La Fis­ca­lía no re­cu­rri­rá la sen­ten­cia del bo­fe­tón

La mu­jer «aplau­de la de­ci­sión» y pi­de un fil­tro an­tes del juicio pa­ra ca­sos si­mi­la­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - A. MAHÍA, S. CARREIRA

La Fis­ca­lía ha de­ci­di­do no re­cu­rrir la sen­ten­cia que ab­suel­ve a una ma­dre de A Co­ru­ña por pe­gar­le una bo­fe­ta­da a su hi­jo de 11 años, des­pués de que es­te la des­obe­de­cie­se, se en­fren­ta­se a ella y es­tre­lla­se su te­lé­fono mó­vil con­tra el sue­lo. El fa­llo se dio a co­no­cer la se­ma­na pa­sa­da y lle­va la fir­ma de Jo­sé An­to­nio Váz­quez Taín.

El fis­cal en­tien­de así que las con­clu­sio­nes del ma­gis­tra­do son ade­cua­das. En su sen­ten­cia de seis pá­gi­nas, Váz­quez Taín apun­ta­ba que, si tras el en­fren­ta­mien­to «no hu­bie­se una in­me­dia­ta corrección por par­te de la ma­dre, el me­nor po­dría tras­la­dar su com­por­ta­mien­to a ter­ce­ros y co­men­zar a com­por­tar­se igual con com­pa­ñe­ros, ve­ci­nos, et­cé­te­ra». Aña­día que «acu­dir a una corrección fí­si­ca mo­de­ra­da es­tá jus­ti­fi­ca­do y así se hi­zo».

La ma­dre afec­ta­da por es­ta sen­ten­cia no qui­so ha­cer de­cla­ra­cio­nes so­bre la fal­ta de re­cur­so, más allá de lo que sos­tie­ne su abo­ga­do, Da­vid Ri­co Pou­sa­da, quien en­tien­de que su clien­ta «no ha­bía cometido de­li­to al­guno» y que «aplau­de la de­ci­sión». La mu­jer, a tra­vés del le­tra­do, in­sis­te ade­más en que, «en ca­sos si­mi­la­res, es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos de­ben ser acla­ra­dos en fa­se de ins­truc­ción sin te­ner que lle­gar a un juicio».

Los he­chos juz­ga­dos se re­mon­tan al 24 de di­ciem­bre del 2015, cuan­do el ni­ño te­nía 11 años. Ese día su ma­dre le re­pi­tió en va­rias oca­sio­nes que pre­pa­ra­se el desa­yuno, pe­ro el chi­co hi­zo caso omi­so y si­guió en su ha­bi­ta­ción es­cu­chan­do mú­si­ca; la mu­jer acu­dió al dor­mi­to­rio pa­ra que el ni­ño obe­de­cie­se, pe­ro él se ne­gó en re­don­do y ti­ró el te­lé­fono mó­vil al sue­lo. La ma­dre res­pon­dió dán­do­le una bo­fe­ta­da.

El su­ce­so que­dó ahí y de he­cho el mu­cha­cho no lo de­nun­ció. Fue otro en­fren­ta­mien­to ma­terno-fi­lial el que lle­vó al ni­ño a la de­nun­cia an­te la Fis­ca­lía de Me­no­res. Ca­si un año des­pués, el 11 de no­viem­bre del 2016, am­bos es­ta­ban dis­cu­tien­do y en un mo­men­to da­do el me­nor di­jo que se iba de ca­sa pa­ra siem­pre; su ma­dre, pa­ra evi­tar­lo, «le aga­rró por la par­te pos­te­rior del cue­llo, cau­sán­do­le un ara­ña­zo». Fue al de­nun­ciar es­te se­gun­do epi­so­dio cuan­do el jo­ven, al ha­blar con la Fis­ca­lía de Me­no­res, men­cio­nó la pri­me­ra bo­fe­ta­da, la del día de No­che­bue­na.

En la sen­ten­cia, a Váz­quez Taín le sor­pren­dió «la cal­cu­la­da frial­dad del me­nor du­ran­te su de­cla­ra­ción. [...] Da pe­na com­pro­bar su to­tal fal­ta de em­pa­tía».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.