«Mu­chos pa­dres gol­pean por­que no tie­nen he­rra­mien­tas pa­ra edu­car»

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

Dia­na Díaz es la subdirectora del Te­lé­fono del Me­nor y co­no­ce de pri­me­ra mano lo que ocu­rre den­tro de las pa­re­des de mu­chas ca­sas es­pa­ño­las. —¿Hay más vio­len­cia aho­ra o es que se de­nun­cia más? —En los dos úl­ti­mos años he­mos ex­pe­ri­men­ta­do un in­cre­men­to de la vio­len­cia, de los ma­los tra­tos ha­bi­tua­les, tan­to fí­si­cos co­mo psi­co­ló­gi­cos, en el en­torno in­tra­fa­mi­liar. Es di­fí­cil de­cir por qué ocu­rre. Aun­que son mu­chos ca­sos, ca­da uno es di­fe­ren­te al res­to, y ca­si siem­pre hay va­rios fac­to­res. Mu­cha gen­te jus­ti­fi­ca la vio­len­cia co­mo for­ma de co­rre­gir un com­por­ta­mien­to inade- cua­do, sin dar­se cuen­ta que el cas­ti­go fí­si­co ge­ne­ra da­ño por­que cues­tio­na la dig­ni­dad, en­se­ña un com­por­ta­mien­to vio­len­to y crea una dis­tan­cia emo­cio­nal con el hi­jo. —¿Cree que esos pa­dres que pe­gan cons­tan­te­men­te a sus hi­jos lo ha­cen por ig­no­ran­cia? —En cier­to mo­do sí, por­que no tie­nen he­rra­mien­tas pa­ra edu­car a sus hi­jos, pa­ra ges­tio­nar las frus­tra­cio­nes y la ira. Un pa­dre no na­ce en­se­ña­do y echa mano de su ex­pe­rien­cia in­fan­til o de­pen­de de la to­le­ran­cia que su en­torno ten­ga ha­cia la vio­len­cia. —¿Hay un per­fil de pa­dre o ma­dre mal­tra­ta­dor? —No, hay to­do ti­po de per­fi­les, pe­ro sí es cier­to que exis­ten fac­to­res de pro­tec­ción y fac­to­res de ries­go; cuan­to más ha­ya de los pri­me­ros y me­nos de los se­gun­dos, más bie­nes­tar. —¿Qué fac­tor con­si­de­ra cla­ve? —De­pen­de del ca­so, pe­ro que ha­ya otros miem­bros de la fa­mi­lia que ac­túen, co­mo un abue­lo o una tía; o que el en­torno so­cio­cul­tu­ral sea des­fa­vo­re­ci­do o no, eso tam­bién pue­de de­ter­mi­nar que la si­tua­ción se cro­ni­fi­que. —¿La so­cie­dad cui­da a los ni­ños mal­tra­ta­dos en ca­sa? —Se ha­cen mu­chas co­sas, pe­ro cla­ro que hay otras que de­be­mos me­jo­rar. Los adul­tos de­be­mos es­tar aten­tos y lla­mar si ve­mos ries­gos. Y creo que es fun­da­men­tal creer al ni­ño cuan­do se con­fie­sa y que la per­so­na que le to­me de­cla­ra­ción sepa tra­tar­lo. Es algo que pe­di­mos siem­pre: más per­so­nal y más for­ma­ción. En ANAR no en­tra to­do el que se pre­sen­ta, y mu­chos no se que­dan tiem­po. —De­be ser un tra­ba­jo du­rí­si­mo. —Sí, pe­ro cam­biar­le la vi­da a un ni­ño es muy re­con­for­tan­te.

Díaz ase­gu­ra que su tra­ba­jo es muy du­ro, pe­ro re­con­for­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.