Scaramucci desata el caos en la Ca­sa Blan­ca en so­lo una se­ma­na

Car­ga con­tra Prie­bus y le acu­sa de fil­trar sus da­tos a la pren­sa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - FRAN­CIS­CO ES­PI­ÑEI­RA

Ant­hony Scaramucci es­tá de­ci­di­do a que su pre­sen­cia en la Ca­sa Blan­ca se no­te. En ape­nas una se­ma­na, su elen­co de enemi­gos no pa­ra de cre­cer. A la salida de Sean Spi­cer, el an­te­rior res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de Do­nald Trump, a los po­cos mi­nu­tos de co­no­cer­se su de­sig­na­ción, Scaramucci su­mó ayer al to­do­po­de­ro­so Rein­ce Prie­bus, el je­fe de ga­bi­ne­te de Do­nald Trump, qui­zá la fi­gu­ra más in­flu­yen­te del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se tras el pre­si­den­te, su hi­ja y el cons­pi­cuo Steve Ban­non.

El mo­ti­vo de la re­frie­ga tie­ne que ver con la fil­tra­ción es­ta misma se­ma­na de los da­tos eco­nó­mi­cos de Ant­hony Scaramucci. Su­pues­ta­men­te, la in­for­ma­ción pro­ce­día del for­mu­la­rio que cual­quier con­tra­ta­do por la Ca­sa Blan­ca es­tá obli­ga­do a com­ple­tar al en­trar en nó­mi­na. La cus­to­dia de esos do­cu­men­tos co- rres­pon­de a Rein­ce Prie­bus y su equi­po, aun­que es ac­ce­si­ble pa­ra cual­quier per­so­na que lo so­li­ci­te.

Y Scaramucci res­pon­dió, al igual que su je­fe, Trump, vía Twit­ter al es­trip­tís for­zo­so al que fue so­me­ti­do. «A la luz de la fil­tra­ción de mi in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra, que es un cri­men, voy a con­tac­tar con el FBI y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia», es­cri­bió an­tes de aña­dir la di­rec­ción del pro­pio Prie­bus a mo­do de de­do acu­sa­dor. Sin em­bar­go, Scaramucci bo­rró rá­pi­da­men­te ese tuit y ne­gó a AFP ha­ber acu­sa­do al al­to fun­cio­na­rio de ser el res­pon­sa­ble de lo que es su prin­ci­pal que­bra­de­ro de ca­be­za: las filtraciones a la pren­sa.

Su au­to­des­men­ti­do no so­nó muy creí­ble. Su ene­mis­tad con Prie­bus es ma­ni­fies­ta. El je­fe de ga­bi­ne­te pre­si­den­cial era muy ami­go de Spi­cer y se opu­so abier­ta­men­te a la con­tra­ta­ción del po­lé­mi­co Scaramucci, un em­pre­sa­rio del sec­tor fi­nan­cie­ro cu­ya hue­lla en las re­des sociales de­mos­tra­ba su es­ca­sa iden­ti­fi­ca­ción con la lí­nea du­ra de Trump. Es más, se mos­tra­ba par­ti­da­rio de los derechos de los co­lec­ti­vos ho­mo­se­xua­les y elo­gia­ba a Hi­llary Clin­ton co­mo la me­jor op­ción pa­ra el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en las úl­ti­mas elec­cio­nes.

Re­to al je­fe de ga­bi­ne­te

«Si Prie­bus quie­re de­mos­trar que no es un fil­tra­dor, de­jé­mos­le que lo ha­ga. No hay nin­gún pro­ble­ma», con­fe­só en otra de sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas tras anun­ciar que «tras ha­ber rea­li­za­do un gran tra­ba­jo en los úl­ti­mos cin­co días» cuen­ta con una muy bue­na idea acer­ca de quié­nes son los res­pon­sa­bles de es­tos ac­tos».

«Hay gen­te den­tro de es­te Go­bierno que cree que su la­bor es sal­var a Es­ta­dos Uni­dos de es­te pre­si­den­te. Ese no es su tra­ba­jo», sub­ra­yó Scaramucci en de­fen­sa de su obsesión por fre­nar las fu­gas de in­for­ma­ción del en­torno pre­si­den­cial y anun­cian­do que dis­po­ne de un plan pa­ra evi­tar que se si­gan pro­du­cien­do.

En un in­ten­to por mos­trar­se con­ci­lia­dor, Ant­hony Scaramucci no du­dó en ca­li­fi­car su re­la­ción con Rein­ce Prie­bus de fra­ter­nal, aun­que su men­sa­je in­cluía cier­tos de­ta­lles lla­ma­ti­vos: «So­mos co­mo her­ma­nos. Hay her­ma­nos que se lle­van co­mo Caín y Abel y otros dis­cu­ten los pro­ble­mas y lue­go los arre­glan».

El cho­que en­tre el di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción y el je­fe de ga­bi­ne­te, dos de los cargos más pró­xi­mos a Trump, evi­den­cia el cli­ma de con­fron­ta­ción in­ter­na que se vi­ve en la Ca­sa Blan­ca en­tre las dis­tin­tas fac­cio­nes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, que han he­cho de las filtraciones el me­jor mé­to­do pa­ra ajus­tar cuen­tas y ga­nar in­fluen­cia so­bre el pre­si­den­te.

«So­mos co­mo her­ma­nos. Unos se lle­van co­mo Caín y Abel y otros dis­cu­ten y lo arre­glan»

Scaramucci in­mor­ta­li­zó su primer via­je en el Air Force One en Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.