Las men­ti­ras de las chu­rras­ca­das

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - ISAAC PEDROUZO

Exis­ten unas le­yes no es­cri­tas so­bre mu­chas —de­ma­sia­das— co­sas de las que un día de­jas de ser su­per­vi­sor sin que­rer y por iner­cia. Co­mo en el se­xo don­de, me­nos lo es­ca­to­ló­gi­co, va­le to­do. O eso di­cen. No sé mu­cho del te­ma.

Las chu­rras­ca­das tie­nen sus pro­pias pau­tas. Ac­túan so­las, sin per­mi­so, y ya es al­go tan na­tu­ral que uno no re­pa­ra en que to­do tie­ne una fun­ción de­sig­na­da por el azar.

Sue­len pla­near­se los vier­nes a las dos de la ma­dru­ga­da, esa ho­ra en la que el cuar­to gin to­nic ejer­ce de por­ta­voz per­fec­to to­man­do las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes.

Esa no­che ha­rías un pac­to de san­gre afir­man­do se­gu­ro que to­dos, los diez allí pre­sen­tes, lea­les, no fa­lla­rán a la ci­ta. La primera men­ti­ra.

Así que uno se le­van­ta con el quin­to gin to­nic to­da­vía pa­sean­do en­tre la ca­be­za y el pa­la­dar de­ci­di­do a com­prar to­do lo ne­ce­sa­rio en el sú­per más cer­cano. El sú­per más cer­cano nun­ca trai­cio­na. Pi­des car­ne mix­ta —aun­que al fi­nal la ter­ne­ra so­bra— pa­ra do­ce con­ven­ci­do del buen dien­te de tus ami­gos y ese des­co­no­ci­do que pa­sa­ba por allí. Lle­nas el ca­rro de cer­ve­zas, co­ca co­la, y al­gún vino pe­león que la ga­seo­sa trans­for­me en so­por­ta­ble. In­clu­so agua, aun­que una vo­ce­ci­ta en tu ca­be­za te di­ce que no in­ca­paz de per­sua­dir­te. Al­gu­nos snacks, acei­tu­nas y de­ri­va­dos.

Te sien­tes el lí­der per­fec­to pa­ra el even­to per­fec­to. Tras vein­te mi­nu­tos de es­pe­ra y con tan so­lo un check en la ma­yo­ría de los men­sa­jes, la se­gun­da men­ti­ra em­pu­ja a los 8 su­per­vi­vien­tes al co­che en­tre mal­di­cio­nes y al­gún «nun­ca más» pre­vi­si­ble. Al des­co­no­ci­do tam­bién.

Y así lle­gas a la ca­sa del pue­blo, don­de el más va­lien­te, con su go­rra del Su­per­mar­tes y tras qui­tar­se la ca­mi­se­ta de al­gún equi­po de la NBA, to­ma las rien­das de la fies­ta de­ci­di­do, con ese bri­llo en los ojos que cual­quie­ra tra­du­ci­ría en ex­pe­rien­cia y buen ha­cer. Pe­ro no, so­lo es la ter­ce­ra men­ti­ra. Una ho­ra y me­dia pa­ra ha­cer las bra­sas y otra más pa­ra sa­car la car­ne de la pa­rri­lla, car­ne que lle­ga­rá fría y con el ape­ti­to sa­cia­do por las cer­ve­zas y la des­ga­na de la re­sa­ca.

Al fi­nal, tras la cuar­ta men­ti­ra trans­for­ma­da en ese in­ten­to de re­mon­ta­da a ba­se de li­cor que tra­jo el des­co­no­ci­do, uno se rin­de ante los pla­nes inú­ti­les, ante la sies­ta. Esa siem­pre ga­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.