Ra­joy su­pera el ries­go de ines­ta­bi­li­dad

So­lo un gra­ve error en su tes­ti­mo­nio ha­bría com­pro­me­ti­do su con­ti­nui­dad al fren­te del Gobierno

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - GONZALO BAREÑO

Más allá del evi­den­te da­ño a su ima­gen que im­pli­ca el que se le vie­ra sien­do in­te­rro­ga­do en un jui­cio por un ca­so de pre­sun­ta co­rrup­ción en el PP, Ma­riano Ra­joy no co­me­tió nin­gún fa­llo re­le­van­te en su declaración ni apor­tó no­ve­dad al­gu­na a los he­chos ya co­no­ci­dos. Y tam­po­co los abo­ga­dos y la fis­cal que le pre­gun­ta­ron fue­ron ca­pa­ces de ha­cer­le caer en al­gu­na con­tra­dic­ción o en una men­ti­ra ma­ni­fies­ta, lo que, apar­te de cons­ti­tuir un de­li­to, ha­bría com­pro­me­ti­do irre­me­dia­ble­men­te su con­ti­nui­dad co­mo presidente del Gobierno. Des­de ese pun­to de vis­ta, en el PP es­tán sa­tis­fe­chos con la declaración de Ra­joy y con­ven­ci­dos de que, pa­sa­do el que sin du­da ha si­do el tran­ce más com­pro­me­ti­do pa­ra él des­de que lle­gó a la pre­si­den­cia del Gobierno, el asun­to no tie­ne más re­co­rri­do y es­ta­rá po­lí­ti­ca­men­te su­pe­ra­do a la vuel­ta del ve­rano.

Pe­ro no es esa la idea de la opo­si­ción, que es­tá dis­pues­ta a que la his­tó­ri­ca de­ci­sión de lla­mar a de­cla­rar en un jui­cio por co­rrup­ción a un presidente del Gobierno en ejer­ci­cio ten­ga consecuencias po­lí­ti­cas. Aun­que son cons­cien­tes de que la lle­ga­da del mes de agos­to ha­rá di­fí­cil man­te­ner la ten­sión in­for­ma­ti­va so­bre el tes­ti­mo­nio de Ra­joy, PSOE y Po­de­mos van a ri­va­li­zar en con­tun­den­cia a la ho­ra de exi­gir que el lí­der del PP asu­ma res­pon­sa­bi­li­da­des. Pe­ro, aun­que Po­de­mos le pre­sio­na­rá pa­ra que lo ha­ga, se­rá muy di­fí­cil que el so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez dé el pa­so de pre­sen­tar una mo­ción de cen­su­ra con­tra Ra­joy. En pri­mer lu­gar, por­que pa­ra sa­car­la ade­lan­te ne­ce­si­ta­ría el apo­yo de fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas, in­clui­da Bil­du. Y, se­gun­do, por­que tam­po­co se fía de que Pa­blo Igle­sias le em­pu­je a dar ese pa­so con la in­ten­ción de plan­tear­le lue­go exi­gen­cias inasu­mi­bles pa­ra dar­le su res­pal­do y de­jar­lo en mi­no­ría.

Ra­joy tie­ne cla­ro que el lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, no es­tá dis­pues­to en nin­gún ca­so a apo­yar una mo­ción de cen­su­ra en la que par­ti­ci­pe Po­de­mos, por lo que no ve en pe­li­gro su pre­si­den­cia. Aun­que el par­ti­do na­ran­ja tra­tó ayer de mar­car dis­tan­cias con Ra­joy afir­man­do que si el lí­der del PP hu­bie­ra re­nun­cia­do a la pre­si­den­cia del Gobierno y re­ge­ne­ra­do a su par­ti­do no se ha­bría cau­sa­do el da­ño al país que im­pli­ca ver a un je­fe del Eje­cu­ti­vo en el ban­qui­llo de un jui­cio, los ges­tos de Ciu­da­da­nos no van a pa­sar de ese pun­to. So­lo si Ra­joy hu­bie­ra co­me­ti­do un fa­llo gra­ve en su declaración o si hu­bie­ra caí­do en con­tra­dic­cio­nes, se ha­bría plan­tea­do Ri­ve­ra la exi­gen­cia de que aban­do­na­ra su car­go pa­ra ser sus­ti­tui­do por otro di­ri­gen­te de su par­ti­do si el PP pre­ten­de se­guir con­tan­do con su apo­yo.

Te­ma amor­ti­za­do

El je­fe del Eje­cu­ti­vo da por tan­to por amor­ti­za­da su declaración ante los tri­bu­na­les, sin per­jui­cio de que en el futuro pue­da ser lla­ma­do co­mo tes­ti­go en otros de los jui­cios pen­dien­tes del ca­so Gür­tel. El ob­je­ti­vo in­me­dia­to del presidente es en­te­rrar lo ocu­rri­do con una rue­da de pren­sa en la que tra­ta­rá de mos­trar tran­qui­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Y, a me­dio pla­zo, re­edi­tar la ma­yo­ría pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos del 2018, lo que apun­ta­la­ría el men­sa­je de su es­ta­bi­li­dad en el Gobierno pa­ra el res­to de la le­gis­la­tu­ra.

EFE

Gar­cía-Es­cu­de­ro de­vol­vió un re­loj a Co­rrea. Tras Ra­joy, de­cla­ró el presidente del Se­na­do, Pío Gar­cía-Es­cu­de­ro, que pre­si­dió el PP de Madrid de 1993 al 2004. Re­co­no­ció que re­ci­bió un re­loj co­mo re­ga­lo de Co­rrea, pe­ro lo de­vol­vió de in­me­dia­to. No lo hi­zo con un mó­vil que le dio Ál­va­ro Pé­rez en una cam­pa­ña por­que el su­yo se le ha­bía es­tro­pea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.