«Tra­ba­ca­cio­nes» e hi­per­ca­pi­ta­lis­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - ALBINO PRA­DA

El ca­pi­ta­lis­mo al que nos va­mos adap­tan­do es­tá di­sol­vien­do to­das las fron­te­ras de lo que ve­nían sien­do unas re­la­cio­nes la­bo­ra­les más o me­nos es­ta­bles. Un mun­do en el que el con­cep­to de jor­na­da la­bo­ral (dia­ria, se­ma­nal, anual o a lo lar­go de la vi­da) te­nía un sig­ni­fi­ca­do cla­ro y con­cre­to: má­xi­mo de ho­ras dia­rias o se­ma­na­les, tan­tas se­ma­nas de va­ca­cio­nes pa­ga­das al año y ju­bi­la­ción des­pués de tan­tos años de tra­ba­jo.

Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos (se­rá la eco­no­mía 3.5 y la ga­lo­pan­te di­gi­ta­li­za­ción) to­do es­to se es­tá vi­nien­do aba­jo. Las ocu­pa­cio­nes re­mu­ne­ra­das son aho­ra con mu­cha fre­cuen­cia por ta­reas co­bra­das en fac­tu­ras de pre­sun­tos au­tó­no­mos, y cuan­do la re­la­ción es la­bo­ral lo ha­bi­tual (por ejem­plo, en el 90 % de los con­tra­tos en los seis pri­me­ros me­ses de es­te año en Es­pa­ña) es que sea tem­po­ral.

Cuan­do uno en­ca­de­na tra­ba­jos tem­po­ra­les o va co­bran­do las fac­tu­ras que pue­de emi­tir (por ejem­plo, a una de esas mal lla­ma­das pla­ta­for­mas co­la­bo­ra­ti­vas) sus va­ca­cio­nes se es­fu­man y pa­san a ser el tiem­po en el que no tie­ne tra­ba­jo (por­que lo han des­co­nec­ta­do). En neo­len­gua neo­li­be­ral: tra­ba­ca­cio­nes.

Pe­ro la co­sa no em­pie­za, ni aca­ba, ahí. Por­que de la mis­ma ma­ne­ra que se di­fu­mi­na la se­pa­ra­ción en­tre se­ma­nas con­ti­nua­das de ocu­pa­ción y se­ma­nas de va­ca­cio­nes, tam­bién se di­fu­mi­na den­tro de los días de la se­ma­na, y den­tro de las ho­ras del día, lo que sea tiem­po de tra­ba­jo y tiem­po de ocio. Tra­bo­cio se­rá la co­sa. En los ca­da vez más nu­me­ro­sos con­tra­tos a tiem­po par­cial (o de mi­cro­ta­reas en la eco­no­mía 4.0) uno ha de es­tar dis­po­ni­ble de for­ma per­ma­nen­te pa­ra ser o no re­que­ri­do, y, por su­pues­to, to­das las ac­ti­vi­da­des que sean ne­ce­sa­rias pa­ra es­tar­lo co­rren por su cuen­ta (por ejem­plo, te­ner a pun­to sus he­rra­mien­tas o des­pla­zar­se).

El CEO de una de es­tas em­pre­sas (Gig­walk) lo re­su­me así de cla­ri­to: «Pue­des con­tra­tar a 10.000 per­so­nas du­ran­te diez a quin­ce mi­nu­tos. En cuan­to han ter­mi­na­do, esas per­so­nas sen­ci­lla­men­te des­apa­re­cen». Y pe­li­llos a la mar.

Los nú­me­ros son abru­ma­do­res. Des­de Ale­ma­nia Click­wol­ker pre­su­me de 700.000 clic­tra­ba­ja­do­res en 136 paí­ses, la ja­po­ne­sa Lan­cers de 420.000 tra­ba­ja­do­res re­gis­tra­dos, sien­do es­te un país en el que se es­pe­ra­ba lle­gar en el 2018 a los diez mi­llo­nes, AMT cuen­ta con 500.000 rea­li­za­do­res de ta­reas, Up­work tie­ne re­gis­tra­dos en su por­tal nue­ve mi­llo­nes de per­so­nas dis­po­ni­bles, sin ol­vi­dar Ama­zon Me­cha­ni­cal Turk, Peo­plePe­rHour o Crow­dF­lo­wer.

To­das em­plean a nue­vos sir­vien­tes, rea­li­za­do­res de ta­reas, so­cios o fal­sos au­tó­no­mos que tie­nen una jor­na­da la­bo­ral di­fu­sa (con ple­na dis­po­ni­bi­li­dad), rea­li­zan en par­te la­bo­res no re­mu­ne­ra­das, siem­pre a tiem­po par­cial, su re­mu­ne­ra­ción nun­ca es sa­la­rial, asu­men mi­cro­ta­reas ex­ter­na­li­za­das, y ya no son des­pe­di­dos sino des­ac­ti­va­dos… ¡y dis­fru­tan de tra­ba­ca­cio­nes!

De es­tos asun­tos me ocu­po en un do­cu­men­to edi­ta­do por la Fun­da­ción 1 de Ma­yo lo­ca­li­za­ble te­clean­do en un bus­ca­dor «Hi­per­ca­pi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.