Eu­fo­ria en el PP y crí­ti­cas al tono po­lí­ti­co del in­te­rro­ga­to­rio

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - R. G.

Si el presidente del Gobierno es­ta­ba fe­liz tras su declaración, el PP es­ta­ba en el si­guien­te es­ca­lón. Los di­ri­gen­tes del par­ti­do re­so­pla­ron al ter­mi­nar el in­te­rro­ga­to­rio por­que su lí­der ha­bía sol­ven­ta­do el tran­ce más di­fí­cil de su man­da­to sin co­me­ter, a su en­ten­der, nin­gún error. «Aho­ra, a go­ber­nar», co­men­tó la vi­ce­pre­si­den­ta en la Mon­cloa.

En los des­pa­chos de la ca­lle Gé­no­va se fe­li­ci­ta­ban por­que su je­fe hu­bie­ra si­do «un fron­tón» ante las pre­gun­tas «so­cia­lis­tas» del le­tra­do de Ada­de. Fue muy fes­te­ja­da su res­pues­ta de «res­pon­do a la ga­lle­ga, por­que no voy a res­pon­der a la rio­ja­na» ante las que­jas por al­gu­na con­tes­ta­ción del abo­ga­do de la acu­sa­ción po­pu­lar. En de­fi­ni­ti­va, to­do eran bue­nas ca­ras don­de unos días an­tes la preo­cu­pa­ción se di­bu­ja­ba en los ros­tros.

El coor­di­na­dor y nú­me­ro tres del par­ti­do, Mar­tí­nez Maí­llo, pa­só al con­tra­ata­que y se­ña­ló que la vis­ta le ha­bía pa­re­ci­do «un Par­la­men­to con to­gas», con una cla­ra in­ten­ción de la acu­sa­ción de lle­var «la po­lí­ti­ca a se­de ju­di­cial». Pa­ra Mai­llo, to­do se re­su­me en «la ins­tru­men­ta­li­za­ción» que ha bus­ca­do el PSOE pa­ra con­se­guir por vía ju­di­cial lo que no lo­gra en las ur­nas.

Si en el PP es­ta­ban exul­tan­tes, en la Mon­cloa tam­bién, y al igual que en el par­ti­do, pu­sie­ron en el pun­to de mi­ra a los so­cia­lis­tas. La vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, ade­más de elo­giar el tes­ti­mo­nio «se­reno» del presidente, re­cla­mó al lí­der de la opo­si­ción que ha­ga «po­lí­ti­ca» en vez de fiar la de­rro­ta de Ra­joy a lo que re­suel­van los tri­bu­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.