Vol­ver a co­mer ja­món ibé­ri­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

PPEDRO AR­MAS Pro­fe­sor de Hu­ma­ni­da­des de la UDC ubli­can la en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va (EPA) y los ven­de­do­res de hu­mo sa­can pe­cho: ¡Sa­li­mos de la de­pre­sión! Vol­va­mos a co­mer ja­món ibé­ri­co. El ja­món ibé­ri­co es bueno pa­ra el pa­la­dar, tam­bién pa­ra el co­ra­zón; ade­más, con­tie­ne tan­to trip­tó­fano que sin­te­ti­za la se­ro­to­ni­na, re­du­ce el in­som­nio, ami­no­ra la ansiedad, cal­ma los nervios, re­ba­ja el es­trés y re­la­ja la men­te. Con­tra la de­pre­sión: ja­món ibé­ri­co.

Los pro­gres tie­nen ten­den­cia a vin­cu­lar la sen­sa­ción de bie­nes­tar con el Es­ta­do de bie­nes­tar. Los car­cas tie­nen ten­den­cia a vin­cu­lar el ja­món y la recomendación, tan­to en épo­ca de cri­sis co­mo de bo­nan­za. Ex­per­tos en un­tar, un­tan con man­te­ca y acei­te esos ja­mo­nes, lar­gos, fi­nos y con pe­zu­ñas os­cu­ras, pa­ra con­ser­var­los du­ran­te años en se­ca­de­ros na­tu­ra­les, don­de ad­quie­ren es­pe­cial co­lor, aro­ma y sa­bor, en es­pe­ra del mo­men­to opor­tuno pa­ra la pre­ben­da o la pre­va­ri­ca­ción.

Aun­que el ja­món es un an­ti­de­pre­si­vo na­tu­ral, y un ibé­ri­co bien cu­ra­do lo cu­ra to­do, la salida de la de­pre­sión no es igual pa­ra ricos que pa­ra po­bres. En Es­pa­ña, du­ran­te la cri­sis, las ven­tas de ja­món se­rrano han caí­do un 20 % y las exis­ten­cias de ja­món ibé­ri­co de al­gu­nas co­mar­cas con de­no­mi­na­ción de ori­gen han caí­do un 50 %.

Los ja­mo­nes han dis­mi­nui­do y los po­bres han au­men­ta­do. Hay ca­si tres millones de per­so­nas en cir­cuns­tan­cia de po­bre­za se­ve­ra, que no pue­den per­mi­tir­se co­mer car­ne o pes­ca­do una vez ca­da tres días, por­que en su fa­mi­lia na­die percibe in­gre­sos. A ellos hay que aña­dir diez millones que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a fin de mes, por­que tie­nen in­gre­sos por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za. A am­bos hay que aña­dir seis millones en si­tua­cio­nes ca­ren­cia­les, por­que no pue­den ha­cer fren­te a gas­tos im­pre­vis­tos o dar­se pe­que­ños ca­pri­chos.

Por otra par­te, la ren­ta fa­mi­liar me­dia ha ba­ja­do unos 4.000 eu­ros anua­les. En de­fi­ni­ti­va, y cues­ta re­co­no­cer­lo, ca­si vein­te millones de es­pa­ño­les son po­bres. Unos no pue­den per­mi­tir­se co­mer car­ne una vez ca­da tres días y otros no pue­den per­mi­tir­se co­mer ja­món ibé­ri­co una vez ca­da tres me­ses. La po­bre­za y la pre­ca­rie­dad se han ins­ta­la­do en la so­cie­dad es­pa­ño­la, que es una so­cie­dad de con­su­mo, pe­ro de con­su­mo ca­da vez más de­sigual.

Los ven­de­do­res de hu­mo se re­go­ci­jan en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Re­co­mien­dan a los po­bres el con­su­mo de ja­món ibé­ri­co pa­ra sa­lir de la de­pre­sión. Sin em­bar­go, el ja­món ibé­ri­co es­tá por las nu­bes. La pro­duc­ción se ha­bía adap­ta­do a la de­man­da de un mer­ca­do a la ba­ja. Aho­ra, cuan­do los gu­rús de la eco­no­mía li­be­ral ven la luz al fi­nal del tú­nel, los ricos con­su­men más ja­món ibé­ri­co, los pre­cios se dis­pa­ran y los po­bres, si aca­so, pue­den oler­lo en al­gu­na es­tan­te­ría de de­li­ca­te­sen.

A los po­bres que se preo­cu­pan por su sa­lud pro­cu­ran con­ven­cer­les de que, con­su­mien­do unas tres lon­chas de ja­món ibé­ri­co tres ve­ces por se­ma­na, ten­drán cubiertas sus ne­ce­si­da­des pro­tei­cas, au­men­ta­rán su co­les­te­rol bueno y re­du­ci­rán su co­les­te­rol ma­lo. A los que, ade­más de po­bres, son eco­lo­gis­tas, in­ten­tan con­ven­cer­les de que, con­su­mien­do ja­món ibé­ri­co, con­tri­bui­rán a la sos­te­ni­bi­li­dad del eco­sis­te­ma de la dehesa. El pro­ble­ma es la fal­ta de tiem­po, la ur­gen­cia. Un ja­món ibé­ri­co de be­llo­ta ne­ce­si­ta tres o cua­tro años pa­ra cu­rar­se en con­di­cio­nes. La eco­no­mía es­pa­ño­la ne­ce­si­ta más años y otras con­di­cio­nes.

Pu­bli­can la en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va y los ven­de­do­res de hu­mo sa­can pe­cho: ¡Sa­li­mos de la de­pre­sión! Vol­va­mos a co­mer ja­món ibé­ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.