La am­ne­sia del presidente

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO SALGADO

Ma­riano Ra­joy pa­de­ce un tras­torno de la me­mo­ria. Al­gún gra­do de am­ne­sia más o me­nos se­ve­ra. Lo di­go en su de­fen­sa, por­que to­dos —me lo so­pla un ex­per­to— te­ne­mos, en ma­yor o me­nor me­di­da, me­mo­ria se­lec­ti­va: re­cor­da­mos lo gra­to y arrin­co­na­mos en el des­ván del ol­vi­do las cor­na­das de la vi­da. «Mi me­mo­ria es mag­ní­fi­ca pa­ra ol­vi­dar», de­cía Ro­bert Louis Ste­ven­son. Y así va­mos ti­ran­do, arras­tran­do esa dis­fun­ción del en­cé­fa­lo que nos im­po­ne el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia.

Hay co­sas que Ma­riano Ra­joy re­cuer­da «per­fec­ta­men­te» y otras —si co­no­cía o no a Fran­cis­co Co­rrea, por ejem­plo— que no pue­de «afir­mar con to­tal ni­ti­dez». Lo mis­mo nos ocu­rre a us­ted y a mí, ami­go lec­tor. Pre­su­mo que el presidente no fin­ge su am­ne­sia, por­que de lo con­tra­rio pe­ca­ría con­tra el oc­ta­vo man­da­mien­to e in­cu­rri­ría en el de­li­to des­cri­to en el ar­tícu­lo 458 del Có­di­go Pe­nal: «El tes­ti­go que fal­ta­re a la ver­dad en su tes­ti­mo­nio en cau­sa ju­di­cial se­rá cas­ti­ga­do con pe­nas de pri­sión».

El presidente pre­sen­ta sín­to­mas de am­ne­sia re­tró­gra­da, con­cep­to clí­ni­co que na­da tie­ne que ver con su idea­rio po­lí­ti­co: sig­ni­fi­ca sim­ple­men­te que las ex­pe­rien­cias desecha­das su­ce­die­ron an­tes de que se desa­rro­lla­ra el tras­torno. Am­ne­sia par­cial y pro­ba­ble­men­te pos­trau­má­ti­ca. No pro­du­ci­da por un gol­pe o trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co, sino por una fuer­te con­mo­ción men­tal, ante la cual el or­ga­nis­mo reac­cio­na es­pon­tá­nea­men­te con la con­sa­bi­da te­ra­pia: bo­rra se­lec­ti­va­men­te de­ter­mi­na­dos ar­chi­vos de la me­mo­ria, al igual que el PP des­tru­yó a mar­ti­lla­zos el dis­co du­ro de los or­de­na­do­res de Gé­no­va.

Así pues, ex­cul­pe­mos al ciu­da­dano Ra­joy. So­lo es un tes­ti­go. Pa­sa­ba ca­sual­men­te por allí, ab­sor­to en sus es­tra­te­gias po­lí­ti­cas y ajeno a la in­ten­den­cia, pe­ro no sos­pe­chó de los em­bo­za­dos que per­pe­tra­ban el des­fal­co. Nun­ca su­po de la exis­ten­cia de una ca­ja b, ni de los te­je­ma­ne­jes de sus te­so­re­ros, ni de so­bre­suel­dos en el PP. «Iba a Gé­no­va y veía que ha­bía obras», con­fe­só con en­ter­ne­ce­do­ra inocen­cia. Vino des­pués la pren­sa ca­rro­ñe­ra, des­ta­pó las an­dan­zas sui­zas de Bár­ce­nas y del im­pac­to so­bre­vino la am­ne­sia. El fal­so tes­ti­mo­nio sí, pe­ro la des­me­mo­ria no la cas­ti­ga el Có­di­go Pe­nal.

Ex­cul­pa­mos al ciu­da­dano Ra­joy, por inocen­te o por fal­ta de prue­bas, pe­ro per­sis­ten las du­das so­bre el presidente Ra­joy. ¿Es­tá en con­di­cio­nes de go­ber­nar­nos al­guien que, ade­más de am­né­si­co, «ja­más» se ocu­pó de los asun­tos eco­nó­mi­cos de su par­ti­do y apro­ba­ba las cuen­tas sin de­ba­te y sin echar­les un vis­ta­zo? ¿Ha­rá lo mis­mo en la Mon­cloa? ¿Es­ta­rán los di­ne­ros del país, nues­tras vi­das y ha­cien­das, en ma­nos de sus te­so­re­ros?

Peor que la ne­gli­gen­cia es la fi­lo­so­fía que la ins­pi­ra. Peor que el SMS a Bár­ce­nas —«Luis, na­da es fá­cil, pe­ro ha­ce­mos lo que po­de­mos»— es la sor­pren­den­te ex­pli­ca­ción del men­sa­je: «‘Ha­ce­mos lo que po­de­mos’ sig­ni­fi­ca que no hi­ci­mos na­da». Aplí­que­le us­ted es­ta in­ter­pre­ta­ción a los asun­tos que nos preo­cu­pan —Ca­ta­lu­ña o el des­em­pleo, el futuro de los hi­jos o las pen­sio­nes de los abue­los— y dí­ga­me: ¿Hay o no hay mo­ti­vo de alar­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.