Ba­ta­lla ju­di­cial por los hi­jos de Jua­na Ri­vas

Su ex­pa­re­ja anun­cia que la de­nun­cia­rá por se­cues­tro, mien­tras que la Jun­ta an­da­lu­za le ofre­ce apo­yo ju­rí­di­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - M. C. C.

Jua­na Ri­vas si­gue sin dar se­ña­les de vida, des­de que el miér­co­les de­ci­dió no en­tre­gar a sus dos hi­jos, de 3 y 11 años, a su padre, Fran­ces­co Ar­cu­ri, un ita­liano con el que es­tu­vo ca­sa­da y que fue con­de­na­do en el 2009 por un de­li­to de mal­tra­to en el ám­bi­to fa­mi­liar.

To­do ha­ce pen­sar que Jua­na Ri­vas se ha es­con­di­do o se ha fu­ga­do con los niños, un ex­tre­mo que si­gue sin con­fir­mar­se. Pe­ro, a pesar del apo­yo so­cial con el que cuen­ta la cau­sa de es­ta mu­jer mal­tra­ta­da —se ha crea­do in­clu­so una pla­ta­for­ma en Twit­ter—, la vía ju­di­cial se le com­pli­ca ca­da vez más.

Jua­na Ri­vas con­vi­vió con el padre de sus hi­jos has­ta el 2009, cuan­do lo de­nun­ció por ma­los tra­tos. El Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de Gra­na­da lo con­de­nó por un de­li­to de le­sio­nes en aquel en­ton­ces. Se rom­pió la re­la­ción. Jua­na Ri­vas mar­chó años des­pués a Ita­lia y vol­vió a con­vi­vir con es­te hom­bre, con quien tu­vo otro hi­jo. Los pro­ble­mas de mal­tra­to vol­vie­ron, pre­sun­ta­men­te, pe­ro no los de­nun­ció en el país trans­al­pino. An­te su difícil y de­ses­pe­ra­da si­tua­ción de­ci­dió co­ger a sus vás­ta­gos y traér­se­los a vi­vir a Es­pa­ña. La Jus­ti­cia ita­lia­na la acu­sa de sus­trac­ción de me­no­res y la es­pa­ño­la ra­ti­fi­ca la obli­ga­ción ema­na­da del de­re­cho in­ter­na­cio­nal de de­vol­ver a los me­no­res a su padre.

La de­ci­sión adop­ta­da por Jua­na Ri­vas de no en­tre­gar a sus hi­jos ha­ce to­da­vía más difícil el ca­mino le­gal pa­ra re­te­ner su cus­to­dia. El abo­ga­do de Fran­ces­co Ar­cu­ri man­tie­ne que se han pro­du­ci­do «dos se­cues­tros» y anun­ció ac­cio­nes le­ga­les, «por­que es­to de­be ter­mi­nar» an­te el «enor­me daño» que se es­tá pro­vo­can­do a los pe­que­ños. Alu­dió a la po­si­bi­li­dad de que la pos­tu­ra adop­ta­da por la ma­dre for­me par­te de una «es­tra­te­gia pa­ra ga­nar tiem­po» mien­tras se pre­sio­na a los tri­bu­na­les, in­ten­tan­do re­con­du­cir lo que con­si­de­ra un caso de se­cues­tro in­ter­pa­ren­tal a otro de vio­len­cia ma­chis­ta, pe­se a que, se­gún in­ci­dió en los úl­ti­mos días, la sen­ten­cia del 2009 del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de Gra­na­da que con­de­nó a su clien­te por un de­li­to de le­sio­nes en el ám­bi­to fa­mi­liar se pro­du­jo des­pués de que «él se con­for­ma­ra con la pe­na por­que no se le es­ta­ba de­jan­do ver a un hi­jo».

Ayer, a Jua­na Ri­vas se le su­mó otra nue­va alia­da. Su­sa­na Díaz, pre­si­den­ta an­da­lu­za anun­ció en su cuen­ta de Twit­ter que, des­de el Go­bierno de esa co­mu­ni­dad, se va a pro­por­cio­nar asis­ten­cia ju­rí­di­ca a la ma­dre mal­tra­ta­da «en su lu­cha pa­ra pro­te­ger a sus hi­jos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.