su ami­go Zi­gor, el doc­tor Mon­tal­vo, po­ne en el ai­re por pri­me­ra vez la pa­la­bra mo­no­nu­cleo­sis.

Des­cu­brir el nom­bre del vi­rus su­pu­so un ali­vio al po­ner fin a la in­cer­ti­dum­bre y ya re­nun­ciar de­fi­ni­ti­va­men­te a la com­pe­ti­ción, «pois ter que par­ti­ci­par ne­sas ca­rrei­ras era un­ha car­ga que non axu­da­ba á mi­ña re­cu­pe­ra­ción, más ben to­do o con­tra­rio».

Des­pués de vi­vir un au­tén­ti­co cal­va­rio du­ran­te seis se­ma­nas, ya vuel­ve a en­tre­nar con fuer­za y a com­pe­tir con ilu­sión, aun­que sa­be que to­da­vía le que­da «un lon­go per­co­rri­do». En­tien­de que «coa boa saú­de, a boa for­ma che­ga­rá axi­ña e o de­por­te sem­pre ofre­ce no­vas opor­tu­ni­da­des».

De vuel­ta al tra­ba­jo

Aho­ra, en Bra­si­lia, lle­va al­go más de tres se­ma­nas en­tre­nan­do, pe­ro «aín­da a un rit­mo tran­qui­lo e sen pre­sas» pa­ra con­fir­mar con cer­te­za que el cuer­po real­men­te se re­cu­pe­ró del vi­rus. Aca­ba de com­pe­tir en Ma­naos y fue ter­ce­ro. «Sei que es­tou fó­ra de for­ma, pe­ro que­ría pro­bar­me e de al­gun­ha ma­nei­ra dar­me a al­ta e sen­tir que po­do vol­ver a ades­trar for­te co­mo de cos­tu­me», ex­pli­ca el com­pos­te­lano.

En unos días re­gre­sa­rá a Ga­li­cia, pues ape­nas pu­do com­pe­tir has­ta aho­ra. So­lo hi­zo el cam­peo­na­to sud­ame­ri­cano en Uru­guay, en mar­zo, lo­gran­do el bron­ce. Su ob­je­ti­vo es ha­cer un buen fi­nal de tem­po­ra­da. En sep­tiem­bre par­ti­ci­pa­rá en la Co­pa del Mun­do de triatlón de Kar­lovy Vary y de Huel­va y, po­si­ble­men­te, en la gran fi­nal en Ró­ter­dam. En men­te tie­ne, también, el cam­peo­na­to pan­ame­ri­cano y la Co­pa del Mun­do de Sa­li­nas, am­bas prue­bas en Ecua­dor.

Pa­ra po­ner­se en for­ma, tra­ba­ja­rá en­tre Ga­li­cia y Ma­drid, pa­ra a fi­na­les de sep­tiem­bre re­gre­sar a Bra­si­lia. Con el bron­ce del cam­peo­na­to sud­ame­ri­cano con­si­guió for­mar par­te de la se­lec­ción de Bra­sil e iba a ha­cer su es­treno en Ma­drid y Ca­glia­ri, en ju­nio, «pe­ro non pui­do ser po­la mo­no­nu­cleo­ses». Su in­ten­ción a cor­to y me­dio pla­zo se cen­tra en es­ca­lar pues­tos en el rán­king mun­dial, in­ten­tar de­bu­tar en el Cam­peo­na­to del Mun­do y «se­guir ga­ñan­do ex­pe­rien­cia pa­ra lo­go pen­sar na cla­si­fi­ca­ción pa­ra To­quio 2020, que co­me­za­rá a me­dia­dos de 2018». Rua­no­va pre­ten­de si­tuar­se en­tre los 60 me­jo­res del rán­king pa­ra po­der ac­ce­der a to­das las prue­bas mun­dia­les.

«Can­do máis con­fia­do es­ta­ba, un día co­me­cei a sen­tir for­tes doen­zas mus­cu­la­res»

El triatle­ta ga­lle­go An­tón Rua­no­va quie­re par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos con la ban­de­ra de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.