El ho­tel, ¿con ni­ños o sin ni­ños?

Galicia se su­ma a una ten­den­cia que ge­ne­ra fi­lias y fo­bias a par­tes igua­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - LAURA G. DEL VALLE

Gru­pos de ami­gos que lle­gan pa­ra vi­vir una de las mul­ti­tu­di­na­rias fies­tas que la co­mu­ni­dad ofre­ce es­te ve­rano, fa­mi­lias que desean pa­sar una se­ma­na tran­qui­la en un en­torno in­com­pa­ra­ble o pa­re­jas em­be­le­sa­das que so­lo pien­san en to­mar una co­pa de al­ba­ri­ño fren­te al mar. To­dos quie­ren ve­nir a Galicia, pe­ro no en las mis­mas con­di­cio­nes. De he­cho, ca­da vez son más los tu­ris­tas que bus­can ho­te­les en los que ba­be­ros, chu­pe­tes y otros en­se­res pro­pios de los más pe­que­ños no son bien re­ci­bi­dos. Y, en Galicia, ca­da vez más hos­te­le­ros ade­cúan sus es­pa­cios a la pe­ti­ción de es­tos clien­tes. Bien­ve­ni­dos a las va­ca­cio­nes so­lo pa­ra adul­tos.

Se tra­ta de un quid pro quo. El ho­tel le ofre­ce al clien­te una ex­pe­rien­cia que ca­li­fi­can de ex­clu­si­va en la que pri­ma la co­ci­na ela­bo­ra­da —na­da de buf­fets li­bres—, ca­tas de vino o se­sio­nes de spa de los que aca­bas ren­di­do pa­ra ir di­rec­to a una col­chón king si­ze. Es­tos alo­ja­mien­tos, por no te­ner, no tie­nen ni ca­mas su­ple­to­rias. En Meis, el No­va­vi­la­no­va De­sign Wi­ne Ho­tel cum­ple es­tos re­qui­si­tos. Pa­ra Jo­sé Luis Vi­la­no­va, pro­pie­ta­rio del es­ta­ble­ci­mien­to, el he­cho de que exis­tan es­te ti­po de ho­te­les tie­ne una ra­zón de ser bá­si­ca: ca­da vez hay más gen­te que hu­ye de con­vi­vir con ni­ños en los ho­te­les, so­bre to­do, si son aje­nos.

Me­ri­dia­da­na­men­te cla­ro, Vi­la­no­va apun­ta que, no obs­tan­te, es­ta ten­den­cia al al­za no re­fle­ja el mo­ti­vo por el que su ho­tel co­men­zó es­ta an­da­du­ra. «No­so­tros so­mos un ho­tel es de­cir, te pue­des com­prar el mo­bi­lia­rio de las ha­bi­ta­cio­nes; así que los ni­ños no son lo más ade­cua­do. Por otro la­do, ofre­ce­mos ex­pe­rien­cias re­la­cio­na­das con el enotu­ris­mo, y un me­nor tam­po­co pin­ta na­da en una de­gus­ta­ción de vi­nos».

Es­te ho­tel de Meis lle­va sie­te años ri­gién­do­se por la pre­mi­sa del «only adults». Y, se­gún co­men­ta Vi­la­no­va, nun­ca han te­ni­do con­flic­to al­guno con clien­tes que no en­tien­den es­te ti­po de alo­ja­mien­tos. «Yo les ex­pli­co que no te­ne­mos ca­mas su­ple­to­rias y el ti­po de ho­tel que so­mos y los clien­tes ya en­tien­den que no quie­ren es­tar ahí con sus hi­jos. Ade­más, les re­co­mien­do al­gún otro es­ta­ble­ci­mien­to don­de es­ta­rán en­can­ta­dos». Si bien Vi­la­no­va ase­gu­ra que to­do ha si­do paz y ar­mo­nía con los tu­ris­tas —en un te­rreno que sue­le ge­ne­rar bas­tan­te con­tro­ver­sia cuan­do sa­le la con­ver­sa­ción en un ám­bi­to de con­fian­za—, Be­lén Cas­tri­llón, pro­pie­ta­ria de A Lu­me Man­so, en Ba­rrei­ros, no ha te­ni­do una ex­pe­rien­cia tan tran­qui­la. Aun­que ase­gu­ra que son ca­sos pun­tua­les, el año pa­sa­do tu­vo que li­diar «con una mu­jer muy bor­de que no aten­día a ra­zo­nes. En otra oca­sión le tu­ve que de­cir a un ma­tri­mo­nio que ya ha­bía re­ser­va­do pa­ra dos, y vino con su hi­jo, que no los po­día­mos acep­tar. Pe­ro no les co­bra­mos la re­ser­va y les co­men­ta­mos al­gún que otro si­tio pa­ra hos­pe­dar­se». Cas­tri­llón de­ci­dió con­ver­tir su ho­tel en un es­pa­cio res­trin­gi­do a los me­no­res ha­ce dos años, tras otros tres abier­to. ¿El por­qué? «Nues­tro ho­tel es muy pe­que­ño y no dá­ba­mos a bas­to. A mí me gus­tan los ni­ños, que cons­te, pe­ro nos ge­ne­ra­ba mu­cho es­trés y nos di­mos cuen­ta de que con los ho­te­les so­lo pa­ra adul­tos ha­bía un ni­cho de mer­ca­do po­co ex­plo­ta­do. Na­die con­fia­ba en nues­tro éxi­to».

La clave del éxi­to, se­gún cuen­tan es­tos ex­per­tos, es sa­ber di­ri­gir­se a los sec­to­res idó­neos, que se re­par­ten ca­si a par­tes igua­les en­tre ju­bi­la­dos ex­tran­je­ros «con los ni­ños ya cria­dos» y pa­re­jas de me­dia­na edad sin hi­jos. Pú­bli­co es­te úl­ti­mo que, a buen se­gu­ro, re­cu­rre a webs co­mo www.no­mo­les­ten.com. Y es que In­ter­net es­tá pla­ga­do de op­cio­nes pa­ra aque­llos que quie­ren dis­fru­tar co­mo un ni­ño, pe­ro sin nin­guno cer­ca.

MARTINA MÍSER

Un gru­po de gen­te en el Ho­tel No­va­vi­la, so­lo pa­ra adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.