Un ma­rro­quí, de­te­ni­do en Viz­ca­ya por di­fun­dir ideo­lo­gía yiha­dis­ta a tra­vés de In­ter­net

La Voz de Galicia (Lugo) - - España -

Un ma­rro­quí de 22 años fue de­te­ni­do ayer por la Guar­dia Ci­vil en Bal­ma­se­da (Viz­ca­ya) acu­sa­do de di­fun­dir a tra­vés de In­ter­net la ideo­lo­gía yiha­dis­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co. El jo­ven man­te­nía un es­tre­cho víncu­lo con com­ba­tien­tes en Si­ria, se­gún in­for­mó el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, lo que le fa­ci­li­ta­ba el ac­ce­so a un ma­te­rial que des­pués di­vul­ga­ba a tra­vés de un per­fil de Fa­ce­book del que era ad­mi­nis­tra­dor.

En su cuen­ta, ala­ba­ba a lí­de­res del Es­ta­do Is­lá­mi­co y de otras or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas de cor­te sa­la­fis­ta, co­mo Al Qai­da o el Fren­te Al Nus­ra. Elo­gia­ba, ade­más, los aten­ta­dos co­me­ti­dos por es­tos gru­pos te­rro­ris­tas y lle­gó a es­ta­ble­cer un re­cor­da­to­rio anual pa­ra con­me­mo­rar y ce­le­brar los aten­ta­dos del 11S en Es­ta­dos Uni­dos.

Los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil efec­tua­ron un re­gis­tro en su vi­vien­da con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner evi­den­cias de es­ta ac­ti­vi­dad que desa­rro­lla­ba, prin­ci­pal­men­te, a tra­vés de me­dios elec­tró­ni­cos. Bus­ca­ban, ade­más, pis­tas que ayu­da­sen a la de­tec­ción de otros po­si­bles sim­pa­ti­zan­tes del gru­po en Es­pa­ña.

Se cree que des­de el 2013 el de­te­ni­do, que lle­va­ba a ca­bo su ac­ti­vi­dad en un en­tono muy ra­di­ca­li­za­do, ha rea­li­za­do pu­bli­ca­cio­nes en las que po­nía de ma­ni­fies­to su ex­tre­mis­mo ha­cien­do cons­tan­tes alu­sio­nes a la yihad y a la lu­cha ar­ma­da pa­ra de­fen­der el Is­lam.

Pri­sión in­con­di­cio­nal

El Juz­ga­do de Primera Ins­tan­cia e Ins­truc­ción nú­me­ro 1 de Me­li­lla de­cre­tó pri­sión in­con­di­cio­nal, co­mu­ni­ca­da y sin fian­za pa­ra el hom­bre que asal­tó ar­ma­do con un cu­chi­llo la frontera en Me­li­lla el pa­sa­do mar­tes al gri­to de «Alá es el más gran­de». Es­tá acu­sa­do de des­ór­de­nes, desobe­dien­cia y ame­na­zas. Su in­gre­so en la cár­cel se hi­zo efec­ti­vo des­pués de ha­ber­le to­ma­do declaración y prac­ti­car­le di­li­gen­cias fo­ren­ses pa­ra eva­luar su es­ta­do men­tal.

L. TEJIDO EFE

El de­te­ni­do, de 22 años, vi­vía en Bal­ma­se­da (Viz­ca­ya).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.