El sol no ca­lien­ta pa­ra to­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - Ve­nan­cio Sal­ci­nes

La eco­no­mía es­pa­ño­la se ca­lien­ta, y la de Ga­li­cia tam­bién. Ya fal­tan al­go me­nos de dos millones de tra­ba­ja­do­res pa­ra al­can­zar el ré­cord de empleo del 2007. Aquel tiem­po en el que más de vein­te millones de es­pa­ño­les es­ta­ban ocu­pa­dos. To­do es ale­gría.

Al me­nos, eso se de­du­ce de un aná­li­sis a pri­me­ra vis­ta de la úl­ti­ma en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va. He­mos ba­ti­do un nue­vo ré­cord en ge­ne­ra­ción de empleo. Sin em­bar­go, un aná­li­sis más so­se­ga­do pue­de en­friar un exa­ge­ra­do op­ti­mis­mo. En primer lu­gar, por­que cre­ce­mos a tra­vés del sec­tor ser­vi­cios, 272.400 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, fren­te a 65.700 de la in­dus­tria o 52.100 de la cons­truc­ción ¿Pien­sa lo mis­mo que yo? La cons­truc­ción ya es­tá ge­ne­ran­do el mis­mo vo­lu­men de empleo que el sec­tor in­dus­trial ¿Pa­ra reír o pa­ra llo­rar? No lo sé, en to­do caso pa­ra me­di­tar. Y di­go me­di­tar por­que el grue­so de los 375.000 nue­vos ocu­pa­dos son per­so­nas de edad me­dia, es de­cir, de en­tre 25 y 54 años: por en­ci­ma de esa edad, el mer­ca­do la­bo­ral es­tá frío, muy frío, y por de­ba­jo, tam­bién. Aquí es­tá, a mi juicio, el gran apun­te de es­ta en­cues­ta: el crecimiento del empleo no va a sa­cu­dir por igual al con­jun­to de la po­bla­ción, va a seg­men­tar­la y de­jar ni­chos de tristeza, agu­je­ros ne­gros.

Qui­zás por eso val­dría la pe­na ale­grar­se por el crecimiento de la cons­truc­ción, que es uno de los po­cos sec­to­res ca­pa­ces de re­in­cor­po­rar al grue­so de la po­bla­ción que ex­ce­de de los cin­cuen­ta años. Al fin y al cabo, mu­chos de esos des­em­plea­dos an­tes han sido pro­fe­sio­na­les ac­ti­vos de nues­tra bas­tar­da burbuja in­mo­bi­lia­ria. Otra cues­tión son los jó­ve­nes sin oficio ni beneficio, los que se ins­ta­lan en­tre los 16 y los 24 años, los ex­pul­sa­dos del sec­tor edu­ca­ti­vo, los que no en­cuen­tran aco­mo­do en una Es­pa­ña ob­se­sio­na­da por los tra­ba­ja­do­res hi­per­pro­duc­ti­vos ¿Qué se­rá de ellos? Al­go muy sim­ple y a la vez tre­men­da­men­te com­ple­jo, vol­ver a in­tro­du­cir­los en el sis­te­ma a tra­vés de for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo. En es­te sen­ti­do, los cer­ti­fi­ca­dos de pro­fe­sio­na­li­dad, ac­tual­men­te ba­jo el pa­ra­guas de la Con­se­lle­ría de Eco­no­mía, Em­pre­go e In­dus­tria, pue­den ser el ins­tru­men­to apro­pia­do pa­ra ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.