El Con­gre­so no es la sa­la de ape­la­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

La reac­ción del PSOE a la de­cla­ra­ción de Ma­riano Ra­joy co­mo tes­ti­go en el caso Gür­tel re­cuer­da a la de aque­llos equi­pos de fút­bol que, con­ven­ci­dos de que ga­na­rán por goleada, ven có­mo el ri­val sa­le del cam­po vivo y co­lean­do mien­tras ellos bus­can coar­ta­das pa­ra jus­ti­fi­car el pe­tar­da­zo. ¡El ár­bi­tro no nos de­jó ha­cer nues­tro jue­go! ¡La po­si­ción en el cam­po fa­vo­re­ció al ri­val! ¡Nos pi­ta­ron de­ma­sia­das fal­tas y al otro se le de­jó ha­cer lo que qui­so! La pre­ten­sión de obli­gar aho­ra al pre­si­den­te del Go­bierno a com­pa­re­cer en el Con­gre­so pa­ra tra­tar de con­se­guir allí lo que la ma­ni­fies­ta tor­pe­za del abo­ga­do de Ada­de y la im­pe­ri­cia de los le­tra­dos del PSOE no lo­gró en el juicio, es de­cir, pi­llar en re­nun­cio o men­ti­ra a Ra­joy, es una cla­ra se­ñal de su frus­tra­ción. De lo­grar su ob­je­ti­vo, com­ple­ta­rían el círcu­lo que su­po­ne uti­li­zar la Jus­ti­cia con fi­nes po­lí­ti­cos y, una vez fra­ca­sa­do el in­ten­to, usar la po­lí­ti­ca pa­ra en­men­dar lo ya vis­to en un juz­ga­do. Ig­no­ro qué erro­res ima­gi­na­ba el PSOE que iba a co­me­ter el tes­ti­go Ra­joy en una de­cla­ra­ción en la que la acu­sa­ción lo tra­tó co­mo a un reo, pe­ro su es­tra­te­gia era bas­tan­te pre­vi­si­ble. Nun­ca me ocu­pé de las cuen­tas del PP y, por tan­to, no ten­go na­da que ver con la fi­nan­cia­ción del par­ti­do, sea le­gal o ile­gal. Es­ta ver­sión les pue­de pa­re­cer a mu­chos po­co creí­ble. Pe­ro en de­mo­cra­cia, afor­tu­na­da­men­te, pa­ra acu­sar a al­guien de al­go hay que te­ner prue­bas. Y, si exis­ten, de­ben ser los jue­ces los que las va­lo­ren pa­ra con­de­nar o ab­sol­ver.

La in­dig­na­ción de los so­cia­lis­tas por el he­cho de que Ra­joy ase­gu­re des­co­no­cer to­do lo re­la­ti­vo a la fi­nan­cia­ción del PP de­mues­tra por otra par­te un ci­nis­mo no­ta­ble. Gus­ta­rá más o me­nos, pe­ro es la res­pues­ta de ma­nual que dan to­dos los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos acu­sa­dos de fi­nan­ciar­se ile­gal­men­te. «Me en­te­ré el día que apa­re­ció en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción», di­jo Fe­li­pe Gon­zá­lez en 1993 so­bre Fi­le­sa, una tra­ma de fi­nan­cia­ción ile­gal del PSOE por la que los par­la­men­ta­rios so­cia­lis­tas Jo­sep Ma­ría Sa­la y Car­los Navarro, en­tre otros, fue­ron con­de­na­dos a pe­nas de pri­sión por fal­se­dad y aso­cia­ción ilí­ci­ta, da­do que no exis­tía el de­li­to de fi­nan­cia­ción irre­gu­lar. Cuan­do en 1997 fue­ron lla­ma­dos a declarar en el juicio, Fe­li­pe Gon­zá­lez y Al­fon­so Guerra, se­cre­ta­rio y vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral en el mo­men­to de los he­chos, ase­gu­ra­ron que nun­ca se ocu­pa­ron de la con­ta­bi­li­dad del par­ti­do. «¿Se ima­gi­na us­ted a un pre­si­den­te del Go­bierno yen­do a Fe­rraz to­dos los días a mi­rar los apun­tes con­ta­bles del li­bro ma­yor?», tes­ti­fi­có Gon­zá­lez. No sé si les sue­na. Guerra de­cla­ró que «ja­más» se ocu­pó de las fi­nan­zas del PSOE. ¡Guerra!, que di­ri­gía con mano de hie­rro to­das las cam­pa­ñas elec­to­ra­les.

Sor­pren­de tam­bién la in­dig­na­ción de los so­cia­lis­tas por la fal­ta de be­li­ge­ran­cia del PP con­tra Luis Bár­ce­nas, da­do que el PSOE no so­lo no cues­tio­nó ja­más a Jo­sep Ma­ría Sa­la, sino que cuan­do sa­lió de la cár­cel le pre­mió con un pues­to en la eje­cu­ti­va del PSC. Y co­mo se­cre­ta­rio de for­ma­ción, na­da me­nos. Con­ven­dría por tan­to al­go me­nos de ci­nis­mo y no con­ver­tir el Con­gre­so en una sa­la de ape­la­ción pa­ra en­men­dar a los tri­bu­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.