El se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán, otro fran­quis­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

El Par­la­men­to ca­ta­lán, con­ver­ti­do por el gol­pis­mo na­cio­na­lis­ta en el bul­dó­cer des­ti­na­do a arra­sar la le­ga­li­dad de nues­tro Es­ta­do de­mo­crá­ti­co, adop­tó es­te miér­co­les una re­for­ma de su pro­pio re­gla­men­to que le per­mi­ti­rá apro­bar por el pro­ce­di­mien­to de lec­tu­ra úni­ca —es de­cir, de ur­gen­cia má­xi­ma, sin ape­nas de­ba­te, ni par­la­men­ta­rio ni so­cial— las pre­sun­tas le­yes que da­rán pre­sun­ta co­ber­tu­ra a la su­ble­va­ción con la que los se­ce­sio­nis­tas pre­ten­den al­can­zar la in­de­pen­den­cia.

No me de­ten­dré en de­mos­trar la abe­rra­ción ju­rí­di­ca su­pi­na que se es­con­de de­trás del dis­pa­ra­ta­do plan­tea­mien­to con el que los se­di­cio­sos tra­tan de dar apa­rien­cia de le­ga­li­dad a su ac­to de fuer­za con­tra la más ele­men­tal de las re­glas de cual­quier Es­ta­do de de­re­cho: la con­sis­ten­te en res­pe­tar sus pro­pias re­glas. Y no lo ha­ré por la sen­ci­llí­si­ma razón de que en­trar en de­ba­tes ju­rí­di­cos con quie­nes se han de­cla­ra­do en abier­ta re­bel­día con­tra la Cons­ti­tu­ción y las sen­ten­cias ju­di­cia­les dic­ta­das en apli­ca­ción de la misma es una for­ma co­mo otra cual­quie­ra de ha­cer­le el jue­go a los amo­ti­na­dos. Una tram­pa pa­ra in­cau­tos en la que no me co­ge­rán.

El na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, en­tre­ga­do a un sec­ta­ris­mo tan fa­ná­ti­co co­mo alu­ci­na­do, ha de­ci­di­do al­can­zar su ob­je­ti­vo de­men­cial —¡una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te del Es­ta­do del que for­ma par­te des­de ha­ce me­dio mi­le­nio!— sa­bien­do que ello le exi­ge pi­so­tear la de­mo­cra­cia con la que se le lle­na la bo­ca pa­ra jus­ti­fi­car su in­su­rrec­ción.

Por eso, ple­na­men­te cons­cien­tes de que res­pe­tan­do las re­glas de la de­mo­cra­cia ja­más al­can­za­rán los fi­nes que per­si­guen, los na­cio­na­lis­tas han op­ta­do sin la más mí­ni­ma ver­güen­za por cis­car­se en ella de to­dos los mo­dos ima­gi­na­bles: pur­gan­do sin mi­ra­mien­tos a quie­nes dis­cre­pan en sus fi­las, aca­llan­do a gol­pe de re­for­ma a las mi­no­rías par­la­men­ta­rias y ca­li­fi­can­do de ma­los ca­ta­la­nes y traidores a to­dos los que des­de la so­cie­dad ci­vil se atre­ven a ha­cer fren­te al gue­rra­ci­vi­lis­mo que los plan­tea­mien­tos se­ce­sio­nis­tas ya no lo­gran es­con­der.

Y es que, an­tes o des­pués, el na­cio­na­lis­mo aca­ba siem­pre en­se­ñan­do el plu­me­ro de sus prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos: la ra­di­cal ne­ga­ción del plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral, que cons­ti­tu­ye la esen­cia de las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas. Es así co­mo el mis­mo na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán que lle­va 40 años pro­cla­man­do la plu­ra­li­dad de Es­pa­ña, lle­va otros tan­tos ne­gán­do­la en el in­te­rior de Ca­ta­lu­ña: im­po­nien­do el ca­ta­lán y per­si­guien­do el castellano (co­mo Fran­co, pe­ro al re­vés), ma­ni­pu­lan­do bur­da­men­te la educación en las es­cue­las (co­mo Fran­co, pe­ro al re­vés), in­ven­tán­do­se una his­to­ria y unos hé­roes na­cio­na­les (co­mo Fran­co, pe­ro al re­vés) y de­cla­ran­do enemi­gos del país a quie­nes no com­par­ten su pa­trio­tis­mo sec­ta­rio y ex­tre­mis­ta (co­mo Fran­co, pe­ro al re­vés). Ya sé que des­ve­lar esa evi­den­cia po­ne a los na­cio­na­lis­tas de los nervios, pe­ro la ver­dad es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.