«Ha­ga al­go por los tra­ba­ja­do­res»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNE­GA

Fue un día fe­liz pa­ra el Go­bierno. La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca o la bue­na es­tre­lla de Ra­joy se en­car­ga­ba de dar­le el con­sue­lo que ne­ce­si­ta­ba des­pués del tra­go de declarar en la Au­dien­cia Na­cio­nal

Fue un día fe­liz pa­ra el Go­bierno. La EPA del se­gun­do tri­mes­tre era una de esas es­ta­dís­ti­cas que per­mi­te sa­car pe­cho, por­que el pa­ro ha­bía ba­ja­do de for­ma con­tun­den­te. La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca o la bue­na es­tre­lla de Ra­joy se en­car­ga­ba de dar­le el con­sue­lo que ne­ce­si­ta­ba des­pués del tra­go de declarar en la Au­dien­cia Na­cio­nal. Así que el acon­te­ci­mien­to no po­día pa­sar des­aper­ci­bi­do y se or­ga­ni­zó el ca­len­da­rio a ma­yor glo­ria de los go­ber­nan­tes: el miér­co­les, des­pués de la Au­dien­cia Na­cio­nal, ac­to de par­ti­do pa­ra ha­blar de vio­len­cia de gé­ne­ro; el jue­ves, EPA, que se es­pe­ra­ba mag­ní­fi­ca y le da­ba al pre­si­den­te la opor­tu­ni­dad de co­mu­ni­car su ale­gría; y hoy, vier­nes, rue­da de pren­sa de cie­rre de curso, que ser­vi­rá pa­ra can­tar sus pro­pias ala­ban­zas, con el empleo co­mo ce­le­bra­ción es­tre­lla. La es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción fun­cio­na.

Fun­cio­na tan­to, que al­guien tu­vo la ocu­rren­cia de ha­cer un ví­deo que equi­pa­ra la vic­to­ria so­bre el pa­ro con la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na y con el de­rri­bo del Mu­ro de Ber­lín, en­tre otras ha­za­ñas de la Hu­ma­ni­dad. Na­die pue­de acu­sar a es­te Go­bierno de ser par­co o mo­des­to en sus ce­le­bra­cio­nes. Na­die pue­de re­pro­char­le que de­ja pa­sar los gran­des da­tos (los que le be­ne­fi­cian) sin ha­cer­les gran­des fas­tos. Na­die pue­de de­cir­le que di­ri­ge Es­pa­ña des­de la con­ten­ción en la ex­pre­sión de sus lo­gros.

Lás­ti­ma que, una vez más, se ha­ya cum­pli­do aque­llo de que «ha­ce un buen día, ya ven­drá uno que lo jo­da». Y ese uno fue el vie­jo sin­di­ca­lis­ta de Co­mi­sio­nes Obre­ras Joa­quín Navarro, un lu­cha­dor que re­ci­bió su Me­da­lla de Oro al Mé­ri­to en el Tra­ba­jo, se pu­so al micrófono y le di­jo a Ra­joy: «Ha­ga al­go por los tra­ba­ja­do­res». Se lo di­jo cuan­do el pre­si­den­te con­fe­sa­ba la fe­li­ci­dad que le ha­bía pro­du­ci­do la EPA. Su­pon­go que el pre­si­den­te sin­tió ga­nas de apre­tar­le el cue­llo, de re­pli­car­le pa­ra aplas­tar su men­sa­je, de de­cir­le aque­llo de «lo me­jor que se pue­de ha­cer por los tra­ba­ja­do­res es lo que ha­ce la de­re­cha, que es dar­les un pues­to de tra­ba­jo». Pe­ro se ca­lló el pre­si­den­te. Se tu­vo que ca­llar y po­ner la me­jor de las caras, por­que un an­fi­trión no dis­cu­te con sus in­vi­ta­dos. «Co­sas de sin­di­ca­lis­tas», ha­brán di­cho sus ase­so­res. Pe­ro mi­ren us­te­des: al­go de razón tie­ne el ve­te­rano Joa­quín Navarro, a quien re­cor­da­mos de tan­tas pro­tes­tas y de­ten­cio­nes. Es la razón de quien ras­ca la es­ta­dís­ti­ca y en­cuen­tra el por­cen­ta­je de con­tra­tos tem­po­ra­les. Es la razón de quien co­no­ce los sa­la­rios que se pa­gan apro­ve­chan­do los es­ta­dos de ne­ce­si­dad. Es la razón de quie­nes no se con­for­man con los nú­me­ros por­que los nú­me­ros son fríos. Es, en fin, la razón que le cues­ta en­ten­der al go­ber­nan­te, por­que él cree sin­ce­ra­men­te que la re­duc­ción del pa­ro es com­pa­ra­ble al de­rri­bo del mu­ro de Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.