Ma­riano Ra­joy: «Mis res­pon­sa­bi­li­da­des eran po­lí­ti­cas, no con­ta­bles»

Ase­gu­ra que ni hu­bo fi­nan­cia­ción ile­gal del PP ni él co­bró so­bre­suel­dos So­bre su SMS a Bár­ce­nas: «Ha­cer lo que po­de­mos es no ha­cer na­da» Sán­chez pi­de su di­mi­sión, pe­ro elu­de la cen­su­ra que re­cla­ma Igle­sias

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - GONZALO BAREÑO

«Ja­más me he ocu­pa­do de asun­tos eco­nó­mi­cos en el par­ti­do». Afe­rra­do una y otra vez a ese ar­gu­men­to, el presidente del Gobierno, Ma­riano Ra­joy, sa­lió ayer in­dem­ne del in­te­rro­ga­to­rio al que fue so­me­ti­do en el jui­cio del ca­so Gür­tel, que in­ves­ti­ga una su­pues­ta tra­ma de co­rrup­ción en el PP, en el que fue lla­ma­do a de­cla­rar co­mo tes­ti­go. Fren­te a la in­sis­ten­cia de la acu­sa­ción po­pu­lar y de las de­fen­sas de al­gu­nos acu­sa­dos en pre­gun­tar­le por la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción irre­gu­lar y por la exis­ten­cia de una ca­ja B en el PP, in­sis­tió en que sus fun­cio­nes en el par­ti­do han si­do siem­pre po­lí­ti­cas, in­clu­so en los pe­río­dos en los que fue di­rec­tor de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. «Hay una se­pa­ra­ción ní­ti­da y cla­ra de la par­te po­lí­ti­ca y la eco­nó­mi­ca», ase­gu­ró so­bre el re­par­to de pa­pe­les en el PP. Y de to­do lo que tu­vie­ra que ver con las fi­nan­zas res­pon­sa­bi­li­zó al ex­te­so­re­ro Ál­va­ro La­puer­ta y al ex­ge­ren­te y ex te­so­re­ro Luis Bár­ce­nas.

«Son ab­so­lu­ta­men­te fal­sos»

Ra­joy se mos­tró, sin em­bar­go, con­tun­den­te en mu­chas de sus res­pues­tas, tra­tan­do de evi­tar la ima­gen de que se es­ca­bu­llía de los asun­tos más po­lé­mi­cos. «Ja­más», res­pon­dió cuan­do se le pre­gun­tó si ha­bía co­bra­do so­bre­suel­dos en di­ne­ro ne­gro, tal y co­mo re­fle­jan los pa­pe­les del ex­te­so­re­ro Luis Bár­ce­nas. «Son ab­so­lu­ta­men­te fal­sos», di­jo so­bre esos apun­tes. «Co­brá­ba­mos un suel­do de dipu­tado y bas­tan­tes per­so­nas te­nían un com­ple­men­to que abo­na­ba el par­ti­do y que se de­cla­ra­ba a Ha­cien­da», ex­pli­có. Y, cuan­do se le in­qui­rió so­bre si si­guió co­bran­do esos so­bre­suel­dos cuan­do en­tró en el Gobierno, in­sis­tió de nue­vo, de­mos­tran­do te­ner bien es­tu­dia­da la res­pues­ta: «Ja­más, ha­bría si­do ile­gal».

In­quie­to por mo­men­tos, dis­ten­di­do en otros y has­ta bro­mis­ta en al­gún pa­sa­je, du­ran­te cer­ca de dos ho­ras Ra­joy res­pon­dió con tran­qui­li­dad a las pre­gun­tas, aun­que en­ca­rán­do­se en oca­sio­nes con los abo­ga­dos, en es­pe­cial con el de la acu­sa­ción po­pu­lar ejer­ci­da por Ada­de, Ma­riano Be­ní­tez de Lu­go, res­pon­sa­ble de que fue­ra lla­ma­do co­mo tes­ti­go. «No sé si se ha equi­vo­ca­do us­ted de tes­ti­go», le di­jo en un mo­men­to, lo que le va­lió una lla­ma­da al or­den del presidente de la sa­la, Án­gel Hur­ta­do, quien tam­bién fre­nó en se­co has­ta 23 pre­gun­tas por con­si­de­rar­las im­pro­ce­den­tes. «No pa­re­ce un ra­zo­na­mien­to muy bri­llan­te», le es­pe­tó en otra oca­sión al abo­ga­do cuan­do es­te le pre­gun­tó que si ne­gar ha­ber re­ci­bi­do di­ne­ro en B im­pli­ca que no ha­bía re­ci­bi­do so­bres.

Ra­joy ad­mi­tió que en el 2004 el en­ton­ces te­so­re­ro Ál­va­ro La­puer­ta le co­mu­ni­có que al­gu­nos pro­vee­do­res del PP, en re­fe­ren­cia al gru­po de Fran­cis­co Co­rrea, uti­li­za­ban el nom­bre del PP pa­ra ha­cer ne­go­cios. Ante eso, or­de­nó que se de­ja­ra de con­tra­tar con ellos. Y, cuan­do se le pre­gun­tó por qué no de­nun­ció esos he­chos, ex­pli­có que pre­gun­tó a La­puer­ta si ha­bía al­go ile­gal y es­te le con­tes­tó que, aun­que no te­nía prue­bas, no le gus­ta­ba lo que veía. Y en otra reunión an­te­rior, en la que es­ta­ba tam­bién Es­pe­ran­za Agui­rre, La­puer­ta le tras­la­dó sus sos­pe­chas so­bre la ven­ta de unas par­ce­las en los mu­ni­ci­pios de Ma­ja­dahon­da y Ar­gan­da del Rey. Se­gún Ra­joy, se li­mi­tó a or­de­nar a Agui­rre que lo so­lu­cio­na­ra.

SMS: «No hi­ci­mos na­da»

En el úni­co mo­men­to en el que Ra­joy pa­re­ció aco­rra­la­do fue cuan­do se le pre­gun­tó por los men­sa­jes que se cru­zó con Luis Bár­ce­nas cuan­do ya era pú­bli­co que te­nía una cuen­ta en Sui­za, en los que le pe­día que fue­ra «fuer­te» y le co­mu­ni­ca­ba: «Ha­ce­mos lo que po­de­mos, ma­ña­na te lla­mo». No su­po ex­pli­car a qué se re­fe­ría. «No tie­nen sig­ni­fi­ca­do nin­guno», di­jo. Y, cuan­do se le re­pre­gun­tó si «ha­ce­mos lo que po­de­mos» es «no ha­cer na­da», se­ña­ló que, en efec­to, no hi­zo na­da. «Has­ta el pun­to de que no lo lla­mé», pre­ci­só. Re­co­no­ció tam­bién que se reunió con Bár­ce­nas cuan­do es­te ya es­ta­ba sien­do in­ves­ti­ga­do, y que ac­ce­dió a que si­guie­ra dis­po­nien­do de co­che ofi­cial y des­pa­cho en Gé­no­va. «Nos pa­re­ció ra­zo­na­ble», di­jo. En nin­gún mo­men­to car­gó con­tra Bár­ce­nas, so­bre el que di­jo no ha­ber te­ni­do que­ja cuan­do tra­ba­ja­ba pa­ra el par­ti­do. Y lla­mó la aten­ción que el abo­ga­do del ex­te­so­re­ro tra­ta­ra de im­pe­dir reite­ra­da­men­te que a Ra­joy se le pre­gun­ta­ra por la ca­ja B del PP y que re­nun­cia­ra a for­mu­lar­le pre­gun­tas.

Ten­sión. Ra­joy de­cla­ró sen­ta­do a la de­re­cha del tri­bu­nal, una po­si­ción que pro­vo­có la primera pro­tes­ta del abo­ga­do de la acu­sa­ción, por con­si­de­rar­la un pri­vi­le­gio. Fue la an­te­sa­la de un in­te­rro­ga­to­rio que Ra­joy co­men­zó en ten­sión. Po­co a po­co, el lí­der del PP se fue re­la­jan­do, has­ta aca­bar lan­zan­do va­rias pu­llas al le­tra­do Be­ní­tez de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.