El tes­ti­go in­co­mo­da­do y los ciu­da­da­nos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - UXÍO LA­BAR­TA

No pa­re­ce que la ex­pec­ta­ción me­diá­ti­ca, du­do que la ciu­da­da­na, por la ci­ta­ción de Ra­joy co­mo tes­ti­go ha­ya res­pon­di­do a las ex­pec­ta­ti­vas. Co­mo mu­cho evi­den­cia que el Par­ti­do Po­pu­lar no so­lo era la ca­sa de tó­ca­me Ro­que, sino que el fin jus­ti­fi­ca­ba la ignorancia de los me­dios. Eso ex­pli­ca la dé­bil le­gis­la­ción exis­ten­te en torno a de­mo­cra­cia in­ter­na y a res­pon­sa­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas en los par­ti­dos. Tam­bién ese en­tra­ma­do tan co­mún de fun­da­cio­nes y otros en­tes pa­ra re­ci­bir lo que el par­ti­do no po­día re­ci­bir, una vez ma­qui­lla­da la le­gis­la­ción en torno a su fi­nan­cia­ción.

La comparecencia co­mo tes­ti­go se sus­tan­cia con Ma­riano Ra­joy sa­tis­fe­cho de sus res­pues­tas, con la ex­cep­ción de aque­llas pre­gun­tas so­bre su re­la­ción con Bár­ce­nas, el ya fa­mo­so SMS, con los so­bre­suel­dos de­cla­ra­dos pa­ra paliar una re­tri­bu­ción «es­ca­sa» co­mo dipu­tado o el via­je re­cu­pe­ra­dor a Ca­na­rias, por más que en el úl­ti­mo tra­mo ha­ya re­cu­rri­do al «que yo re­cuer­de no», pro­pio tam­bién de otros di­ri­gen­tes po­pu­la­res.

Lue­go de una ca­rre­ra po­lí­ti­ca con cargos de re­le­van­cia en el Par­ti­do Po­pu­lar has­ta al­can­zar la pre­si­den­cia, Ra­joy ha man­te­ni­do que des­co­no­cía to­do so­bre la gestión eco­nó­mi­ca de ese par­ti­do. Par­ti­do que, a pesar de mil ar­ti­ma­ñas, se en­cuen­tra pro­ce­sa­do. Y vis­to lo vis­to en torno a esa man­cha de co­rrup­ción en el Par­ti­do Po­pu­lar, lo más preo­cu­pan­te es que to­da­vía hoy no exis­te nin­gu­na ga­ran­tía de que no pue­da vol­ver a su­ce­der. Re­cien­tes es­tán los asun­tos bo­chor­no­sos en la Fis­ca­lía, el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia o el de In­te­rior pa­ra aler­tar de có­mo al­gu­nos en­tien­den el Es­ta­do y el po­der.

O por de­cir­lo de otra for­ma, ni en su ac­ción po­lí­ti­ca ni en su comparecencia co­mo tes­ti­go in­co­mo­da­do he­mos po­di­do ob­ser­var do­lor de con­tri­ción ni pro­pó­si­to de la en­mien­da. Ape­nas un «lo sien­to mu­cho, pe­ro las co­sas son co­mo son y a ve­ces no son co­mo a uno le gus­ta­ría». Ex­pli­ca­ción sus­tan­ti­va que col­ma las ne­ce­si­da­des de una par­te de la ciu­da­da­nía que, aun sa­bién­do­lo to­do, no por ello de­ja de sen­tir­se con­for­ta­da dan­do su apo­yo elec­to­ral a Ra­joy y al Par­ti­do Po­pu­lar. Apo­yo que, da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas y la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de las fuer­zas de la opo­si­ción, re­sul­ta su­fi­cien­te pa­ra que Ra­joy, co­no­ce­dor o ig­no­ran­te de cuan­to ocu­rrió y ocu­rre en su par­ti­do, si­ga sien­do pre­si­den­te del Go­bierno. Con la co­la­bo­ra­ción, ac­ti­va o pa­si­va, de otros que aho­ra no han ca­lla­do.

En Áfri­ca, don­de la de­bi­li­dad del Es­ta­do es ob­via, la so­li­da­ri­dad fa­mi­liar o de tri­bu cuan­do uno de los miem­bros al­can­za un es­ta­tus de po­der o in­fluen­cia lle­va pa­re­ja la pro­mo­ción y pro­tec­ción de los fa­mi­lia­res y alle­ga­dos. En Eu­ro­pa tal con­duc­ta se tie­ne por co­rrup­ta. En Es­pa­ña, aun sa­bien­do dis­cer­nir y con un Es­ta­do so­cial que pro­te­ge al ciu­da­dano, la con­de­na no es uná­ni­me. Ni aun cuan­do lo que se ha­ce sea un asal­to al Es­ta­do y a sus ins­ti­tu­cio­nes pa­ra beneficio pro­pio, pues pa­ra eso es­tán el par­ti­do, los que man­dan y su po­der.

Re­pa­sen y re­cuer­den, pe­ro no se de­pri­man. So­mos no­so­tros. Unos más que otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.