Ma­du­ro re­sis­te la pre­sión in­ter­na y ex­ter­na y se afe­rra a la Cons­ti­tu­yen­te

El Go­bierno prohíbe las pro­tes­tas de la opo­si­ción «pa­ra evi­tar in­ter­fe­ren­cias»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

A po­cas ho­ras de que se con­cre­te la elec­ción a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que, se­gún los son­deos, re­cha­zan ocho de ca­da diez ve­ne­zo­la­nos y bue­na par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, las ne­go­cia­cio­nes en­tre el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro y la opo­si­ción, me­dia­das por Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro, con­ti­núan, aun­que con ca­da vez me­nor cer­te­za de que lle­ven a una sus­pen­sión, tem­po­ral aun­que fue­re, del proceso que ame­na­za con con­ver­tir­se en el de­to­nan­te de un con­flic­to so­cial a gran es­ca­la en el país su­da­me­ri­cano. Ma­du­ro, ajeno a las pre­sio­nes in­ter­nas, en for­ma de huel­ga de la opo­si­ción, y ex­ter­nas, de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, se afe­rra a su ho­ja de ru­ta pa­ra man­te­ner el po­der.

Fuen­tes re­la­cio­na­das con las dis­cu­sio­nes con­fe­sa­ron que Ma­du­ro ofre­ció el apla­za­mien­to de los co­mi­cios en­tre 45 días y seis me­ses. Za­pa­te­ro se reunió con, en­tre otros, Ju­lio Bor­ges, pre­si­den­te del Par­la­men­to, y Luis Flo­ri­do, dipu­tado de Vo­lun­tad Po­pu­lar, aun­que sin pro­gre­so al­guno.

La ofer­ta de sus­pen­sión es­ta­ría ata­da a un retorno al ca­len­da­rio elec­to­ral regular, sin otros pro­ce­sos y la opo­si­ción la re­cha­zó se­ña­lan­do que el Go­bierno de­be cum­plir con los acuer­dos que se ne­go­cia­ron en oc­tu­bre con la me­dia­ción del Va­ti­cano, que in­clu­yen el re­co­no­ci­mien­to de la Asam­blea Na­cio­nal opo­si­to­ra, la aper­tu­ra de un ca­nal hu­ma­ni­ta­rio de ali­men­tos y me­di­ci­nas, la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos y un cro­no­gra­ma de elec­cio­nes sin in­ha­bi­li­ta­dos po­lí­ti­cos.

A es­ca­sas ho­ras de la ci­ta con las ur­nas, la ne­go­cia­ción pier­de fuer­za, por­que, se­gún se­ña­la­ron las mis­mas fuen­tes, se im­po­ne la te­sis de los ra­di­ca­les del cha­vis­mo, en­tre ellos Dios­da­do Ca­be­llo y el vi­ce­pre­si­den­te Ta­rek El Ais­sa­mi, de quien el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se di­jo el miér­co­les que po­seía «cen­te­na­res de millones de dó­la­res» a tra­vés de tes­ta­fe­rros en ese país, acu­sa­ción que El Ais­sa­mi re­cha­zó a las po­cas ho­ras.

Ma­du­ro, en su afán por ves­tir de nor­ma­li­dad la Cons­ti­tu­yen­te, reali­zó su ac­to de cie­rre de cam­pa­ña en una cén­tri­ca ave­ni­da ca­ra­que­ña, em­ble­ma del cha­vis­mo, aun­que an­te una muy dis­mi­nui­da con­cu­rren­cia. Allí vol­vió a fus­ti­gar las san­cio­nes im­pues­tas por Es­ta­dos Uni­dos a tre­ce fun­cio­na­rios de su Go­bierno, a quie­nes, el miér­co­les, en­tre­gó ré­pli­cas de la es­pa­da de Bo­lí­var, una dis­tin­ción que han te­ni­do, en 18 años del cha­vis­mo, Moa­mar Ga­da­fi y Ro­bert Mu­ga­be, pre­si­den­te de Zim­ba­bue, en­tre otros.

Te­mor a nue­vas san­cio­nes

Ma­du­ro de­be­rá en­fren­tar en los pró­xi­mos tres días una agen­da aún no anun­cia­da por la Me­sa de la Uni­dad, que co­men­za­rá hoy con la de­no­mi­na­da to­ma de Ca­ra­cas, una ma­ni­fes­ta­ción que se es­pe­ra sea mul­ti­tu­di­na­ria, aun­que ayer el mi­nis­tro del In­te­rior, Nés­tor Re­ve­rol, prohi­bió las ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas y ame­na­zó con pri­sión de en­tre 5 y 10 años de cár­cel a quie­nes in­ten­ten sa­bo­tear las elec­cio­nes del do­min­go, que se rea­li­za­rán sin la habitual me­to­do­lo­gía pa­ra im­pe­dir el vo­to múl­ti­ple y el frau­de elec­to­ral.

La MUD res­pon­dió de in­me­dia­to anun­cian­do que des­co­no­ce la au­to­ri­dad de Re­ve­rol, des­ti­tui­do de su car­go por una mo­ción de la Asam­blea Na­cio­nal que Ma­du­ro, a su vez, ha desaca­ta­do.

En es­te am­bien­te de cris­pa­ción, las fuen­tes han se­ña­la­do que, sin em­bar­go, no es to­tal­men­te des­car­ta­ble aún que a tra­vés de una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo la Cons­ti­tu­yen­te se pos­ter­gue por­que Ma­du­ro, siem­pre se­gún es­tos por­ta­vo­ces, te­me a un Ca­be­llo que ten­dría ma­yor po­der que él co­mo pre­si­den­te de la Asam­blea. Y te­me aún más un re­cru­de­ci­mien­to de las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les con­tra él y su en­torno, ya no so­lo de Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién de la Unión Eu­ro­pea y sus ve­ci­nos de Amé­ri­ca La­ti­na.

MI­GUEL GUTIÉRREZ EFE

Vis­ta del blo­queo de una de las au­to­pis­tas de ac­ce­so a Ca­ra­cas ayer, to­tal­men­te va­cía de trá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.