La re­for­ma que per­mi­te la rup­tu­ra ex­prés de­ja sin derechos a la mi­no­ría, se­gún el Con­se­jo de Es­ta­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - P. H.

Ma­riano Ra­joy ob­tu­vo ayer el pre­cep­ti­vo aval del Con­se­jo de Es­ta­do pa­ra re­cu­rrir an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal el úl­ti­mo mo­vi­mien­to de las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas de Ca­ta­lu­ña en su cru­za­da pa­ra ce­le­brar un re­fe­ren­do uni­la­te­ral. El ór­gano con­sul­ti­vo del Go­bierno en­tien­de que la re­for­ma del re­gla­men­to del Par­la­men­to au­to­nó­mi­co, apro­ba­da es­te miér­co­les con los 71 votos de Junts pel Sí (la coa­li­ción del PDECat y Es­que­rra) más los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas de la CUP, pue­de vul­ne­rar los derechos de la mi­no­ría re­pre­sen­ta­da en la Cá­ma­ra. El cam­bio del fun­cio­na­mien­to le­gis­la­ti­vo im­pul­sa­do por los in­de­pen­den­tis­tas bus­ca ga­ran­ti­zar que en el primer pleno del 6 de septiembre se aprue­be ya, por el pro­ce­di­mien­to de lec­tu­ra úni­ca, la ley con la que la Ge­ne­ra­li­tat pre­ten­de dar co­ber­tu­ra le­gal a la con­sul­ta del 1 de oc­tu­bre. Pro­ba­ble­men­te a la par y por el mis­mo pro­ce­di­mien­to (aun­que aún es­tá por de­ci­dir) se im­pul­sa­ría tam­bién la lla­ma­da ley de tran­si­to­rie­dad, es de­cir, la otra nor­ma con la que el Go­bierno de Car­les Puig­de­mont as­pi­ra a ga­ran­ti­zar la «des­co­ne­xión» ex­prés de Ca­ta­lu­ña, se­gún el tér­mino acu­ña­do por el se­ce­sio­nis­mo.

Has­ta es­ta misma se­ma­na, la vía de ur­gen­cia que su­po­ne el pro­ce­di­mien­to de lec­tu­ra úni­ca es­ta­ba re­ser­va­da ex­clu­si­va­men­te a aque­llas pro­po­si­cio­nes de ley fir­ma­das por «to­dos los gru­pos» del Par­la­men­to. Aho­ra, pue­de uti­li­zar­se pa­ra una ini­cia­ti­va plan­tea­da por uno so­lo. Bas­ta­ría así con que la so­li­ci­ta­ra el gru­po pro­mo­tor de la ini­cia­ti­va y con que el pleno, en el que en es­tos mo­men­tos hay ma­yo­ría se­ce­sio­nis­ta, die­ra su vis­to bueno. Una de las claves de la lec­tu­ra úni­ca, tal y co­mo es­tá re­gu­la­da en Ca­ta­lu­ña, es que no con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar en­mien­das al tex­to que va­ya a ser so­me­ti­do a de­ba­te.

Al­ter­na­ti­vas

Tan­to la Jun­ta de Le­tra­dos del le­gis­la­ti­vo au­to­nó­mi­co co­mo el Con­se­jo de Ga­ran­tías Es­ta­tu­ta­rias ya ad­vir­tie­ron en su mo­men­to que, aun­que ese he­cho no sea en sí mis­mo con­tra­rio a la Cons­ti­tu­ción o al Es­ta­tut, se­ría con­ve­nien­te es­ta­ble­cer un trá­mi­te pa­ra que los gru­pos pue­dan pro­po­ner cam­bios en par­te o en la to­ta­li­dad del ar­ti­cu­la­do. Pe­ro la su­ge­ren­cia ca­yó en sa­co ro­to.

En su dic­ta­men ur­gen­te, so­li­ci­ta­do el mis­mo miér­co­les por el Go­bierno, el Con­se­jo de Es­ta­do tam­bién sub­ra­ya que la inexis­ten­cia de un trá­mi­te de en­mien­das no se­ría en sí misma re­cu­rri­ble. Sin em­bar­go, ar­gu­men­ta que, su­ma­da al he­cho de que se ha­ya «pri­va­do» a la mi­no­ría de «to­da par­ti­ci­pa­ción en la de­ci­sión de ini­ciar el trá­mi­te de lec­tu­ra úni­ca» y de que se ha­ya con­sa­gra­do «la re­gla de ma­yo­ría sim­ple» sí pue­de su­po­ner la vul­ne­ra­ción del de­re­cho de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de la mi­no­ría par­la­men­ta­ria en con­di­cio­nes de igual­dad. O sea, que po­dría ir con­tra el ar­tícu­lo 23.2 de la Cons­ti­tu­ción y el 29 del Es­ta­tu­to de au­to­no­mía.

Con esa con­clu­sión so­bre la me­sa, el je­fe del Eje­cu­ti­vo pue­de pre­sen­tar un re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra fre­nar las pre­ten­sio­nes de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes en cual­quier mo­men­to, pe­ro pro­ba­ble­men­te lo ha­rá tras el Con­se­jo de Mi­nis­tros de hoy mis­mo. La me­ra ad­mi­sión a trá­mi­te del re­cur­so por par­te del tri­bu­nal con­lle­va­rá la sus­pen­sión au­to­má­ti­ca de la nue­va re­dac­ción del ar­tícu­lo 135.2 del re­gla­men­to del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña.

El Con­se­jo de Es­ta­do pro­po­ne otra vía en el caso de que la an­te­rior no pros­pe­ra­ra, que se­ría re­cu­rrir an­te el Cons­ti­tu­cio­nal el acuer­do de la Me­sa del Par­la­men­to por el que se pro­pon­ga al pleno la tra­mi­ta­ción de las le­yes de rup­tu­ra. El ar­gu­men­to se­ría el de que no se ajus­tan a las dos con­di­cio­nes exi­gi­bles pa­ra usar la vía rá­pi­da. Eso es, que la «na­tu­ra­le­za» del pro­yec­to lo acon­se­je o que «la sim­pli­ci­dad de la for­mu­la­ción» lo per­mi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.