Nue­vo en­fren­ta­mien­to co­mer­cial en­tre EE.UU. y la UE por las san­cio­nes a Ru­sia

Ve inacep­ta­ble que Was­hing­ton pon­ga en ries­go la industria y la ener­gía eu­ro­peos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - CRISTINA PORTEIRO

¿Gue­rra po­lí­ti­ca con Ru­sia o gue­rra co­mer­cial con la UE? El vis­to bueno que dio el mar­tes el Con­gre­so de EE.UU. al pro­yec­to que ex­tien­de las san­cio­nes a Ru­sia ha pues­to en pie de gue­rra a la Unión. Bruselas, Pa­rís y Ber­lín se pre­gun­tan al uní­sono si la in­ten­ción de Was­hing­ton es cas­ti­gar la su­pues­ta in­je­ren­cia de Mos­cú en las pa­sa­das elec­cio­nes, la in­va­sión ru­sa de Cri­mea y la vio­len­cia en el es­te de Ucra­nia o si es­con­de un in­te­rés más os­cu­ro: per­ju­di­car a la industria eu­ro­pea y ha­cer al blo­que más de­pen­dien­te.

Bruselas no es­con­dió ayer su dis­gus­to por una me­di­da que pue­de res­trin­gir el ac­ce­so de em­pre­sas ener­gé­ti­cas co­mo las ale­ma­nas Win­ters­hall y Uni­per, la au­tria­ca OMV, la ho­lan­de­sa Shell y la fran­ce­sa En­gie a los con­tra­tos pú­bli­cos y fi­nan­cia­ción ban­ca­ria en Es­ta­dos Uni­dos. «El Ame­ri­ca first no pue­de sig­ni­fi­car que los in­tere­ses eu­ro­peos que­den de úl­ti­mos», se que­jó el presidente de la Co­mi­sión, Jean Clau­de Junc­ker, des­pués de ame­na­zar a EE.UU. con re­pre­sa­lias: «Si nues­tras preo­cu­pa­cio­nes no son te­ni­das su­fi­cien­te­men­te en cuen­ta, es­ta­mos lis­tos pa­ra ac­tuar de ma­ne­ra apro­pia­da en cues­tión de días», des­li­zó.

Junc­ker re­cor­dó a Was­hing­ton que el pro­yec­to de ley, que de­be­rá ser apro­ba­do por el Se­na­do an­tes de so­me­ter­se a vo­ta­ción de­fi­ni­ti­va a me­dia­dos de agos­to, «po­dría te­ner efec­tos uni­la­te­ra­les no in­ten­cio­na­dos so­bre los in­tere­ses pa­ra la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca de la UE». Al­go que que­dó de re­lie­ve con la ai­ra­da reac­ción de las au­to­ri­da­des ale­ma­nas, que es­pe­ran la cul­mi­na­ción del ga­so­duc- to Nor­dS­tream II, gra­cias al cual Ru­sia bom­bea­rá gas por sus tu­be­rías atra­ve­san­do el Bál­ti­co.

«Las san­cio­nes no pue­den ser un ins­tru­men­to de la po­lí­ti­ca in­dus­trial en be­ne­fi­cio de EE.UU.», pro­tes­tó el por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, Mar­tin Schä­fer, quien sí ce­le­bró que ha­yan que­da­do fue­ra del de­do in­qui­si­dor de Was­hing­ton aque­llos ga­so­duc­tos que ten­gan su ori­gen fue­ra de Ru­sia, co­mo los que in­yec­tan gas des­de los paí­ses cen­troa­siá­ti­cos, y que se ha­ya in­clui­do la obli­ga­ción de con­sul­tar con la con­tra­par­te eu­ro­pea. «Re­cha­za­mos las san­cio­nes con re­per­cu­sio­nes ex­tra­te­rri­to­ria­les, en ter­ce­ros paí­ses», se­ña­ló la vi­ce­por­ta­voz de la can­ci­lle­ría, Ul­ri­ke Dem­mer.

La UE in­sis­te en que es­tá com­pro­me­ti­da «de lleno» con las ac­tua­les san­cio­nes al ré­gi­men ru­so, pe­ro re­pro­cha a la Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na to­mar es­tas de­ci­sio­nes de for­ma uni­la­te­ral y de es­pal­das al G 7. La di­plo­ma­cia eu­ro­pea si­gue tra­ba­jan­do a des­ta­jo pa­ra bus­car so­lu­ción a es­te nue­vo al­ter­ca­do. Po­co po­drá ha­cer el presidente Trump. Aun­que de­ci­da sus­pen­der las san­cio­nes, el Con­gre­so ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra. En Was­hing­ton se cree que las san­cio­nes tie­nen por fin mos­trar fir­me­za ha­cia Mos­cú tras su in­je­ren­cia en las pre­si­den­cia­les.

Ru­sia no se man­tu­vo aje­na a la po­lé­mi­ca. El Krem­lin ade­lan­tó ayer que no se que­da­rán de bra­zos cru­za­dos y que res­pon­de­rán a la ofen­si­va nor­te­ame­ri­ca­na: «Es­tos ac­tos se­rán res­pon­di­dos», ase­gu­ró el vi­ce­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Ser­guéi Riab­kov, quien acu­só a los pro­mo­to­res de es­ta ini­cia­ti­va de dar «un pa­so muy gra­ve ha­cia la des­truc­ción de las pers­pec­ti­vas de nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes con Ru­sia».

ERIC VIDAL REUTERS

Junc­ker pal­mea al vi­ce­pre­si­den­te Fran Tim­mer­mans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.