¿De­be acor­tar­se el uso de an­ti­bió­ti­cos?

Un es­tu­dio lo su­gie­re pa­ra evi­tar re­sis­ten­cias, pe­ro so­lo lo pue­den de­ci­dir los mé­di­cos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

Com­ple­tar el tra­ta­mien­to con an­ti­bió­ti­cos «no es­tá res­pal­da­do cien­tí­fi­ca­men­te» y un uso pro­lon­ga­do in­clu­so po­dría ge­ne­rar re­sis­ten­cias bac­te­ria­nas. Sin in­tro­du­cir ma­ti­ces, la con­clu­sión de un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Bri­tish Me­di­cal Jour­nal es su­ge­ren­te y, cuan­do me­nos, sor­pren­den­te. Lo es por­que has­ta el mo­men­to el man­tra en el que con­ti­nua­men­te in­sis­ten los mé­di­cos es en la ne­ce­si­dad de ago­tar las do­sis pres­cri­tas pa­ra ga­ran­ti­zar la erra­di­ca­ción de la in­fec­ción y pa­ra evi­tar, pre­ci­sa­men­te, que las bac­te­rias se ha­gan más re­sis­ten­tes a los fár­ma­cos. Pe­ro es en­ga­ño­so. Los es­pe­cia­lis­tas ha­ce ya tiem­po que re­du­cen la du­ra­ción de los tra­ta­mien­tos, pe­ro so­lo cuan­do es posible. Y, so­bre to­do, lan­zan una ad­ver­ten­cia: nin­gún pa­cien­te de­be aban­do­nar la me­dia­ción por su pro­pia cuen­ta y ries­go. So­lo si así se lo pres­cri­be el pro­fe­sio­nal.

«Lo que no se pue­de ha­cer es lan­zar men­sa­jes con la li­ge­re­za de que com­ple­tar el me­di­ca­men­to no es­tá res­pal­da­do cien­tí­fi­ca­men­te, por­que la gen­te pue­de in­ter­pre­tar que se pue­den to­mar los an­ti­bió­ti­cos co­mo le ven­ga en ga­na, y eso se­ría peor», ex­pli­ca Ger­mán Bou, je­fe de ser­vi­cio de mi­cro­bio­lo­gía en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Universitario da Co­ru­ña y uno de los re­fe­ren­tes en Es­pa­ña en in­ves­ti­ga­ción de fár­ma­cos an­ti­bac­te­ria­nos.

«Acor­tar un an­ti­bió­ti­co —in­sis­te— de­be es­tar en ma­nos del mé­di­co, nun­ca del pa­cien­te en el mo­men­to en que pien­se que ya se en­cuen­tra bien». Y en es­ta lí­nea in­sis­te su co­le­ga Enrique Mí­guez, res­pon­sa­ble de la uni­dad de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas del mis­mo cen­tro. «Los mé­di­cos —di­ce— ya tra­ta­mos de ir ha­cia una re­duc­ción de la du­ra­ción de los tra­ta­mien­tos, por­que los an­ti­bió­ti­cos no son ino­cuos. In­ten­ta­mos ofre­cer lo mí­ni­mo y en las do­sis ade­cua­das, pe­ro siem­pre aten­dien­do a ca­da ti­po de cir­cuns­tan­cias».

«De­pen­de —asien­te Bou— de la gra­ve­dad y del curso clí­ni­co del pa­cien­te, de si tie­ne en­fer­me­da­des de ba­se o del ti­po de in­fec­ción, por­que no es lo mis­mo una in­fec­ción uri­na­ria, mu­cho me­nos gra­ve, que una neu­mo­nía».

Con­cep­ción Gon­zá­lez, que in­ves­ti­ga des­de la Uni­ver­si­da­de de Santiago en el desa­rro­llo de an­ti­bió­ti­cos más efi­ca­ces, en­tien­de, tal y co­mo se su­gie­re en el es­tu­dio, que cuan­to más tiem­po per­du­re un fár­ma­co en el or­ga­nis­mo más po­si­bi­li­da­des exis­ten de que las bac­te­rias se adap­ten y creen re­sis­ten­cias, lo que en ab­so­lu­to sig­ni­fi­ca que los pa­cien­tes pue­dan re­ti­rar la me­di­ca­ción an­tes del tiem­po que le in­di­quen los fa­cul­ta­ti­vos, ya que la pres­crip­ción es­tá in­di­ca­da pa­ra ca­da ti­po de per­so­na e in­fec­ción. «Lo me­jor es se­guir siem­pre el con­se­jo de los mé­di­cos», ad­vier­te.

Es cier­to que la ten­den­cia apun­ta ha­cia ci­clos más cor­tos de fár­ma­cos, pe­ro la de­ci­sión la de­ben to­mar los pro­fe­sio­na­les. Es en lo que in­sis­te Helen Sto­kes-Lam­pard, pre­si­den­ta del Co­le­gio de Mé­di­cos de Gran Bre­ta­ña. «Es im­por­tan­te —di­ce— que los pa­cien­tes re­ci­ban men­sa­jes cla­ros, y el man­tra si­gue sien­do com­ple­tar el ci­clo de an­ti­bió­ti­cos. Cam­biar es­to es con­fun­dir a la gen­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.