«Así no va­mos a nin­gún la­do. Le­gis­le­mos co­mo an­tes»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - F. E.

John McCain no es un cual­quie­ra en el Se­na­do. A su lar­guí­si­ma his­to­ria co­mo hé­roe mi­li­tar y una tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca mar­ca­da por la so­li­dez y la cohe­ren­cia con los pos­tu­la­dos re­pu­bli­ca­nos su­ma el ha­ber­se con­ver­ti­do en uno de los po­cos miem­bros de su par­ti­do que se atre­ve a lle­var la con­tra­ria a Do­nald Trump tras su vic­to­ria en las ur­nas. Por eso, su reapa­ri­ción en la Cá­ma­ra al­ta tu­vo un va­lor sim­bó­li­co que va mu­cho más allá de una vo­ta­ción.

McCain en­tró al sa­lón de ple­nos con una ci­ca­triz so­bre su ojo iz­quier­do que evi­den­cia­ba la ope­ra­ción a la que se so­me­tió la pa­sa­da se­ma­na al ser­le de­tec­ta­do un tu­mor ce­re­bral. Con las se­cue­las del tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal al que se es­tá so­me­tien­do, se des­pla­zó des­de Ari­zo­na a Was­hing­ton y lan­zó un emo­ti­vo y aplau­di­do dis­cur­so que ayu­dó a Trump y a sus fie­les a ob­te­ner un pe­que­ño triun­fo al con­se­guir que se pu­die­ra vo­tar la de­ro­ga­ción del Oba­ma­ca­re por par­tes, aun­que él mis­mo anun­ció que se opon­dría a la des­apa­ri­ción to­tal de la ley.

«Ami­gos, así no va­mos a nin­gu­na par­te», les di­jo a sus di­vi­di­dos com­pa­ñe­ros de par­ti­do, in­ca­pa­ces de apo­yar al Gobierno en

su afán por de­ro­gar la ley sa­ni­ta­ria que po­pu­la­ri­zó Ba­rack Oba­ma co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra ga­ran­ti­zar la aten­ción mé­di­ca a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das.

Re­par­to de res­pon­sa­bi­li­da­des

Pe­ro John McCain no so­lo car­gó con­tra los re­pu­bli­ca­nos. Tam­bién lo hi­zo con­tra los re­pu­bli­ca­nos, que han he­cho ban­de­ra de la de­fen­sa del Oba­ma­ca­re. «Al dia­blo con to­do. Le­gis­le­mos co­mo an­tes. ¿Por qué no in­ten­ta­mos la vie­ja ma­ne­ra de le­gis­lar en el Se­na­do?», les di­jo a sus ri­va­les con un cla­ro afán de su­pe­rar las di­ver­gen­cias.

Ese dis­cur­so con­ci­lia­dor, apun­tó, «es mi ser­vi­cio más im­por­tan­te al país. No se equi­vo­quen, no hay mu­cha gran­de­za en el Se­na­do úl­ti­ma­men­te por­que no es­ta­mos pro­du­cien­do mu­cho pa­ra nues­tros com­pa­trio­tas», re­pro­chó an­tes de ha­cer au­to­crí­ti­ca: «A ve­ces he de­ja­do que mi pa­sión go­bier­ne mi ra­zón y, en vez de bus­car te­rre­nos co­mu­nes con nues­tros ad­ver­sa­rios, nos lan­za­mos in­sul­tos».

McCain pi­dió a de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos tra­ba­jar jun­tos en una nue­va ley sa­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.