Sán­chez pi­de la di­mi­sión de Ra­joy, pe­ro ob­via la cen­su­ra que re­cla­ma Igle­sias

To­da la opo­si­ción coin­ci­de en ca­li­fi­car de in­creí­ble la declaración del presidente

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - P. HERAS, A. AZPIROZ

Pe­dro Sán­chez te­nía pen­sa­do pe­dir la di­mi­sión de Ma­riano Ra­joy an­tes in­clu­so de oír su declaración ante la Au­dien­cia Na­cio­nal. Pro­me­tió que se­ría su primera ac­ción co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE du­ran­te su cam­pa­ña de las primarias, pe­ro lle­ga­do el mo­men­to to­mó la de­ci­sión de guar­dar­se la car­ta has­ta en­con­trar la per­cha ade­cua­da. Y ayer, se­gún su dis­cur­so «un día ne­gro pa­ra la his­to­ria de nues­tra de­mo­cra­cia», en­con­tró la oca­sión. «No pue­de ne­gar­nos nues­tro de­re­cho a ser me­jo­res, a más ejem­pla­ri­dad pú­bli­ca, por­que la ejem­pla­ri­dad es la úni­ca for­ma de buen gobierno, y con us­ted al fren­te, no es­tá al al­can­ce», di­jo en una declaración leí­da en la se­de de su par­ti­do.

En los do­ce mi­nu­tos que du­ró su men­sa­je, y tras el que tan so­lo con­sin­tió una pre­gun­ta, el lí­der de la opo­si­ción ape­ló más a la emo­ción y los sen­ti­mien­tos pro­vo­ca­dos por el he­cho de ver al je­fe del Eje­cu­ti­vo tes­ti­fi­car so­bre la fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de su par­ti­do que a cues­tio­nes pro­ba­das o des­ve­la­das en el jui­cio de la Gür­tel. «¿Qué ejem­plo es­tá dan­do el ac­tual presidente del Gobierno a nues­tros hi­jos e hi­jas? ¿Qué sen­ti­rán los pa­dres y abue­los de esa ju­ven­tud, aque­llos que lu­cha­ron tan­to por nues­tra de­mo­cra­cia? Ellos sa­ben que la co­rrup­ción no sa­le gra­tis», lle­gó a de­cir. «Por dig­ni­dad, y no por la su­ya, sino por la de nues­tra de­mo­cra­cia, le exi­gi­mos des­de el PSOE que di­mi­ta», in­sis­tió.

A di­fe­ren­cia de Pa­blo Igle­sias, el lí­der del PSOE, acom­pa­ña­do de par­te de su eje­cu­ti­va, no di­jo na­da de pre­sen­tar una mo­ción de cen­su­ra ni de exi­gir la com­pa­re­cen­cia del lí­der del PP ante el pleno del Con­gre­so. Es más, en esa úni­ca pre­gun­ta que con­tes­tó, elu­dió se­cun­dar­lo. «El PSOE de­fien­de sus es­tra­te­gias co­mo lí­der de la opo­si­ción», di­jo de­ján­do­lo to­do en el ai­re.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos, que ha­bía com­pa­re­ci­do unos mi­nu­tos an­tes en la Cá­ma­ra ba­ja, se ha­bía mos­tra­do ta­jan­te. «Ra­joy no va a di­mi­tir so­lo por pe­dír­se­lo o por re­pro­bar a sus mi­nis­tros», ad­vir­tió. Por eso reite­ró su idea de uti­li­zar los me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra de­rri­bar al presidente del Gobierno y si­tuar a Sán­chez en su lu­gar. El pro­ble­ma es que los so­cia­lis­tas des­car­tan un Eje­cu­ti­vo que des­can­se en Po­de­mos y los in­de­pen­den­tis­tas. La úni­ca op­ción que con­tem­plan es una alian­za que su­me al par­ti­do mo­ra­do y Ciu­da­da­nos, y eso es al­go que tan­to Igle­sias co­mo Al­bert Ri­ve­ra dan por im­po­si­ble.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE hi­zo aun así una su­til ape­la­ción a la for­ma­ción de cen­tro li­be­ral, des­ti­na­da a to­car la fi­bra sen­si­ble de quien se pre­sen­ta co­mo aban­de­ra­do de la re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. «El mun­do y Eu­ro­pa ob­ser­van hoy a Es­pa­ña y en par­ti­cu­lar —sub­ra­yó— a los dos par­ti­dos que sus­ten­tan al Gobierno ac­tual, el PP y Ciu­da­da­nos».

Pe­ro no hu­bo na­da más que ha­ga pen­sar en que aten­de­rá la re­cla­ma­ción de Igle­sias. Es­te tam­bién pi­dió el apo­yo de los so­cia­lis­tas pa­ra for­zar la com­pa­re­cen­cia del je­fe del Eje­cu­ti­vo en un pleno ex­tra­or­di­na­rio, con la idea de ha­cer­le pa­sar de nue­vo por el tra­go de res­pon­der a las pre­gun­tas so­bre Gür­tel, pe­ro ante los dipu­tados de la opo­si­ción y sin un presidente de un tri­bu­nal que de­ci­da qué pre­gun­tas son o no per­ti­nen­tes.

Al­bert Ri­ve­ra fue el úni­co de los lí­de­res po­lí­ti­cos que no opi­nó so­bre la declaración de Ra­joy, ta­rea que de­jó en ma­nos de los se­gun­dos es­pa­das del par­ti­do. Los en­car­ga­dos de com­pa­re­cer no fue­ron be­ne­vo­len­tes con Ma­riano Ra­joy. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, pu­so en du­da que un di­rec­tor de cam­pa­ña, car­go que desem­pe­ñó Ra­joy en el PP du­ran­te par­te de la eta­pa que se juz­ga, no ten­ga co­no­ci­mien­to «al me­nos de los gran­des nú­me­ros del pre­su­pues­to con el que cuen­ta». Apun­tó que tal vez Ra­joy ten­ga que vol­ver a pa­sar por los juz­ga­dos en otras pie­zas so­bre co­rrup­ción y se pre­gun­tó en qué con­di­ción se­ría, con lo que Vi­lle­gas de­jó en el ai­re una po­si­ble impu­tación.

EFE

Sán­chez ca­li­fi­có la declaración de Ra­joy de un «día ne­gro pa­ra la de­mo­cra­cia» e Igle­sias cree el presidente so­lo se irá si lo echan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.