Es la primera vez que un al­to car­go de la San­ta Se­de com­pa­re­ce ante la Justicia por un ca­so de abu­sos a me­no­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

Fue una com­pa­re­cen­cia his­tó­ri­ca. Fue la primera vez que un al­to car­go del Va­ti­cano, su se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas, con­si­de­ra­do co­mo el nú­me­ro tres en la je­rar­quía, de­cla­ró ante la Justicia pa­ra de­fen­der­se de un pre­sun­to de­li­to de abu­sos se­xua­les a me­no­res. El car­de­nal aus­tra­liano Geor­ge Pell, uno de los ase­so­res de ma­yor ran­go del pa­pa Fran­cis­co, se vio ayer en es­te tran­ce en la primera se­sión de un jui­cio que con­ti­nua­rá el 6 de oc­tu­bre y que el Gobierno de Aus­tra­lia pre­ten­día a to­da cos­ta evi­tar que se con­vir­tie­se en un cir­co me­diá­ti­co. Pe­ro no lo con­si­guió.

Pell, que tam­bién fue ar­zo­bis­po de Mel­bour­ne y de Síd­ney, su­frió la ava­lan­cha de una mul­ti­tud de pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do que lo si­guie­ron has­ta la puer­ta del tri­bu­nal, por lo que tu­vo que ser fuer­te­men­te es­col­ta­do por agen­tes de la po­li­cía. Tam­bién es­pe­ra­ban su lle­ga­da cen­te­na­res de per­so­nas pa­ra arro­par­lo, en unos ca­sos, y pa­ra cri­ti­car­lo, en otros. Du­ran­te el cor­to tra­yec­to, con ges­to se­rio y por mo­men­tos des­en­ca­ja­do por la pre­sión, no reali­zó nin­gu­na declaración en la vis­ta pre­li­mi­nar rea­li­za­da ante el Tri­bu­nal de Ma­gis­tra­dos de Mel­bour­ne. Y tam­po­co abrió la bo­ca du­ran­te la com­pa­re­cen­cia. De ello se en­car­gó su abo­ga­do, Ro­bert Rich­ter. «El car­de­nal —di­jo ante el juez— se de­cla­ra no cul­pa­ble de to­dos los car­gos, man­te­nien­do la pre­sun­ción de inocen­cia».

En reali­dad, las au­to­ri­da­des aus­tra­lia­nas no han he­cho pú­bli­cas las acu­sa­cio­nes. So­lo se sa­be que Geor­ge Pell fue acu­sa­do en ju­nio por la po­li­cía del es­ta­do de Ade­lai­da de va­rios de­li­tos de pe­de­ras­tia, pe­ro se des­co­no­ce cuá­les son. Ha­ce un año, dos hom­bres ase­gu­ra­ron que Pell los ha­bía ma­no­sea­do en una pis­ci­na. Otro sos­tu­vo que en los ochen­ta el ar­zo­bis­po se ha­bía des­nu­da­do de­lan­te de ni­ños en un ves­tua­rio de la pla­ya. Tam­bién se le re­la­cio­na con va­rios abu­sos co­me­ti­dos con­tra me­no­res cuan­do era un jo­ven sa­cer­do­te en su ciu­dad na­tal de Ba­lla­rat (19761980) y des­pués co­mo ar­zo­bis­po de Mel­bour­ne (1996-2019).

Pe­ro Pell, que in­clu­so en al­gu­na oca­sión lle­gó a la­men­tar que la Igle­sia ca­tó­li­ca no hu­bie­ra si­do lo su­fi­cien­te­men­te du­ra con los ca­sos de pe­de­ras­tia, siem­pre lo ne­gó to­do. Es más, fue el pro­pio car­de­nal el que pi­dió al pa­pa una ex­ce­den­cia de su car­go de se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas, que ejer­ce en el Va­ti­cano des­de el 2014, pa­ra com­pa­re­cer ante la Justicia de su país. «De­seo te­ner por fin la opor­tu­ni­dad de com­pa­re­cer ante la Justicia, por­que la mis­ma idea de abu­sos se­xua­les me pa­re­ce de­tes­ta­ble», di­jo cuan­do re­ci­bió la ci­ta­ción del tri­bu­nal de Mel­bour­ne. Se­gún la Justicia aus­tra­lia­na, la au­dien­cia de ayer no im­pli­ca que Pell ten­ga que so­me­ter­se a jui­cio. Si se lle­ga a es­te ex­tre­mo, el ca­so pa­sa­ría a ma­nos de otro tri­bu­nal.

El re­li­gio­so cuen­ta con de­trac­to­res, pe­ro tam­bién con mu­chos de­fen­so­res que se nie­gan a dar pá­bu­lo a las acu­sa­cio­nes. Uno de ellos es el pri­mer mi­nis­tro de Aus­tra­lia, Tony Ab­bott. «Ob­via­men­te —di­jo—, el pro­ce­so le­gal de­be se­guir su cur­so, pe­ro el Pell que yo co­noz­co es un buen hom­bre».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.