Soy tú

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JAVIER CUDEIRO MAZAIRA Ca­te­drá­ti­co de Fi­sio­lo­gía de la UDC y di­rec­tor del Cen­tro de Es­ti­mu­la­ción Ce­re­bral de Galicia

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de la cien­cia fic­ción, siem­pre ha es­ta­do la te­le­pa­tía. Re­cuer­do, di­ver­ti­do, co­mo sien­do ni­ño y con la ca­ra muy frun­ci­da me sen­ta­ba de­lan­te de mi pri­mo, lo mi­ra­ba tan fi­ja­men­te que me do­lía la ca­be­za e in­ten­ta­ba adi­vi­nar sus pen­sa­mien­tos. No di ni una, pe­ro la idea es­ta­ba cla­ra: quie­ro en­ten­der lo que sien­tes. Mi error en­ton­ces era que to­da­vía no co­no­cía el ca­mino. Co­mo ca­si siem­pre, es­ta­ba es­cri­to en las neu­ro­nas, con­cre­ta­men­te en las neu­ro­nas es­pe­jo, unas cé­lu­las del ce­re­bro que se ac­ti­van no so­lo cuan­do un in­di­vi­duo rea­li­za una ac­ción, sino tam­bién cuan­do ob­ser­va a al­guien ha­cer lo mis­mo. Es­te he­cho ha al­te­ra­do ra­di­cal­men­te nues­tra for­ma de pen­sar so­bre có­mo fun­cio­nan nues­tros ce­re­bros y so­bre no­so­tros mis­mos, par­ti­cu­lar­men­te so­bre nues­tros yoes so­cia­les.

Veá­mos­lo con un ejem­plo. Épo­ca de es­tío, es­tá en la pla­ya y ve a un des­co­no­ci­do que al ca­mi­nar se cla­va un cris­tal en el pie. In­me­dia­ta­men­te se es­tre­me­ce y su­fre por él (¡al me­nos un po­co!) por­que en­tien­de to­do lo que ocu­rre; es lo que lla­ma­mos em­pa­tía, po­ner­se en el lu­gar del otro. Y re­sul­ta bas­tan­te iró­ni­co que en el mo­men­to de má­xi­ma vi­gen­cia de las re­des so­cia­les, cuan­do unos vi­ven más allá que acá, y pa­re­ce que el con­tac­to pró­xi­mo (y cá­li­do) es­té ob­so­le­to, es po­si­ble que es­te­mos des­cu­brien­do que en la es­ca­la más pró­xi­ma del es­pa­cio en que vi­vi­mos y allá a don­de va­ya­mos, no es ne­ce­sa­rio un smartp­ho­ne pa­ra re­la­cio­nar­nos por­que ya es­ta­mos uni­dos por una red neu­ro­nal que, ade­más, ¡vie­ne de se­rie!

An­tes del des­cu­bri­mien­to de las neu­ro­nas es­pe­jo, los cien­tí­fi­cos ge­ne­ral­men­te creían que el ce­re­bro usa la ló­gi­ca pa­ra in­ter­pre­tar y pre­de­cir las ac­cio­nes de otras per­so­nas. Aho­ra, sin em­bar­go, mu­chos han lle­ga­do a creer que en­ten­de­mos a otros no por pen­sar, sino por sen­tir. Las neu­ro­nas es­pe­jo pa­re­ce que nos per­mi­ten si­mu­lar no so­lo las ac­cio­nes de otras per­so­nas, sino las in­ten­cio­nes y las emo­cio­nes de­trás de esas ac­cio­nes. Cla­ro que es­tas ideas pue­den dar gi­ros ines­pe­ra­dos y se ha su­ge­ri­do la po­si­bi­li­dad de que el fun­cio­na­mien­to de es­tas cé­lu­las pu­die­ra es­tar re­la­cio­na­do con los fe­nó­me­nos de ex­ci­ta­ción se­xual al ob­ser­var es­ce­nas con al­ta car­ga eró­ti­ca y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, ex­pli­car por qué la por­no­gra­fía es tan atrac­ti­va. Sim­ple­men­te no es más que otra ma­ni­fes­ta­ción de la em­pa­tía don­de, real­men­te, nos po­ne­mos en el lu­gar de los de­más.

Si es­tás pí­ca­ras neu­ro­nas son la ba­se de la co­mu­ni­ca­ción, to­da­vía no se ha de­ter­mi­na­do con cla­ri­dad. Pe­ro la in­ves­ti­ga­ción so­bre es­te in­trin­ca­do sis­te­ma neu­ral es­tá pro­por­cio­nan­do una nue­va y fas­ci­nan­te vi­sión de los me­ca­nis­mos me­dian­te los cua­les ad­qui­ri­mos las ha­bi­li­da­des so­cia­les y co­mu­ni­ca­mos nues­tros sen­ti­mien­tos e in­ten­cio­nes más pro­fun­das a los otros. La­men­ta­ble­men­te el sis­te­ma —o el uso que ha­ce­mos de él— tie­ne fa­llos cla­mo­ro­sos. ¿De qué otra for­ma, sino, se pue­de ex­pli­car la in­di­fe­ren­cia con que ob­ser­va­mos las tra­ge­dias dia­rias? ¿En dón­de es­tá esa em­pa­tía neu­ro­nal cuan­do mi­ra­mos a la ca­ra de los re­fu­gia­dos? Pa­re­ce que por es­ta zo­na del mun­do, nues­tros es­pe­jos es­tán em­pa­ña­dos y, en es­te ca­so, an­tes de la cien­cia siem­pre de­be­ría­mos dar­nos un ba­ño de poe­sía y re­cor­dar las pa­la­bras de Ma­cha­do: «Mas bus­ca en tu es­pe­jo al otro, al otro que va con­ti­go».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.