Aler­tan al Con­ce­llo de que los oku­pas ya es­tán to­man­do ca­sas en el cen­tro

Ve­ci­nos de la Ron­da di­cen que hay ries­go de in­cen­dio en el in­mue­ble nú­me­ro 37

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - AN­TÓN CAR­BA­LLO

Los oku­pas van ga­nan­do te­rri­to­rio en la ciu­dad. Es­tán ya en ca­sas de la Ron­da da Mu­ra­lla, se­gún la aler­ta que ya die­ron va­rios ve­ci­nos el con­sis­to­rio, preo­cu­pa­dos por una si­tua­ción que has­ta aho­ra so­lo se es­ta­ba dan­do en zo­nas más ale­ja­das del cen­tro, co­mo es el ca­so de A Mi­la­gro­sa. La úl­ti­ma re­fe­ren­cia de in­mue­bles ocu­pa­dos co­rres­pon­de al nú­me­ro 37 de la ron­da. Se tra­ta de una ca­sa de tres pi­sos que lle­va ya va­rios años ce­rra­da. Al­gu­nas per­so­nas se ins­ta­la­ron en el pri­mer pi­so y pa­re­ce que también son uti­li­za­dos los su­pe­rio­res de ma­ne­ra re­gu­lar.

Un ve­cino pre­sen­tó un es­cri­to en el con­sis­to­rio pa­ra ad­ver­tir a la ins­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal de la si­tua­ción y de los ries­gos que en­tra­ña el aban­dono del edi­fi­cio que, en su par­te pos­te­rior (no vi­si­ble pa­ra los tran­seún­tes) po­see una zo­na ver­de o huer­ta. En el lu­gar no fal­ta quien te­ma que en al­gún mo­men­to se pro­duz­ca un in­cen­dio que pue­de po­ner en se­rio ries­go a los in­mue­bles co­lin­dan­tes.

A ma­yo­res, uno de los re­si­den­tes en la zo­na ad­vir­tió a la ins­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal de que exis­te un al­to ries­go de que el te­ja­do se des­plo­me en al­gún mo­men­to, es­pe­cial­men­te en la épo­ca que lle­guen las llu­vias y los vien­tos. Al pa­re­cer, el in­mue­ble se­ría pro­pie­dad de un cons­truc­tor lu­cen­se.

Ese edi­fi­cio, el 37, cons­ti­tu­ye un con­jun­to, con el 38 y el 39, que pre­sen­ta evi­den­tes de­fi­cien­cias. Es po­si­ble que mu­chos de los pi­sos de los dos si­guien­tes in­mue­bles al ya ocu­pa­do no ten­gan mo­ra­do­res. Uno de ellos es­tá a la ven­ta, se­gún anun­cia el car­tel de una in­mo­bi­lia­ria co­lo­ca­do en una ven­ta­na. En el ba­jo de es­te in­mue­ble es­tu­vo du­ran­te de­ce­nas de años el bar Vi­ve­ro.

Los pro­pie­ta­rios de va­rias ca­sas del cas­co his­tó­ri­co tu­vie­ron que co­lo­car puer­tas me­tá­li­cas en al­gu­nos ca­sos y en otros ce­rrar los ac­ce­sos a los in­mue­bles con hor­mi­gón pa­ra evi­tar la en­tra­da de per­so­nas aje­nas. Re­cla­man más vi­gi­lan­cia po­li­cial, pe­ro en el con­ce­llo ase­gu­ran que no pue­den te­ner po­li­cías lo­ca­les con­tro­lan­do to­dos los lo­ca­les va­cíos que hay re­par­ti­dos en to­da la ciu­dad. La res­pon­sa­bi­li­dad, re­cuer­dan, es de los due­ños.

FO­TOS: CAR­LOS CAS­TRO

También pa­ra pe­rros. La ca­sa ocu­pa­da al la­do de la mu­ra­lla es la pri­me­ra por de­re­cha en la ima­gen gran­de. Los nue­vos in­qui­li­nos también le die­ron te­cho a un pe­rro que, de vez en cuan­do, se aso­ma al bal­cón pa­ra ver el mo­vi­mien­to que hay en la ron­da.

La zo­na más ca­lien­te. El del cen­tro de la ima­gen es uno de los in­mue­bles in­va­di­do en el Ca­mi­ño Real, en la zo­na oku­pa más ca­lien­te de­la ciu­dad. Es un au­tén­ti­co es­ter­co­le­ro. Pa­san­do por de­lan­te de la puer­ta se no­ta un olor pes­ti­len­te, po­si­ble­men­te de­bi­do a la ba­su­ra acu­mu­la­da en el in­te­rior du­ran­te años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.