Ra­joy, en­tre la inocen­cia y el pa­re­dón

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNE­GA

Ajui­cio (nun­ca me­jor di­cho) de Pe­dro Sán­chez, Ma­riano Ra­joy de­be­ría ha­ber di­mi­ti­do ayer mis­mo. Y ade­más, por la ma­ña­na, sin es­pe­rar a la tar­de. En cam­bio, se­gún el tra­di­cio­nal­men­te pon­de­ra­do cri­te­rio de Pa­blo Igle­sias, a Ma­riano Ra­joy no hay que pe­dir­le que di­mi­ta, hay que echar­lo. A él y a to­do su par­ti­do, esa pan­da de co­rrup­tos que con­ta­mi­nan las ins­ti­tu­cio­nes. Que se­pa­mos, na­die ha pe­di­do to­da­vía la gui­llo­ti­na, ni la hor­ca, ni el ga­rro­te vil pa­ra el presidente, pe­ro tam­po­co hay que per­der la es­pe­ran­za: co­mo la du­re­za de la pe­na de­pen­de del úl­ti­mo que ha­ble, qui­zá sea cues­tión de es­pe­rar unas ho­ras.

Es­ta es la «justicia po­lí­ti­ca» de que ha­blá­ba­mos aquí ha­ce dos días: in­fi­ni­ta­men­te más du­ra que la Justicia de los jue­ces. Me es­toy pre­gun­tan­do qué ha cam­bia­do des­pués de la declaración pa­ra esa con­tun­den­cia en las po­si­cio­nes de la iz­quier­da, y no aca­bo de ver la no­ve­dad. Ju­rí­di­ca­men­te, Ra­joy sa­lió vi­vo de los in­te­rro­ga­to­rios, se­gún re­co­no­cen la ma­yo­ría de los cro­nis­tas. Y po­lí­ti­ca­men­te sal­vó la si­tua­ción sin más es­fuer­zo que el de no con­tra­de­cir lo que pre­via­men­te ha­bía di­cho en rue­das de pren­sa. Se pue­de creer más o me­nos (yo no creo na­da) que no hu­bie­ra oí­do ni ru­mo­res so­bre las an­dan­zas de Bár­ce­nas y Co­rrea en los des­pa­chos de Gé­no­va. Se pue­de des­con­fiar más o me­nos (yo des­con­fío to­do) de que no sa­bía na­da de pa­gos ni de fi­nan­cia­ción de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les que él di­ri­gió. Pe­ro no hay un so­lo in­di­cio de cul­pa que ha­ya emer­gi­do ante el tri­bu­nal. Per­dón: al la­do del tri­bu­nal. Hay los mis­mos in­di­cios que ha­bía an­tes.

Por tan­to, lo que juz­ga la opo­si­ción no son he­chos, sino pre­jui­cios. Los de­li­tos de Ra­joy pa­ra di­mi­tir o echar­lo son dos: pri­me­ro, que fue lla­ma­do a de­cla­rar, esa «ver­güen­za pa­ra Es­pa­ña», se­gún di­cen los opo­nen­tes. Y se­gun­do, que no co­la­bo­ró de­bi­da­men­te con la Justicia. In­clu­so les pa­re­ció in­digno que tra­ta­ra de de­fen­der­se. Se­gu­ra­men­te no co­la­bo­ró por­que no se in­cul­pó a sí mis­mo, co­mo le hu­bie­ra gus­ta­do a Sán­chez e Igle­sias, o no de­nun­ció a nin­guno de sus com­pa­ñe­ros. Es to­do un po­co có­mi­co, pe­ro así es la justicia po­lí­ti­ca.

Mis cri­te­rios: 1) Ra­joy hi­zo la declaración que ha­ría cual­quier tes­ti­go que sa­be que se ana­li­zan sus pa­la­bras pa­ra ver si lo ca­zan en al­gún re­nun­cio. 2) Si en el PP exis­tía tal re­par­to de fun­cio­nes que el sec­tor po­lí­ti­co no sa­bía lo que ha­cía el sec­tor eco­nó­mi­co o ad­mi­nis­tra­ti­vo, no es ex­tra­ño que Bár­ce­nas se ha­ya que­da­do con el di­ne­ro que le ha da­do la real ga­na: la di­rec­ción del par­ti­do se lo per­mi­tió. To­da co­rrup­ción era po­si­ble por fal­ta de con­trol. Y 3) Aun­que el tes­ti­go ha­ya sa­li­do vi­vo de la sa­la, no ca­be du­da de que esa fal­ta de con­trol lo de­ja po­lí­ti­ca­men­te to­ca­do. Pe­ro no tan­to co­mo pa­ra man­dar­lo al pa­re­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.