De McCain al tea­tro del ab­sur­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - RA­FAEL ARRIAZA

Su­pon­go que a es­tas al­tu­ras ca­si to­do el mun­do sa­be que el se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se John McCain re­co­rrió más de 3.000 ki­ló­me­tros, con­va­le­cien­te de una ci­ru­gía por un tu­mor ce­re­bral, pa­ra par­ti­ci­par en una vo­ta­ción en el Se­na­do so­bre un te­ma del que es uno de los prin­ci­pa­les de­trac­to­res: la des­truc­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio im­pul­sa­do por Oba­ma y que ha da­do co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria a 20 millones de per­so­nas que an­tes no la te­nían. Y que lo hi­zo no pa­ra vo­tar no, y apro­ve­char la cir­cuns­tan­cia me­diá­ti­ca y afec­ti­va de su pre­sen­cia en esas con­di­cio­nes pa­ra po­ner a pan pe­dir a su pro­mo­tor —el inefa­ble Trump—, sino pa­ra vo­tar sí a que se dis­cu­ta, aun­que su pos­tu­ra sea con­tra­ria a la idea pro­pues­ta.

Cuan­do veo a un po­lí­ti­co ejer­cer de tal, me ale­gro de per­te­ne­cer a un mun­do li­bre en el que exis­te un sen­ti­mien­to de ser­vi­cio a los de­más, es­té o no de acuer­do con sus ideas, por­que creo que de la dis­cu­sión ra­zo­na­ble po­de­mos sa­lir be­ne­fi­cia­dos to­dos. Pe­ro al es­cu­char a McCain co­men­tar que aun­que las de­li­be­ra­cio­nes y de­ba­tes de la sa­la pue­dan ser «in­tere­san­tes» pa­ra ellos y ba­sa­dos en prin­ci­pios (en los de ca­da uno, me su­pon­go), son más tri­ba­les y par­ti­dis­tas de lo que nun­ca re­cuer­da, me pa­re­ce es­tar vien­do la ra­dio­gra­fía de un pa­cien­te que ya co­noz­co. Y aña­de: «Pue­de que nues­tras de­li­be­ra­cio­nes sean im­por­tan­tes y úti­les, pe­ro creo que to­dos es­ta­ría­mos de acuer­do en que úl­ti­ma­men­te no han es­ta­do car­ga­das de gran­de­za. Y en es­te mo­men­to no es­tán sien­do de mu­cha utilidad pa­ra el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. Am­bos ban­dos han de­ja­do que es­to su­ce­da. De­je­mos la his­to­ria de quién dis­pa­ró pri­me­ro a los his­to­ria­do­res. Sos­pe­cho que en­con­tra­rán que to­dos cons­pi­ra­mos en nues­tro de­cli­ve —ya sea por ac­cio­nes de­li­be­ra­das o ne­gli­gen­cia—. To­dos he­mos ju­ga­do un pa­pel en ella. Cier­ta­men­te, yo lo he he­cho. A ve­ces, he de­ja­do que mi pa­sión go­bier­ne mi razón… ».

Re­cuer­do ha­ce po­co es­cu­char en una ter­tu­lia ra­dio­fó­ni­ca a al­guien de­cir que a «ellos» los han vo­ta­do sus elec­to­res pa­ra evi­tar que las po­lí­ti­cas de «los otros» se pu­sie­ran en práctica, ol­vi­dán­do­se de que —en teo­ría— su pues­to exi­ge que sir­va a to­dos los ciu­da­da­nos de nues­tro país. Y al es­cu­char a McCain de­cir que «li­mi­tar­se sim­ple­men­te a im­pe­dir que tus opo­nen­tes po­lí­ti­cos ha­gan lo que quie­ren no es el tra­ba­jo más gra­ti­fi­can­te», me pre­gun­to si es que hay que acer­car­se a las puer­tas de la muer­te pa­ra en­ten­der que la ce­rra­zón, la ma­la le­che, las por­ta­das o los ti­tu­la­res, en fin, la fa­ma, no van a ha­cer que nin­guno es­ca­pe del des­tino fi­nal que nos es­pe­ra a to­dos los na­ci­dos, y que lle­ga­re­mos mu­cho más le­jos ca­mi­nan­do jun­tos que ha­cien­do ca­da uno la guerra por su cuen­ta. Por­que más ve­ces de las que me gus­ta­ría ten­go la sen­sa­ción de es­tar vien­do la re­pre­sen­ta­ción de una obra pri­va­da de tea­tro del ab­sur­do, en la que los per­so­na­jes pa­re­ce que so­lo bus­can pro­ta­go­nis­mo y pre­ben­das, si­guien­do un guion que cual­quier es­pec­ta­dor ave­za­do sa­be ya que con­du­ce al fias­co, a un fi­nal que no sa­tis­fa­ce a na­die. Pe­ro des­pués de al­zar­se el te­lón los ac­to­res son due­ños de la obra y no ha­cen caso a los po­bres es­pec­ta­do­res. Y mu­cho me­nos, a los crí­ti­cos: ¡Qué sa­brán ellos si so­lo son crí­ti­cos, y no ac­to­res!

JUS­TIN SU­LLI­VAN AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.