El presidente desafía las nor­mas y vuel­ve a in­cre­par a Jeff Ses­sions

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Con ata­ques pú­bli­cos a un miem­bro de su pro­pio ga­bi­ne­te y un dis­cur­so par­ti­dis­ta en una reunión de boy scouts, Do­nald Trump de­mos­tró es­tos días cuán­to han cam­bia­do las co­sas en Was­hing­ton des­de su lle­ga­da al po­der. Trump ha re­es­cri­to las nor­mas po­lí­ti­cas des­de que lan­zó su cam­pa­ña pa­ra la Ca­sa Blan­ca ha­ce dos años, pe­ro es­ta se­ma­na el presidente re­pu­bli­cano cru­zó nue­vas lí­neas.

Los so­bre­nom­bres bur­lo­nes a quie­nes per­ci­be co­mo enemi­gos, co­mo «La­dro­na Hi­llary», «Men­ti­ro­so Ted» y «Pe­que­ño Mar­co», han si­do par­te del es­ti­lo Trump des­de el pri­mer día. El presidente no in­ven­tó un apo­do in­sul­tan­te pa­ra su se­cre­ta­rio de Justicia y fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, pe­ro es­te ha si­do ob­je­to de per­se­cu­ción pú­bli­ca en los úl­ti­mos días.

«Es un po­co des­con­cer­tan­te, in­de­co­ro­so, que Trump va­ya tras un se­gui­dor tan leal de es­ta ma­ne­ra», di­jo el ul­tra­con­ser­va­dor pre­sen­ta­dor de ra­dio Rush Lim­baugh, se­gún re­co­ge AFP.

Ses­sions, fis­cal ge­ne­ral, fue uno de los pri­me­ros alia­dos de Trump, res­pal­dán­do­lo cuan­do po­cos pen­sa­ban que el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio de Nue­va York te­nía opor­tu­ni­da­des de ga­nar la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na, mu­cho me­nos la Ca­sa Blan­ca. Pe­ro esa leal­tad no le li­bró de los arre­ba­tos pre­si­den­cia­les en las re­des so­cia­les. «¿Por qué no ha re­em­pla­za­do al di­rec­tor in­te­ri­no del FBI An­drew McCa­be, un ami­go de (Ja­mes) Co­mey que es­ta­ba al car­go de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Clin­ton pe­ro ob­tu­vo una gran can­ti­dad de dó­la­res (700.000) pa­ra la cam­pa­ña po­lí­ti­ca de su mu­jer de par­te de Hi­llary Clin­ton y sus re­pre­sen­tan­tes», es­cri­bió Trump pa­ra re­cri­mi­nar al res­pon­sa­ble del De­par­ta­men­to de Justicia su «de­bi­li­dad» en re­la­ción a Clin­ton y a las fil­tra­cio­nes.

Aper­tu­ra de pes­qui­sas

So­bre es­te úl­ti­mo pun­to, el nue­vo di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, Ant­hony Sca­ra­muc­ci, in­di­có que Ses­sions tie­ne pre­vis­to anun­ciar la aper­tu­ra de pes­qui­sas for­ma­les. Sca­ra­muc­ci ha ad­mi­ti­do que es «im­po­si­ble» eli­mi­nar es­tas fil­tra­cio­nes, pe­ro ha abo­ga­do por un cam­bio de cul­tu­ra en Was­hing­ton.

Larry Sa­ba­to, di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Po­lí­ti­ca de la Universidad de Vir­gi­nia, con­si­de­ró «sin pre­ce­den­tes» que un presidente so­ca­ve a un miem­bro del ga­bi­ne­te con ata­ques tan du­ros. «Es­ta hu­mi­lla­ción pú­bli­ca, avi­van­do el fue­go, es sin pre­ce­den­tes. No se pue­de en­con­trar a un presidente tan des­leal con al­guien que es­tu­vo con él des­de el prin­ci­pio», di­jo el ex­per­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.